free hit counter script

jueves, septiembre 29, 2005

Ensoñaciones

Para romper un poco tanto monográfico sobre mi estancia en Bélgica, hoy toca relato. Hay muchas cosas que me obsesionan, el erotismo, la sensualidad, los encuentros fortuitos, breves pero intensos, las historias de cafetería... quizas por que la timidez me impide llevarlas a cabo en mi vida real. Quizas por que donde vivo es una sociedad muy autista y cerrada, fria, muy fria. Me gusta escribir sobre personas que coinciden en un lugar, que no se conocen, pero que se miran y se desean.


Estaba en un país que no era el suyo, pero de alguna manera no se sentía extranjero. Hacía ya muchos años que conocía esas calles, que consideraba su propio hogar. Estaba paseando por uno de los canales del centro de la ciudad y pensó que sería una buena idea sentarse un rato y beber algo. Empezaba a anochecer, y las farolas ya iluminaban los edificios antiguos, llenos de historia. ¡Cuantas vivencias....!

Desde su mesa, en la que ardía una vela, podía contemplar la postal más bella de la ciudad, justo en la orilla contraria del canal. La gente sentada, hablaba amistosamente entorno a una mesa mientras disfrutaban como él de esa maravillosa noche extrañamente cálida de finales de verano. Los tejados de las casa y las torres de las iglesias rompían el oscuro cielo iluminado por decenas de pequeños soles. Embarcaciones de recreo surcaban lentamente el canal. Todo invitaba a cerrar los ojos y soñar.

Sacó su cámara para inmortalizar ese momento, esas luces, esas sombras, esas conversaciones. Mientras encuadraba la foto, se fijó en una chica que como él contemplaba el otro lado del canal unas mesas más adelante. La enfocó y le sacó una foto. Ellá le vió, y le sonrió. Él se moría de pudor. El cazador cazado.

Era muy bella. No podía dejar de mirarla. Casi la desnudaba con la mirada. Le gustaría sacarle muchas más fotos, e inmortalizar para siempre todo el esplendor de su cuerpo, de su rostro, de su mirada. Se la imaginaba en su casa, en ese rincón que tanto le guastaba, a media luz, posando para él. Poco a poco, las prendas irían cayendo una a una, con una sensualidad casi infinita, lentamente, muy lentamente, alargando cada instante toda una vida. Su piel desnuda iría apareciendo en la penumbra al ritmo de los disparos de su cámara. ¿O quizás sería al revés?. Sí, al revés. Ella marcaría el ritmo, haciendo cada momento mucho más delicioso.

Se la imaginaba desnuda, tumbada en el suelo, con la espalda ligeramente arqueada, los brazos estendidos por detrás de la cabeza y las piernas recogidas, como aquella foto de Marylin que tanto le excitaba. Se la imaginaba entre las sombras, a contraluz, de espaldas con los brazos extendidos hacia arriba sobre los marcos de una puerta, y la cabeza inclinada hacia atrás. Luego, en la misma posición con las piernas ligeramente abiertas y la cabeza girada hacia un lado, mirando de soslayo a la cámara, con una sonrisa maliciosa.

Por cada pose, una foto, por cada movimiento, un deseo....

- Disculpe, ¿puedo sentarme con usted?

Por cada deseo......

Etiquetas:

5 Tus Comentarios:

At 29/9/05 3:53 p. m., Blogger jani said...

yo soy timida por anturaleza , pero en cambio , m encanta sentarme en una terraza y mirar , y si alguien m mantiene la mirada.....hay veces que deseas a una persona por solo como t mira, pero claro yo no doy ese paso y la otra persona tamppoco asi k.....

 
At 29/9/05 8:49 p. m., Blogger MaTKoW said...

Pues a mi me ha gustado mucho, de echo este tipo de relatos me encantan, asi como tu manera de escribir :)

Siempre me gusta imaginarme historias de estas por mi cabeza cuando me paro en algun lado sentada en un banco y veo pasar a gente. Ultimamente son muchas las veces que me siento.. pero estoy con jani, nunca me atreviria a decir nada.. soy timida, que le vamos a hacer :p

Queremos mas relatos! mas mas! :)

 
At 1/10/05 7:06 p. m., Anonymous Anónimo said...

Qué bonito! Pues yo soy de las que no me quedo callada. Qué le vamos a hacer!

 
At 1/10/05 7:06 p. m., Anonymous Gorbea said...

el usuario anónimo era Gorbea.

 
At 9/10/05 6:29 p. m., Anonymous Anónimo said...

¿por cada deseo un pecado? también es una frase bastante lapidaria...entre tanta sensualidad.

 

Publicar un comentario

<< Home

Posts más recientes                              Posts anteriores