free hit counter script

jueves, abril 27, 2017

Ermua (292 m)

Hay días en los que no apetece irse lejos,ni coger el coche para hacer muchos kilómetros. En esos días suelo recurrir al monte Ermua. Es un bonito paseo, corto, de vistas bonitas. Salimos de Gorliz, del PIE, y tomamos el camino del faro pasando por la granja de la Diputación, donde hay unos ciervos desde hace un tiempo.


Playa de Gorliz (I)


Playa de Gorliz (II)


Playa de Gorliz (III)


Ciervo (I)


Ciervo (II)


Ciervo (III)


Contraluz (I)


Contraluz (II)

Tras dejar el faro atrás, continuamos por la senda que pasa junto a los búnker abandonados, y continuamos hacia el monte Ermua. Hay un tramo que se puede hacer por el sendero o por el encinar buscando un senderito que a veces se pierde. Yo siempre prefiero ir por el encinar. Desde la cima las vistas son bastante impresionantes, y eso que la altura del monte es muy modesta.

Ya de vuelta, pasado el faro, en vez de volver por la granja de la Diputación, bordeamos el cabo Villano y nos acercamos hasta las ruinas de un pequeño fortín que hubo en tiempo, y que protegía la bahía de Plentzia. Ya solo faltaba terminar de bordear el cavo y llegar de nuevo a la playa.


Nieblas (I)


Nieblas (II)


Nieblas (III)


Nieblas (IV)


Hacia el monte Ermua (I)


Hacia el monte Ermua (II)


Hacia el monte Ermua (III)


Hacia el monte Ermua (IV)


Hacia el monte Ermua (V)


Faro de Gorliz (I)


Faro de Gorliz (II)


Superpuerto a lo lejos


Isla de Cabo Villano (I)


Isla de Cabo Villano (II)


En el Fortín (I)


En el Fortín (II)


De vuelta en la playa


Etiquetas: ,

martes, abril 25, 2017

Penyal del Migdia (1356 m): bajamos del vivac

Tras pasar una noche espectacular, nos despertamos pronto para ver amanecer. El Penyal es un lugar incomparable para observar como sale el mar por levante, por el mar. Es una de esas cosas que a un turista normal no se le ocurriría hacer en Mallorca, pero yo siempre que voy lo disfruto. Tras unos primeros minutos esperando a que saliera el sol, por fin hizo acto de presencia, alargando las sombras y calentándonos el cuerpo. Un gran espectáculo.


Amanece (I)


Amanece (II)


Amanece (III)


Amanece (IV)


Amanece (V)


Amanece (VI)


Amanece (VII)


Amanece (VIII)


Amanece (IX)


Amanece (X)


Amanece (XI)


Amanece (XII)


El increíble niño-gusano


Amanece (XIII)


Amanece (XIV)


Amanece (XV)


Amanece (XVI)


Desde mi saco de dormir


Amanece (XVI)


Amanece (XVII)


Amanece (XVIII)


Amanece (XIX)


Amanece (XX)


Amanece (XXI)


Amanece (XXII)


Amanece (XXIII)


Amanece (XXIV)


Amanece (XXV)


Amanece (XXVI)


Amanece (XXVII)


Amanece (XXVIII)


Amor en las montañas


Disfrutando


Foto de cima

Con el sol ya calentando, y la isla completamente iluminada, llegó el momento del desayuno. Menos mal que Pedro siempre nos cuida bien y llevó la cafetera para poder tomar café recién hecho.


Cuber, Alaró y s'Alcadena


Carlos observa


Ha amanecido por completo


Morro sa Vaca


La sombra de la montaña


Preparando el desayuno (I)


Preparando el desayuno (II)


Muntanya de Moncaira


Puig de s'Alzinar


Torre de Tuent

Tras el desayuno recogimos todo y comenzamos a descender al coche, esta vez por el camino normal, pero sin entrar en terreno militar para no mosquear a la gente. Bajamos a la curva que da acceso a la Coma de n'Arbona, y una vez en la curva, tomamos el sendero que desciende por toda la Coma hasta llegar a la carretera y el coche. Volvimos a Palma con una gran sonrisa.


Descendemos (I)


Descendemos (II)


Descendemos (III)


Descendemos (IV)


Descendemos (V)


Descendemos (VI)


Descendemos (VII)


Descendemos (VIII)


Descendemos (IX)


Descendemos (X)


Descendemos (XI)


Descendemos (XII)


Descendemos (XIII)


Descendemos (XIV)


Descendemos (XV)


Descendemos (XVI)


Descendemos (XVII)


Descendemos (XVIII)


Descendemos (XIX)


Descendemos (XX)


Descendemos (XXI)



Etiquetas: ,

                             Posts anteriores