free hit counter script

lunes, julio 19, 2010

GR-20 Córcega, dia 11: Refugio de Carrozzu-Calenzana



El relato de la etapa de hoy comienza mucho antes incluso de madrugar. Antes de meternos al camastro del refugio, un inglés nos comentó que íbamos a tener compañía en el catre. Bichitos. ¿Pulgas? ¿mosquitos?. No. Chinches. Pero unos chinches tan grandes que se daban la vuelta para que les hicieras cosquillitas en la barriga. Increíble.

Tras intentar dormir y no poder por culpa del "y si me pican los chinches...", yo y alguno más nos salimos fuera a la calle. Yo intenté dormir en una mesa de madera. Casi no pegué ni ojo, y encima me pelé de frío. Finalmente me metí al refugio pero al comedor, al suelo del comedor, y algo pude dormir, pero poco.

Nos despertamos, desayunamos y cruzamos todos los dedos. ¿Que tal estará Ángel de su pierna?. Le vemos salir a la calle con la mochila y comienza a calentar y a andar cuesta arriba por un sendero cercano. Regresa. Su cara no es de alegría. Está jodido y cojea. Nos dice que él no puede hacer la etapa, 1000 metros de ascenso y 1900 metros de descenso. Es la última etapa y no puede hacerla. Nos comenta que a él no le importa ir solo por un "escape" que estudiamos a la tarde del día anterior, y que no seamos tontos y le demos a la etapa. Pero nadie está dispuesto a que Ángel vaya solo, al fin y al cabo es el responsable de que estemos haciendo el GR-20 y durante las etapas anteriores ha estado pendiente de todo el mundo. Tras un breve pero intenso referéndum, decidimos que todos vamos a bajar con Ángel y vamos a llegar todos juntos al final del GR-20, Calenzana. Me dio pena no terminar el GR-20, pero hay otras cosas más importantes. Algún día volveré a terminarlo jejejeje. Eso si, aproveché toda la etapa para restregarle a Ángel que a pesar de que me vaciló el primer día por el tamaño de mi mochila, iba a ser por su culpa que no termináramos el GR-20, que era él el que había reventado jajajajaja.

Salimos del refugio, de noche y entre la niebla. La humedad era terrorífica. Al poco de salir del refugio pasamos por una pasarela. Fuimos descendiendo poco a poco por el frondoso bosque camino de Bonifatu. Poco a poco fue amaneciendo, el bosque se fue abriendo y finalmente llegamos a un albergue con restaurante. Aprovechamos para desayunar.


Salimos del refugio de Carrozzu


Pasamos la pasarela (I)


Pasamos la pasarela (II)


Pasamos la pasarela (III)


Amanece


Por el bosque de pinos (I)


Por el bosque de pinos (II)


Vista atrás al valle


Continuamos por el bosque


Montañas al fondo


Barrancos (I)


Barrancos (II)


Llegamos al restaurante (Bonifatu)

Ahora tocaba un poco de asfalto por la parte alta de Bonifatu y del profundo barranco que había horadado un río próximo.


Por la carretera (I)


Por la carretera (II)


Hacia el río


Por la carretera (III)


Río


Rayos de sol


En el fondo del barranco

Bajamos al refugio por un sendero muy bonito. En esta parte, el río estaba seco, completamente seco, y lo que en el refugio era humedad y frescor, ahora era sequedad y calor abrasador.


Barranco (I)


Barranco (II)


Barranco (III)

Tras cruzar el río, llegamos a una pista infernal, larga y fea. Era parte del sendero norte de la ruta conocida como Mare e Monti. Este tramo se nos hizo largo y pesado, sobre todo por el calor. La guinda final fue que antes de llegar al punto final de la ruta, tuvimos que ascender a un collado que terminó de matarnos a todos. Ya desde el collado vimos por fin Calenzana. Ya solo faltaba bajar hasta el pueblo.


Aridez (I)


Aridez (II)


Hacia Calenzana


Calenzana al fondo (I)


Calenzana al fondo (II)


Nubes


Llegando a Calenzana (I)


Llegando a Calenzana (II)

Hicimos nuestra entrada triunfal a Calenzana todos juntos. Como habíamos llegado pronto al pueblo y teníamos tiempo, dimos una vuelta por el pueblo, buscamos un bar y nos dimos un homenaje líquido. También buscamos un supermercado y nos hinchamos a comer y celebrarlo.


Calenzana (I)


Calenzana (II)


Calenzana (III)


Calenzana (IV)


Calenzana (V)


Calenzana (VI)


Un hotel muy especial


Calenzana (VII)


Las 10 etapas completadas, más o menos


Reponiendo líquido

Como el tema del bus, los horarios no nos satisfacían, llamamos a un taxi, y en dos turnos llegamos a Calvi, donde cogimos el tren que nos llevaría a Ille Rouge, donde Kiko y Ángel habían quedado con sus respectivas señoras, y donde también estaban Geme y la que entonces era su novia. Menudo cambio. De estar todo zarrapastroso por el monte, ahora llegábamos a un sitio super turístico, con playa, restaurantes... fue un shock.


Estación de Calvi


Ille Rouge (I)


Ille Rouge (II)


Ille Rouge (III)


Ille Rouge (IV)

Buscamos un camping, no teníamos tienda pero nos dejaron dormir. Nos duchamos, nos cambiamos (yo había llevado todo el GR-20 una muda completa de ropa limpia para los días de relax que íbamos a pasar en Córcega) y nos reunimos de nuevo con el resto de la gente. Lo celebramos todo juntos en un restaurante. Fue entonces cuando Ángel dijo eso de "una de las cosas que voy a recordar del GR-20 es a un vasco con la casa a cuestas y encima el cabrón de él iba siempre delante nuestro" jajajajaja.

(Alguna de las fotos son del resto de la tropa)


Celebrándolo todos juntos (I)


Celebrándolo todos juntos (II)

Etiquetas: , ,

2 Tus Comentarios:

At 20/7/10 8:38 a. m., Anonymous Anónimo said...

Tu relato me ha traido a la memoria los buenos recuerdos del gr , una pena lo de la ultima etapa ,nosotros la hicimos desde carrozzu y aunque fue dura y larga la disfrutamos mucho y mucho mas la pietra biera corsa que nos tomamos en calenzana .Saludos desde Tenerife

 
At 20/7/10 9:30 a. m., Blogger Kepa said...

Me alegro visitante anónimo que te traiga tan buenos recuerdos. Saludos desde el norte

 

Publicar un comentario

<< Home

Posts más recientes                              Posts anteriores