free hit counter script

lunes, diciembre 22, 2008

Ypres: Escenas de la Primera Guerra Mundial

Ypres (en neerlandés Ieper) es una ciudad en el sur-oeste de Bélgica en la región de Westhoek. La ciudad cuenta con unos 35.000 habitantes y es la cuarta más grande de Flandes Occidental.

Detrás de estos fríos y asépticos datos sacados de la wikipedia, se esconde el nombre de una ciudad donde se produjo uno de los más atroces capítulos de la historia reciente, la Primera Guerra Mundial.

Ypres era un enclave estratégico en el avance alemán hacia el norte de Francia y París, ya que la frontera francesa estaba defendida por una red intrincada de trincheras que más tarde sería el embrión de la famosa línea Maginot. Aunque Bélgica era neutral, los alemanes valiéndose de su superioridad militar y de la débil defensa belga penetraron la frontera belga con el fin de llegar hasta París. Esta acción obligó a los ingleses a entrar en guerra con Alemania, ya que eran los valedores de la neutralidad belga.

Con el fin de detener el imparable avance alemán, los belgas abrieron las compuertas de los diques de contención de algunos pólderes, y anegaron todos los campos de la región, quedando Ypres como núcleo aislado y elevado sin inundación. Esta acción obligó a los alemanes a tratar de tomar Ypres para proseguir su avance hacia la capital francesa.

En la primera batalla de Ypres (31 de octubre al 22 de noviembre de 1914) los aliados liberaron la ciudad de manos alemanas. Durante la segunda batalla de Ypres (22 de abril al 25 de mayo de 1915), los alemanes se apoderaron de una buena parte de la ciudad haciendo uso por primera vez en el frente occidental de gas venenoso (cloro), lanzándolo sobre soldados canadienses, británicos y franceses (tanto europeos como senegaleses e infantería ligera argelina). Cerca de Ypres también fue usado por primera vez el gas mostaza (llamado igualmente Yperita) en el otoño de 1917.

Aunque de todas las batallas, la más costosa en vidas humanas fue la tercera Batalla de Ypres (21 Julio al 6 de noviembre de 1917). Tras varios meses de duros combates, la batalla se saldó con más de medio millón de bajas en ambos bandos, entre ellos 300.000 soldados británicos y 260.000 alemanes, y apenas unos kilómetros ganados por los aliados. La ciudad fue literalmente laminada por las bombas de la artillería. Tras la guerra, de Ypres no quedaron ni las ruinas.


Aspecto de la catedral de Ypres tras la guerra (Wikipedia)

Por suerte, hoy en nuestros días se puede visitar Ypres, haciendo un recorrido por sus calles, que nos recuerdan en cada esquina lo que ahí sucedió, aunque las huellas de la guerra hayan casi desaparecido tras la reconstrucción.



Soldado desconocido


Grote Markt (I)


Grote Markt (II)


Grote Markt (III)


Grote Markt (IV)


Grote Markt (V)


Grote Markt (VI)


Grote Markt (VII)


Uno de los lugares imprescindibles que hay que visitar de esta ciudad es el Memorial de la Puerta Menin, que fue construida entre 1923 y 1927 como monumento en memoria de los soldados británicos que fallecieron en la Gran Guerra. Representa un gran arco triunfal de estilo neoclásico, y está situado en la antigua puerta de Ypres. Bajo el mismo techo y en las paredes del monumento están escritos los nombres de los 54.896 soldados británicos que fallecieron en la Primera Guerra Mundial. Cuando lo hicieron se dieron cuenta que no habría sitio suficiente para poner los nombres de todos los caídos, así que tuvieron que hacer otro memorial. En sus paredes hay británicos, australianos, neozelandeses y soldados de todos los países de la Commonwealth que tomaron parte en la gran Guerra.

Cada noche, el tráfico bajo la puerta se interrumpe y el Departamento de Bomberos de Ypres representa aquí lo que se denomina El Último Post, a las 20.00 horas, como un homenaje a los soldados caídos. El terreno donde se asienta el memorial fue donado por el gobierno de Bélgica al Imperio Británico, aunque recientemente ha sido entregado de nuevo a Ypres.

Os aseguro que ese lugar sobrecoge a cualquiera, sobre todo al ver el nombre de muchachos de 15, 16 y 17 años que, engañando y mintiendo sobre su edad, se alistaron para combatir...



Memorial Puerta Menin (I)


Memorial Puerta Menin (II)


Memorial Puerta Menin (III)


Memorial Puerta Menin (IV)


Memorial Puerta Menin (V)


Memorial Puerta Menin (VI)


Memorial Puerta Menin (VII)


Canal


En los alrededores de la plaza del mercado se puede encontrar el antiguo mercado de telas, el ayuntamiento y la catedral. Después de la destrucción de Ypres en la Primera Guerra Mundial, el ayuntamiento fue meticulosamente reconstruido desde 1934 a 1958, intentando seguir lo máximo posible el plan original. En el interior del Salón de Tela se puede visitar hoy el Museo de los Campos de Flandes.



Catedral de San Martín (I)


Catedral de San Martín (II)


Catedral de San Martín (III)


Catedral de San Martín (IV)


Torre del mercado de la lana


Fiel reflejo de la atrocidad de la Primera Guerra Mundial, conocida como "la Gran Guerra", son el centenar (si, centenar) de cementerios militares que las distintas naciones que participaron en la contienda tienen diseminados en los alrededores de Ypres.



Cementerio


Cementerio


Aunque si por algo se recordará esta guerra fue por la guerra de trincheras, aquellas zanjas inmundas, llenas de barro, ratas, enfermedades y locura, donde los soldados morían gaseados, descuartizados por los obuses, tiroteados por los francotiradores o enganchados en las alambradas después de haber sucumbido a las ametralladoras tras el salto desde la trinchera. Los que lograban sobrevivir tenían que hacer frente a la penuria, el hambre y la enfermedad.

Fue el horror y la muerte vivida en Ypres lo que inspiró al Teniente Coronel canadiense John McCrae (1872-1918) para escribir el más famoso poema popular de la Gran Guerra, "In Flanders Fields":

In Flanders fields the poppies blow
Between the crosses, row on row,
That mark our place; and in the sky
The larks, still bravely singing, fly
Scarce heard amid the guns below.

We are the dead. Short days ago
We lived, felt dawn, saw sunset glow,
Loved, and were loved, and now we lie
In Flanders fields.

Take up our quarrel with the foe:
To you from failing hands we throw
The torch; be yours to hold it high.
If ye break faith with us who die
We shall not sleep, though poppies grow
In Flanders fields.



Trinchera (I)


Trinchera (II)


Trinchera (III)


Trinchera (IV)


Trinchera (V)


Trinchera (VI)


Trinchera (VII)


Trinchera (VIII)



Etiquetas: ,

5 Tus Comentarios:

At 22/12/08 11:10 a. m., Blogger Zieft said...

Curioso...

Todos los dias se aprende algo nuevo...

 
At 22/12/08 1:07 p. m., Blogger Diego said...

Wenas !!!

Seguro q después de haber pasado tanto tiempo, aún se huele y se percibe ese ambiente que rodea a todas las guerras ¿verdad?

Muy buenas fotos.

!! Felices fiestas ¡¡

 
At 23/12/08 7:02 p. m., Blogger Emilio Alonso Sarmiento said...

Muy interesante reportaje, Kepa, para un amante de la historia como yo.
Un abrazo,

 
At 23/12/08 10:45 p. m., Blogger Joan González said...

HOLA KEPA, HISTORIAS PARA NO RECORDAR...

SALUT I BONES FESTES
JOAN

 
At 4/6/09 9:06 p. m., Blogger Capocha said...

Hola Kepa. Te cuento que encontre tu pagina buscando informacion ya que mi abuelo paterno estuvo en Ypres. Por mas que era argentino, (sus padres eran ingleses y se educo alla). Por suerte pudo volver de la guerra y contarnos historias. Espero algun dia poder ir a visitar este lugar. Te mando un abrazo, Agustin Smart, Bs. As. Argentina. asmart@cielospatagonicos.com

 

Publicar un comentario

<< Home

Posts más recientes                              Posts anteriores