free hit counter script

lunes, octubre 20, 2008

Sierra de Cavalls: Escenas de la Batalla del Ebro



Esta vez vamos a realizar una tranquila aunque algo dura ruta montañera, a la vez que hacemos un poco de historia. En una de mis estancias en Tarragona, nos fuimos Alba, Ferrán y yo a recorrer la sierra de Cavalls, escenario de una de las mayores batallas jamás desarrolladas en tierras españolas: la Batalla del Ebro, que tuvo lugar durante la Guerra Civil Española.

Partimos de la ermita de Santa Madrona, cercana al municipio de Corbera de Ebre, que quedó totalmente destruido durante la citada batalla tras los intensos combates y bombardeos. El camino está señalizado como GR y es además Camino de Santiago, así que no hay mucha pérdida. Vamos remontando las laderas que nos llevarán a un collado, desde el que ya veremos nuestro primer objetivo, la Punta del Pebre.



Santa Madrona


Hacia la Roca del Pebre (I)


Llanuras de Corbera


Hacia la Roca del Pebre (II)


Corbera d'Ebre al fondo


Hacia la Roca del Pebre (III)


Panorámica desde el collado


Hacia la Roca del Pebre (IV)


En el collado


Para llegar a la base de la Roca del Pebre, hay que descender un poquito, bordear una especie de cresta, y cuando se pueda, encaramarnos a dicha cresta, que es fácil y sin peligro, aunque hay un tramo un poco aéreo. Aquí tenemos que guiarnos por nuestro instinto y ver cual es el mejor camino para poder llegar a flanquear los paredones de la Punta del Pebre, para poder pasar a la otra vertiente, y poder atacar así la cima.



Roca del Pebre (I)


Hacia la Roca del Pebre (V)


Hacia la Roca del Pebre (VI)


Hacia la Roca del Pebre (VII)


Hacia la Roca del Pebre (VIII)


Hacia la Roca del Pebre (IX)


Vista atrás hacia la cresta


Una vez realizado el cambio de vertiente, que se hace a través de un pequeño corredor natural de la roca, con algo de maleza y bosque bajo, no hay más que ir remontando por donde mejor se pueda la ladera hasta llegar a la cresta cimera y de aquí a la cima por el filo. La cima es pequeña y hay que andarse con mucho ojo. Las vistas son espectaculares de todo el valle sobre el que se asienta Corbera, y uno empieza ya a intuir la magnitud que tuvo la Batalla del Ebro.



Cambio de vertiente


Un poco de maleza


Cresta final (I)


Cresta final (II)


Cresta final (III)


Cresta final (IV)


Cresta final (V)


Cresta final (VI)


Foto de cima


Aún nos faltaba un buen trecho, así que sin perder tiempo, volvimos al collado inicial, desandando toda la cresta.

La Batalla del Ebro, tuvo lugar en el cauce bajo del valle del Ebro, en la zona occidental de la provincia de Tarragona (Terra Alta) y en la zona oriental de la provincia de Zaragoza (Mequinenza) y se desarrolló durante los meses de julio a noviembre de 1938.

Tras la pérdida de Teruel por las tropas republicanas el 20 de febrero de 1938, el 15 de abril siguiente se produce la llegada de las tropas nacionales al Mediterráneo en Vinaroz (Castellón), quedando el territorio controlado por el gobierno del Frente Popular partido en dos. El ejército nacional trata por todos los medios de ensanchar la cuña que separa ambas zonas en poder de los republicanos.

A la vista de la situación, el general Vicente Rojo, jefe del Estado Mayor Central republicano, diseña un plan para obligar a los nacionales a distraer fuerzas del ataque a Valencia y así aliviar la situación del ejército de Levante. El plan de Rojo consiste en lanzar una ofensiva, masiva y por sorpresa, sobre las fuerzas nacionales que guarnecen la margen derecha del río Ebro. Esto supone un frente de más de 60 kilómetros, de Norte a Sur, entre las localidades de Mequinenza (Zaragoza) y Amposta (Tarragona).

Por parte republicana, las fuerzas que intervendrán en la operación son las integradas en la recién creada Agrupación Autónoma del Ebro, al mando del coronel de Milicias Juan Modesto. La componen unos 100.000 hombres.

Esta gran unidad está formada por el V Cuerpo de Ejército al mando de Enrique Líster, el XV Cuerpo de Ejército, al mandado por Manuel Tagüeña, el XII Cuerpo de Ejército al mando de Etelvino Vega, la Brigada 2ª de Caballería y fuerzas del Ejército del Este. Entre estas tropas se encuentran las divisiones más fogueadas del bando republicano aunque, ante el aislamiento de Cataluña del resto del territorio republicano, han debido de ser recompuestas por soldados catalanes muy jóvenes, de 17-18 años, sin experiencia de combate, pertenecientes al reemplazo de 1941, es la llamada Quinta del biberón.

Por el lado nacional, las fuerzas que toman parte son las formadas por el Cuerpo de Ejército Marroquí, integrado por unos 98.000 hombres al mando del general Yagüe. Excepto la 50ª, formada por soldados de reemplazo, todas las demás divisiones están compuestas por tropas muy aguerridas: legionarios, regulares, mercenarios africanos de los territorios de Ifni y Sahara y voluntarios de las milicias falangistas y carlistas. Estas tropas se encuentran desplegadas a todo lo largo de la margen derecha del Ebro, desde el río Segre hasta el Mediterráneo. Posteriormente, ante la amplitud y dureza de las operaciones, se incorporará también el Cuerpo de Ejército del Maestrazgo al mando del general Rafael García Valiño.



Regresando al collado (I)


Regresando al collado (II)


Regresando al collado (III)


Regresando al collado (IV)


Sierra de Pàndols al fondo


Tras regresar al collado, iniciamos la pequeña pero intensa ascensión a nuestro siguiente objetivo, la Punta Redona, culminación de la sierra de Cavalls. Antes de llegar a al cima y tras recorrer un pequeño tramo de la cresta, las huellas de la Batalla del Ebro eran más que evidentes: trincheras, cuevas escavadas, restos de metralla y bombas. Me comentaban que cuando hay incendios en la zona, aún se oyen las explosiones de los artefactos que están enterrados y que nunca llegaron a explotar. Mucho ojo si andáis por la zona y mirar siempre por donde pisáis.

Desde esta sierra se domina ampliamente todo lo que fue el escenario de la Batalla del Ebre, con Corbera como máximo protagonista.

Con un día de retraso sobre el plan previsto, la ofensiva comienza, el día 25 de julio poco después de la medianoche y se llevó a cabo en tres frentes. El principal de ellos fue el cruce del río por las fuerzas de los cuerpos de ejército V (Líster) y XV (Tagüeña) en la zona comprendida entre Riba-roja, Flix y Ascó.

Asimismo, con objeto de distraer la atención del enemigo, se realizaron otros dos pasos menores uno por el norte, a cargo de la 42ª División, que con 9.500 hombres cruza el río entre Mequinenza y Fayón, y otro por el sur, en el sector de Amposta a cargo de la 45ª División. Este cruce de fuerzas resultó fallido, al ser prematuramente descubierto por los nacionales, y provocó grandes pérdidas a la 45ª División.

Las fuerzas que cruzaron por el norte consiguen un éxito inicial logrando establecer una cabeza de puente y llegar hasta los Altos de los Auts, cortando la carretera que une Fayón con Mequinenza aunque, debido a la reacción de los nacionales y a la falta de apoyo artillero, los republicanos no consiguen la toma de ninguno de estos dos pueblos y quedan en una bolsa, con el río a sus espaldas, aislados del resto del XV Cuerpo de ejército.

El mayor peso de la operación corre a cargo de las fuerzas que cruzaron por el sector central formado por el grueso de los Cuerpos de Ejército V y XV, que en este caso si cuentan con apoyo de artillería y en rápido avance, aún con falta de transporte mecanizado, ocupan en los días siguientes las sierras de la Fatarella, Pàndols y Cavalls, estableciendo la que sería la línea de máxima penetración del ejército republicano, línea que coincidiría, aproximadamente, con la cuerda del arco que forma el Ebro entre Mequinenza y Benifallet.

No obstante el éxito inicial, los problemas de aprovisionamiento y de cruce para nuevas tropas se incrementan, debido al contraataque nacional y a la presencia de la aviación de la Legión Cóndor que efectúa ataques masivos sobre los medios de paso del río, sin otra respuesta que la de la artillería antiaérea, ya que, inexplicablemente, la aviación republicana tarda más de dos días en actuar, hecho este que nunca ha sido explicado.

Otro problema añadido es la apertura por los nacionales, informados por un ingeniero de la compañía hidroeléctrica, de las compuertas de los embalses de Tremp y Camarasa, situados aguas arriba en la provincia de Lérida. La apertura de compuertas provoca una gran crecida del río que arrastra hombres, camiones y pasarelas que saltan por los aires, tanto por la fuerza del agua como por el choque de troncos con explosivos adosados lanzados por las fuerzas nacionales.



Punta Redona (I)


Roca del Pebre (II)


Hacia Punta Redona (I)


Hacia Punta Redona (II)


Trinchera (I)


Hacia Punta Redona (III)


Hacia Punta Redona (IV)


Punta Redona (II)


Panorámica desde Punta Redona


Corbera d'Ebre desde Punta Redona


Continuamos por la cresta tras hacer cima en la Punta Redona en dirección a Pàndols. Este tremo de ruta es fácil y sencillo, por sendero bien marcado y sin muchas complicaciones. Cada dos por tres nos agachábamos para coger restos de metralla, obuses e incluso balas de fusil que estaban desperdigados por toda la sierra. sin duda fue una batalla durísima.

A principios de agosto, se ha llegado frente a Mequinenza, Fayón, Villalba de los Arcos, Gandesa, Bot y Prat de Comte. No se consigue la toma de Gandesa, que era uno de los objetivos prioritarios, al tratarse de un importante nudo de comunicaciones. Pero a estas alturas los franquistas están decididos a plantear en este lugar la batalla definitiva, comenzando una encarnizada guerra de desgaste en la que harían uso de todos los medios aéreos y terrestres disponibles. Los republicanos tienen que fortificarse y hacer frente a una dura contraofensiva en inferioridad de medios materiales.



Vista atrás hacia Punta Redona


Corbera desde una trinchera


Haciendo el indio


Recorriendo la Sierra de Cavalls (I)


Trinchera (II)


Vista atrás Sierra de Cavalls


Panorámica desde la sierra


Recorriendo la Sierra de Cavalls (II)


Ya solo faltaba descender de la sierra de Cavalls, hasta lo profundo de un desfiladero que separa de forma natural las sierras de Pàndols y Cavalls. Bajada vertiginosa con algunas de las míticas cotas de la Batallad el Ebro como protagonistas.



Cota 539


Trincheras (III)


Descendemos al collado (I)


Descendemos al collado (II)


Descendemos al collado (III)


Vista atrás a la Cota 539


Regresando


Ruina


Separación entre Cavalls y Pàndols


Habíamos dejado un coche cerca del cruce da la Font Calda con idea de hacer una ruta lineal y más ambiciosa, y con idea igualmente de subir en coche hasta la sierra de Pàndols, a una de las míticas cotas, lugar donde se encuentra el monumento a la Quinta del Biberón. Las vistas desde esta cota son increíbles y se domina una gran extensión de terreno, y uno se da cuenta de la importancia estratégica de esta cima.


Los hitos principales de la Batalla del Ebro son:

- Cruce del río Segre por los republicanos, que fortifican sus posiciones en el Ebro.

- La artillería y aviación nacionales atacan la sierra de Pàndols. Líster pierde el control de Sierra Magdalena. Siguen los combates en la sierra de Pándols (14 de agosto).

- Yagüe ataca la vertiente norte del vértice Gaeta.

- Repliegue de los republicanos sobre Corbera ante la presión de los tanques nacionales, aunque al final consiguen rehacer sus líneas.

- El 22 de septiembre, tras la costosa ocupación del vértice Gaeta, los nacionales suspenden temporalmente su contraofensiva.

- El 23 de septiembre, a fin de modificar la posición ante la intervención extranjera del Comité de No intervención, el gobierno de la República, como ya anunciara Negrín ante la Sociedad de Naciones, retira unilateralmente los combatientes de las Brigadas Internacionales, esto agrava la situación del frente, debido a la dificultad de aumentar los efectivos por la reducción del territorio de retaguardia solo a Cataluña.

- No sirve de mucho la retirada de los voluntarios internacionales ya que, aunque los nacionales retiraron también a las tropas italianas y alemanas, el material de guerra les seguía siendo suministrado y era manejado por combatientes españoles procedentes de su amplia retaguardia.

- Tras durísimos combates con un elevado número de bajas por ambos bandos se ha ido produciendo un lento pero progresivo retroceso de los republicanos, así el 2 de octubre, las divisiones de Navarra ocupan las cotas más altas de la sierra de Lavall de la Torre y llegan muy cerca de Venta de Camposines.



Monumento a la Quinta del Biberón (I)


Monumento a la Quinta del Biberón (II)


Poema de Machado a Lister


Placa a la Brigada Antiaérea


Placa a los Brigadistas ingleses


Placa a la 43 División de la República


Horta de San Juan desde la Cota 705 (I)


Horta de San Juan desde la Cota 705 (II)


Sierra de Cavalls desde la Cota 705


Tras ir a comer a Corbera y de ir a recoger el coche que se había quedado en la ermita de Santa Madrona, nos fuimos a ver el recién inaugurado museo de la Batalla del Ebro situado en Corbera. Merece la pena ir a visitarlo. Creo además que se le ha dado mucho rigor histórico dejando a un lado partidismos o interpretaciones marcadamente interesadas.


- El 31 de octubre se produce la toma de la sierra de Cavalls y el 2-3 de noviembre la de la sierra de Pàndols. Es en este punto donde tiene lugar el último gran combate entre la aviación de ambos bandos. La derrota del ejército republicano se va haciendo cada vez más evidente a pesar de su tenaz resistencia.

- Finalmente, los días del 7 al 13 se ocupan por los nacionales Mora de Ebro, Venta de Camposines y La Fatarella. Comienzan los preparativos para una retirada ordenada hacia la orilla izquierda del río.



Siesta


Roca del Pebre desde Corbera


Punta Redona desde Corbera


Mapa de la Batalla del Ebre


Finalmente y para rematar la jornada, nos fuimos a la venta de Camposines, a ver el mausoleo, lugar donde entierran los restos humanos que aún hoy siguen apareciendo en los lugares donde tuvo lugar la Batalla del Ebro. Al lado del mausoleo de Camposines hay una pequeña ermita Templaria, de las más antiguas de la zona y de Tarragona.

A la caída de la tarde del día 15 de noviembre, bajo las órdenes de Manuel Tagüeña, todo está preparado en Flix para el cruce del río, en sentido inverso, de las tropas republicanas que se han ido replegando y a las cuatro y media de la madrugada, ya día 16, los últimos combatientes republicanos del Ebro han cruzado a la margen izquierda. Taguëña ordena volar el puente de hierro de Flix, finalizando así la batalla del Ebro.

Fuente: Wikipedia

(Alguna de las fotos son de Alba y Ferrán)

(El autor no comparte las ideas independentistas que sugieren algunas de las fotos que aparecen en este post, pero si son defendidas tanto por Alba como Ferrán).



Sierra de Cavalls desde Camposines


Mausoleo de Camposines (I)


Mausoleo de Camposines (II)


Ermita templaria



Etiquetas: ,

17 Tus Comentarios:

At 20/10/08 11:31 p. m., Blogger chies said...

He encontrado muy interesante la explicación, pero me ha faltado un detalle, que no se explica casi nunca. No creas que te recrimino, sino que es que no se explica. Y aunque no me gusta hablar de la guerra, yo no la he vivido, pero mi padre, tios, suegros, etc. si que lo han hecho.
Perdon, voy al hecho:
Los sublevados alias "nacionales" cada dia bombardeaban (cañones y no sé si aviacion) la Serra de Cavalls, los Republicanos se escondian en las trincheras, cuando paraban los bombardeos, la infanteria sublevada atacaba y los republicanos salian de las trinchera y los hacian retroceder. Ante la inutilidad de los bombardeos, eso si, iban resquebrajando la moral de los defensores, decidieron bombardear y hacer atacar a la infanteria morisca, causando unas bajas enormes entre ellos, pues iban bombardeando mientros los suyos iban subiendo, eso produjo que cuando acabaron los bombardeos y los republicanos salieron de las trincheras se encontraron con las tropas moriscas en las narices. Aunque costo muchas vidas de las tropas moriscas, que eran sus tropas, la Serra de Cavalls cayo en manos del ejercito sublevado.
Perdon, no es mi intencion corregirte, pero creo que faltaba una explicacion en tu extensa y creo correcta exposicion.
Animo, salut i cames a la muntanya

 
At 21/10/08 12:27 a. m., Blogger Kepa said...

Eféctivamente Chies, los golpistas (me gusta más ese apelativo) decidieron emplearse a fondo, y los generales, en un desprecio absoluto por la vida de sus soldados, decidieron emplear una táctica que a sabiendas les costaría muchas vidas humanas. Al mismo tiempo esta táctica del cuerpo a cuerpo aseguraba la total aniquilación del enemigo.

En el museo de Corbera creo que lo explican abstante bien.

 
At 21/10/08 8:53 a. m., Blogger Zieft said...

Muy interesante...

Estas que te sales con los repors...

 
At 21/10/08 1:30 p. m., Blogger  said...

Si llegásteis a la cota 705 debisteis de pasar por la ermita de Santa Magdalena, del Pinell de Brai. Ahí se encuentra una fuente que fue declarada territorio neutral, para que republicanos como nacionales pudieran rellenar sus cantimploras. En una de esas noches, mi abuelo que estava en el bando republicano, se encontró con su hermano que estava en el nacional.

 
At 21/10/08 1:33 p. m., Blogger  said...

De acuerdo con Chies, pero en una Guerra (in)Civil, i que alguien me explique que tienen de civilizadas, no hay vencedores, sólo vencidos. Ambas partes perdieron a familiares muy queridos.

 
At 21/10/08 10:14 p. m., Blogger Fran said...

Totalmente de acuerdo co Cè, todos perdieron, una guerra civil es lo peor que le puede pasar a un país. La generación de mis abuelos sufrió mucho y en cada casa hubo muertos por los dos bandos. Me molesta mucho cuando se frivoliza sobre el tema de la guerra. Creo que has hecho un buen reportaje, Kepa, has dado detalles que desconocía de esa batalla y la ilustración de las fotos nos hace a la idea de su magnitud.
Por otra parte, me ha hecho mucha ilusión ver la foto de la Serra de Santa Bàrbara de Horta. Me atrae esa montaña :-)

 
At 22/10/08 7:49 p. m., Blogger Emilio Alonso Sarmiento said...

Hola Kepa:
Me encanta esa mezcla de montaña e historia, dos de mis grandes pasiones.
Yo también prefiero el término "sublevados". Mi padre estuvo entre los que defendían la legalidad, la República. Era teniente (no de carrera) del Ejercito que defendía dicha legalidad democrática.
¡¡Enhorabuena por el esplédido reportaje!!
Un abrazo,

 
At 8/11/08 10:18 a. m., Blogger ldiegoes said...

bonitos paisajes...

 
At 14/2/09 2:37 p. m., Anonymous Anónimo said...

Yo prefiero españoles hartos de los crimenes dictatoriales de una republica asesina y corrupta, de una izquierda que monto el Golpe de Estado de 1934 para sovietizar España, y continuó matando inocentes hasta que en 1936 los españoles dijeron basta. No fue una sublevación ni un golpe. Fue un acto de rebelion contra la injusticia el asesinato y la dictadura republicana. Que ya es tiempo de decir la verdad y dejarnos de cuentos. Por cierto mi padre estuvo en esa batalla

Sierra

 
At 16/2/09 7:22 p. m., Blogger Kepa said...

Para anonimo:

como en tantas cosas de la vida, autores discrepan. Respeto tu opinión pero no puedo compartirla en absoluto. Si hubiese sido como tu dices, un acto de rebeldía contra la república, acabada la guerra se hubiera impuesto de nuevo la democracia, y sin embargo hubo casi 40 años de dictadura militar, donde, de ser ciertas las cosas que dices de la república, la dictadura practico el ojo por ojo y te tomó cumplida venganza, repitiendose los mismos errores que tu dices cometió la república.

Prefiero la república que al menos fue democrática, a los salva-patrias que sumieron a toda una nación en la más absoluta miseria y oscuridad. Aún estamos pagando las consecuencias del aislamiento y el retraso secular de España.

 
At 13/4/09 3:51 p. m., Blogger NicolavidichXIII said...

Felicitaciones, muy interesante.

 
At 5/11/09 3:11 a. m., Blogger jose carlos said...

OS FELICITO POR EL REPORTAJE .EN ALGUNA OCASIÓN BAJANDO DEL PIRINEO HASTA VALENCIA HE PASADO CERCA Y ME HAN QUEDADO GANAS DE VISITAR LA ZONA .PERO HAY DOS COSAS QUE DISCREPO .LA PRIMERA ES QUE LLEVAMOS 30 AÑOS DE MENTIRA Y MANIPULACIÓN DE LA VERDAD AL IGUAL QUE ANTES LLEVABAN OTROS 40 DE LO MISMO PERO EN SENTIDO CONTRARIO .NI NACIONALES ,NI REPUBLICANOS ERAN NI BUENOS NI MALOS SOLO EXTREMISTAS EN UNA EPOCA QUE LA PALABRA DEMOCRACIA ERA SOLO UN MITO .O SI NO VEASE EL PARTIDO COMUNISTA O EL POUM O LA CNT O EL MISMO PSOE DE LARGO CABALLERO(LLAMADO LENIN ESPAÑOL) Y TODOS ASPIRABAN A LA REVOLUCIÓN MARXISTA Y SOLO DISCREPABAN DE LA FORMA DE HACERLA .ES CIERTO QUE ESPAÑA ANCLADA EN SU RETRASO DE UN SIGLO XIX DE DESGOBIERNO Y CONTINUAS GUERRAS CIVILES NECESITABA UN CAMBIO PERO LA REPUBLICA SE PASÓ DE LA RALLA Y UN GOBIERNO SIN RUMBO Y RADICALIZADO(AGRESIÓN Y ASESINATO DE MIEMBROS DE LA OPOSICIÓN)GOBERNABA COMO SATELITE DE STALIN EN ESPAÑA DESTRULLENDO LA PROPIEDAD ,LA IGLESIA Y ADEMAS VENDIDO A LOS NACIONALISMOS MAS EXTREMISTAS Y EGOISTAS QUE INCLUSO MEDIARON PARA SEPARARSE DE LA REPUBLICA CON EL GOBIERNO INGLES VIENDO QUE PERDIAN LA GUERRA .(PNV Y ERC).NO JUSTIFICO EL GOLPE DE ESTADO .ES QUE NO HUBO GOLPE DE ESTADO ESPAÑA CAMINABA A LA DESTRUCCIÓN Y EL EJERCITO COMO FIEL DEFENSOR DE LA PATRIA SE ALZÓ PARA DEFENDER LA LEGALIDAD Y LA CORDURA .FRANCO Y SU GOBIERNO MILITAR SI HUBIERAN RENUNCIADO AL PODER EN MENOS DE 10 AÑOS HUBIERAMOS TENIDO OTRA GUERRA CIVIL PUES LOS EXTREMISTAS NO HABIAN APRENDIDO LO QUE ERA LA DEMOCRACIA AUN DEFENDIAN LA DICTADURA DEL PROLETARIADO A TODA COSTA A TRAVES DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA .CON EL TIEMPO EL PSOE MODERÓ SU DISCURSO Y SE HIZO SOCIAL DEMOCRATA Y DESPUES DE 40 AÑOS DE CASTIGO LA IZQUIERDA POR FIN ACEPTÓ LAS REGLAS DE JUEGO.

 
At 27/8/11 6:31 p. m., Anonymous Anónimo said...

Quiero felicitar a los autores del reportaje. Me he quedado con esta página y la usaré para una próxima visita a las sierras. Y también quiero hacer dos reflexiones: en primer lugar en el ataque a la sierra de Cavalls intervinieron sobre todo requetés navarros. Así consta en muchos libros y memorias escritos por ellos. Las bombas iban dirigidas a lo alto de la sierra, y al llegar, cuando esperaban ver un paisaje lleno de agujeros y muertos se encontraron con pocos agujeros (piedra caliza) y pocos muertos (los republicanos se escondían en cuevas)
Mi segunda reflexión es sobre la profunda tristeza por el homenaje a Lister. Lister mató a muchos soldados republicanos sólo por retrasar posiciones. No admitía retrasar un palmo y hubo muchos muertos por la espalda de sus disparos... Y un abuelo de mi pueblo que todavía vive que sirvió con Lister (soy de Barbastro) me contó lo que os narro y que tuvo lugar antes, cerca de Alcañiz: unos camilleros republicanos bajaban a unos 6 o 7 heridos de los suyos en camilla, hacia las ambulancias. Transitaban por una senda pegada a un barranco. Cuando Lister vio venir a los camilleros se acercó a ellos, los mandó parar y, uno a uno, fue tirando al fondo del barranco a los soldados de su ejército, cuyos gritos y lamentos se oían al caer. Ese bestia no admitía heridos y no se merece ninguna placa ni ningún homenaje. Que lo sepa la joven que, con cara compungida, parece honrar a su memoria.
Blas Luis

 
At 1/9/11 12:31 p. m., Blogger Kepa said...

Como ya he dicho en otras ocasiones, autores discrepan, sobre todo en temas tan sensibles como este. Quiero dejar constancia que este blog versa sobre montaña, si bien es cierto que nunca he ocultado mis tendencias de izquierda y republicanas.

Gracias a todos por los comentarios y por el debate sosegado.

 
At 1/9/11 2:47 p. m., Anonymous Anónimo said...

Hola: yo también soy montañero y fúi de izquierdas y republicano... hasta que lo mucho que leí me hizo dudar de muchas cosas.
Te adjunto dos reflexiones: la primera de uno de los autores de la Constitución Republicana. La segunda de uno que fue presidente de Gobierno y Presidente de la República. Ambas pertenecen a sus memorias:


La "NIÑA" (Así se llamaba a la República en los años treinta)

Nació bella de aspecto y pletórica de promesas: todo recién nacido constituye un lindo ramillete de esperanzas. ¿Qué de extraño tiene que despertara simpatías? Su misma inocencia era incentivo para el respeto y el cariño. Pero apenas empezó a crecer pudo advertirse que sus facciones cambiaban, y no ciertamente para mejorar; sobre todo, hubo de notarse que su carácter era hosco, desapacible y agresivo. Lejos de necesitar protección (y se la brindó, liberal, la Ley de Defensa al efecto votada), había que defenderse contra ella. Y cuando se vio cómo la criaturita sacaba los ojos a los pájaros, torturaba a los gatos y apedreaba a los transeúntes, se cayó tardíamente en la cuenta; sus malos instintos, pronto revelados, ponían de manifiesto que no era hija de un matrimonio de amor, sino producto de triste ayuntamiento entre el despecho republicano y la envidia marxista.


Del libro «Humoradas, doloras y greguerías jurídicas», 1960, de Nicolás Pérez Serrano, abogado, de ideas liberales y antifranquistas, que fue uno de los redactores, junto con el profesor Jiménez Asúa, de la Constitución republicana de 1931.
**************

Azaña manifiesta en sus Memorias y en las cartas que envió a sus amigos y correligionarios desde el exilio, justo cuando el drama vivido imponía una reflexión sincera: "Franco no se rebeló contra la República sino contra la chusma que se había apoderado de ella".

Blas Luis

 
At 2/12/15 1:15 a. m., Blogger Rufus said...

Hace muchos años, como 40,acompañé a mi padre a Tortosa a ver unos familiares. Cuando bajábamos el Coll del Moro, paró un momento y giró a su izquierda subiendo por una loma. Cuando en silencio bajamos del coche, se abrió una vista impresionante de Gandesa y todo el entorno. Lo vi llorar.El lugar era el puesto de mando de Franco en la batalla del Ebro. Nos sentamos un rato, hasta que se calmó.Las trincheras salían por todos los lados colina abajo. Me impresioné. Hace tres años volví a pasar, era fácil llegar, pero ya no. Estaba destruido. Pensé que en buena razón, era un lugar tan genial como lo eran tantos en los alrededores y que obviamente tuvo su importancia. Pero alguien ha debido de decidir silenciar el lugar, que no la historia. Flaco favor se ha hecho.

 
At 2/12/15 10:54 a. m., Blogger Kepa said...

Gracias Rufus por los comentarios. Entiendo perfectamente lo que dices. Y si, es una pena que no se conserve. La desmemoria es una enfermedad peligrosa. No se si habrá segundas intenciones en ese abandono que comentas, pero hay muchos otros. Por los montes de Euskadi hay muchos restos de trincheras y frentes de batalla totalmente abandonados. En Bélgica pasa lo mismo, no pueden conservar todos los restos de la Primera Guerra Mundial. Es una pena, pero es así. A veces no es simplemente la desidia, es también el paso del tiempo y la erosión natural la que hacen su trabajo.

 

Publicar un comentario

<< Home

Posts más recientes                              Posts anteriores