free hit counter script

miércoles, marzo 08, 2006

Los montes de hierro

Hay unas montañas cerca de Bilbao desde las que se divisa toda la bahía de Getxo, la desembocadura de la ría y buena parte de las grandes ciudades del Gran Bilbao. Los romanos cuando llegaron a esta zona se quedaron maravillados, por que encontraron unas montañas que eran enteras de hierro. Hay quien piensa que los romanos nunca estuvieron en Euskadi, que los intrepidos vascones nunca se rindieron y lograron tener a los romanos a ralla. Mentira. Si es cierto que no hubo una romanización profunda, por que tanto vascones como cantabros no vivian en ciudades, sino dispersos, y la verdad, no había nada en estas tierras que interesara a los romanos, ni era un paso estrategico...

Estos montes han sido moldeados durante siglos a pico y pala, y durante el siglo XIX y XX con pico y barreno. Millares de inmigrantes venidos de toda la peninsula se hacinaban en las minas, trabajaban y morían. Se practicaba "la cama caliente", es decir, que cuando uno terminaba de dormir para ir al tajo, otro ocupaba esa misma cama.

Las minas estaban en la margen izquierda. Gallarta, La Arboleda, Trapaga, Barakaldo, Sopuerta, Galdames, son algunos de los pueblos que vivieron a la sombra de las minas. Los dueños vivian en suntuosos palacios al otro lado de la ría, en la margen derecha. La margen derecha (por cierto donde yo vivo) siempre ha sido más pija. La margen izquierda era la margen obrera, donde se forjó buena parte del izquierdismo vasco y el sindicalismo, donde creció La Pasionaria...

Cuando uno recorre estos montes no puede olvidar estas cosas. Las ruinas del antiguo hospital minero (hoy ya desaparecido), las ruinas de los edificios de oficinas, las galerias, los vestigios de un pasado de sudor y vida misera. Se palpan.

El hierro de Bilbao era especialmente bueno y rico, y se exportaba a Flandes e Inglaterra. A cambio los ingleses traían carbón de las minas de Gales. Bilbao siempre a mirado mucho a Londres y eso se nota en el estilo de las gentes de aquí. Donostia, por proximidad siempre ha sido más afrancesada, y eso también se nota.

Hoy el panorama es muy distinto. Las viejas galeras se han inundado dando lugar a lagos artificiales donde los patos anidan, las viejas explotaciones de La Arboleda se han transformado en un campo de golf, los descargaderos de mineral en áreas de recreo...Me vienen a la memoria Mieres, Langreo, Ponferrada, Rio Tinto...una vida muy dura.

Saliendo de peñas negras (centro de interpretación) se pueden hacer varias rutas, yo elegí la de las cumbres: Ganeran-Pico Menor-Pico Mayor-Alto de Galdames-Peña Pastores.



Panorámica del Abra


Algorta y Sopelana (acantilados)


Punta Lucero


Galdames


Cordal (I)


Cordal (II)


Vista atrás


Los montes de hierro


Refinería química


Antigua mina


Etiquetas: ,

4 Tus Comentarios:

At 8/3/06 1:21 a. m., Blogger Asier de la Fuente said...

La verdad, amigo Kepa, es que no hace falta subirse al Triano para ver el pasado minero de la zona.

Desde que trabajo en Portugalete puedo ver, por contraste tal vez, que todavia se respira en las costumbres y maneras de la gente de alli un resquicio de sentimiento obrero que no se ve en la margen derecha (y yo vivo en un barrio de pasado obrero también)

Otra cosa que impresiona, es la vista. Acostumbrados a ver el Serantes y la Arboleda desde Punta Galea, cuando vemos los chaletazos de los ricachones desde la desembocadura de la Margen Izquierda del Nervión te puedes imaginar a los mineros hace 150 años mirando hacia alli y pensando a gritos:
"Qué Hijos de Puta!!"

 
At 8/3/06 9:46 p. m., Blogger Aitor Luque said...

Amigo Kepa. la ruta del hierro asi denominada la tienes en mendiak publicada con el mismo nombre.

En esa ruta veras edificaciones en ruinas que eran destinadas para la mineria.

Un saludo, amigo montañero

 
At 9/3/06 2:27 p. m., Anonymous sabbat said...

Ayer no me dio tiempo más que a ver las fotos pero hoy que me he leído el artículo, te diría que es de los mejores que yo he leído (aquí y en otras partes) felicidades kepa

Un beso :)

 
At 9/3/06 5:12 p. m., Anonymous yildelen said...

Interesante artículo. Seguro que aún puede encontrarse algún ejemplar majo de goethita paseando por allí...

 

Publicar un comentario

<< Home

Posts más recientes                              Posts anteriores