free hit counter script

jueves, enero 17, 2013

Punta Tobacor (2769 m) y Faja de las Flores



Tras la aventura del día anterior, nos despertamos prontito. Tocaba un día largo. Abrimos la tienda y nos asomamos a ver que día hacía. Tal y como sabíamos la meteorología había cambiado bastante. Estaba todo bastante gris, aunque sin amenazar lluvia.

Desayunamos y decidimos dejar la tienda puesta a pesar de que estaba prohibido. No era plan de volver de Punta Tobacor (que era el objetivo del día) y encontrarnos todo mojado. No nos fiábamos de que no lloviera.

Salimos pitando aún con las legañas en los ojos hacia el cuello del Descargador, descendimos al llano, lo cruzamos y comenzamos a ascender hacia Punta Tobacor. La ruta de ascenso en sencilla. Basta con seguir el larguísimo cordal y el marcado sendero que lo transita. El día seguía gris, las nubes bajas....La idea de subir a Tobacor era poder disfrutar de las vistas que tiene este monte del Monte Perdido, Cilindro, etc. La niebla le dio cierto encanto a la subida pero no dejó de ser una putada.


Subimos a Tobacor (I)


Subimos a Tobacor (II)


Subimos a Tobacor (III)


Vista atrás (I)


Subimos a Tobacor (IV)


Subimos a Tobacor (V)


Subimos a Tobacor (VI)


Subimos a Tobacor (VII)


Subimos a Tobacor (VIII)


Subimos a Tobacor (IX)


Circo de Cotatuero (I)


Circo de Cotatuero (II)


Subimos a Tobacor (X)


Subimos a Tobacor (XI)


Subimos a Tobacor (XII)


Vista atrás (II)


Subimos a Tobacor (XIII)


Subimos a Tobacor (XIV)


Subimos a Tobacor (XV)


Subimos a Tobacor (XVI)

Por fin llegamos a la cima con los primeros rayos de sol, con los primeros pocos rayos de sol. Nos sacamos las fotos de rigor y entonces a Mireia se le ocurrió que quizás podríamos ir hasta Monte Arruebo, la otra cima que hay en la mole del Tobacor.


Foto de cima (I)


Foto de cima (II)


Cañón de Ordesa desde la cima

Y para ahí que nos fuimos. Yo ya me lo imaginaba, pero el Arruebo está más lejos de lo que parece, y el terreno es más incómodo de lo que también parece en un principio. He de confesar que Mireia tuvo una buena idea ya que las vistas sobre el Cañón de Ordesa desde esta punta son inmejorables. Y encima pudimos ver el sol y volver a desayunar pero esta vez con algo de calorcito.


Hacia Monte Arruebo (I)


Hacia Monte Arruebo (II)


Hacia Monte Arruebo (III)


Desde la cima


Panorámica desde la cima (I)


Panorámica desde la cima (II)


Panorámica desde la cima (III)

Como el día iba a ser largo y habíamos dejado la tienda montada, regresamos a Punta Tobacor, descendimos el larguísimo cordal y volvimos a los Llanos de Millaris.

Al llegar a la tienda nos estaba esperando uno de los guardas del parque, que muy amablemente nos advirtió de que no podíamos tener la tienda montada. Le explicamos por que la habíamos dejado montada, y la verdad es que fue muy amable y comprensivo. Estuvimos de charleta con él un rato hasta que se despidió. Nos dijo que le tocaba ir hasta la Brecha y luego bajar a Goriz.

Nosotros recogimos todo inmediatamente, cargamos las cantimploras con el agua del manantial que habíamos descubierto el día anterior, y nos pusimos en marcha.


Volvemos a Millaris (I)


Goriz


Volvemos a Millaris (II)


Volvemos a Millaris (III)


Vista atrás (III)


Volvemos a Millaris (IV)


Volvemos a Millaris (V)


Volvemos a Millaris (VI)


Volvemos a Millaris (VII)


Volvemos a Millaris (VIII)

Dejamos los Llanos de Millaris exactamente por donde habíamos venido dos días antes y nos dirigimos hacia la entrada de la Faja de las Flores. La meteorología cada vez era peor, había más nubes y nosotros ya no sabíamos que pensar. Antes de comenzar la aventura ya sabíamos que el tercer y cuarto día iban a estar revueltos, sobre todo el tercer día.

Fuimos recorriendo poco a poco las trazas de sendero que nos separaba de la entrada a la Faja de las Flores entre rocas y hierba. Por un momento estuve tentado de volverme y bajar por el Cañón de Ordesa, pero finalmente nos fuimos a la faja. tenía muchas ganas de llevarle a Mireia por ahí, sabía que le iba a encantar. Para mi sería la tercera vez.


Dejamos Millaris (I)


Dejamos Millaris (II)


Hacia la Faja de las Flores (I)


Hacia la Faja de las Flores (II)


Hacia la Faja de las Flores (III)


Hacia la Faja de las Flores (IV)


Hacia la Faja de las Flores (V)


Hacia la Faja de las Flores (VI)


Hacia la Faja de las Flores (VII)


Hacia la Faja de las Flores (VIII)


Vista atrás (IV)


Hacia la Faja de las Flores (IX)


Vista atrás (IV)


Vista atrás (V)


Cilindro, Perdido y Añisclo


Hacia la Faja de las Flores (X)

Comenzamos a transitar por el estrecho sendero que recorre la Faja de las Flores, disfrutando desde el principio de aquella maravilla de la naturaleza. Una vez un suizo me dijo que se moría de envidia, que ellos tenían los Alpes, pero no tenían nada que se le pareciera ni de lejos al cañón de Ordesa.

Fuimos recorriendo el cañón, y en un momento dado, comencé a oír voces que venían de algún lado pero no sabía de donde. Continuamos y volví a escuchar el eco de gente que venía o bien por detrás nuestro o bien por debajo nuestro. Entonces caí en la cuenta. Me asomé, miré hacia abajo y escudriñé la fracción de roca blanca que forma parte de las paredes del cañón. Y entonces los vi. Una pareja estaba atascada y pasándolo muy mal en la conocida como Faja Blanquera, una faja que transcurre por debajo de la de las Flores.

Inmediatamente les pequé un grito y les pregunte si sabían donde estaban, donde se habían metido. Evidentemente ellos pensaban que estaban en la Faja de las Flores, a lo que yo les expliqué donde realmente estaban. Si buscáis por internet veréis muchas entradas en blogs, etc, de gente que se ha enfrascado en esta faja, que es un trampa mortal. Es muy peligrosa. Se puede hacer, si, pero es muy peligrosa, y se pasa muy mal. Ha habido gente que incluso la ha hecho entera. A mi me pasó una vez, y menos mal que nos dimos cuenta a tiempo.

Cuando se viene de Cotatuero, la inercia natural es la de girar a la izquierda y meterse ne la Faja Blanquera. Mal. Hay que subir, subir y subir hasta que veamos el Taillón y la Brecha de Roland. Ese es mi truco. Si os habéis metido en la faja sin haber visto la Brecha de Roland, entonces no estáis en la Faja de las Flores, sino en la Blanquera. Mucho ojo con esto.

Evidentemente se dieron la vuelta y me dieron las gracias. Nosotros continuamos por la nuestra, preocupados por esa pobre pareja y deseando que les hubiera ido bien. La faja de las Flores es cómoda, con sendero muy marcado, ancho en algunos lugares. Es muy disfrutón. Nosotros continuamos hasta llegar a la salida de la faja, justo encima del circo de Carriata.


Por la Faja de las Flores (I)


Por la Faja de las Flores (II)


Circo de Cotatuero desde la faja (I)


Circo de Cotatuero desde la faja (II)


Por la Faja de las Flores (III)


Por la Faja de las Flores (IV)


Por la Faja de las Flores (V)


Por la Faja de las Flores (VI)


Por la Faja de las Flores (VII)


Por la Faja de las Flores (VIII)


Por la Faja de las Flores (IX)


Por la Faja de las Flores (X)


Por la Faja de las Flores (XI)


Tobacor desde la faja


Tendeñera a lo lejos


Cañón de Ordesa desde la faja


Por la Faja de las Flores (XII)


Por la Faja de las Flores (XIII)


Tozal de Mallo soleado (I)


Tozal de Mallo soleado (II)


Otal y Tendeñera a lo lejos


Por la Faja de las Flores (XIV)


Por la Faja de las Flores (XV)


Por la Faja de las Flores (XVI)


Por la Faja de las Flores (XVII)


Por la Faja de las Flores (XVIII)


Por la Faja de las Flores (XIX)


Por la Faja de las Flores (XX)


Por la Faja de las Flores (XXI)


Por la Faja de las Flores (XXII)


Por la Faja de las Flores (XXIII)


Por la Faja de las Flores (XXIV)

En este punto dudamos de si quedarnos a dormir arriba o bajarnos a Torla. Mireia se había torcido ligeramente el tubillo, y preferimos bajar mientras lo tuviera caliente, que quedarnos, arriesgarnos a que lloviera y que encima lo del tobillo fuera a peor. Así que nos bajamos.

Teníamos dos posibilidades, bajar por las clavijas o por la fajeta. Yo siempre he bajado por la fajeta, que la gente le tiene miedo pero me parece más cómoda y sencilla que las clavijas. La única preocupación era saber que tal nos apañaríamos con los mochilones. Tras dudarlo, finalmente bajamos por la fajeta, con cuidado y despacito para no cometer ningún error. También me parece que esta bajada es mucho más espectacular y salvaje.


Bajamos a la Fajeta de Carriata (I)


Bajamos a la Fajeta de Carriata (II)


Bajamos a la Fajeta de Carriata (III)


Bajamos a la Fajeta de Carriata (IV)


Tozal de Mallo a la derecha


Bajamos a la Fajeta de Carriata (V)


Bajamos a la Fajeta de Carriata (VI)


Bajamos a la Fajeta de Carriata (VII)


Bajamos a la Fajeta de Carriata (VIII)


Bajamos a la Fajeta de Carriata (IX)


Bajamos a la Fajeta de Carriata (X)


Bajamos a la Fajeta de Carriata (XI)


Bajamos a la Fajeta de Carriata (XII)

Lo curioso del tema es que lo realmente peligroso es la bajada a la fajeta, por que la fajeta en si es una chorrada. En la fajeta han puesto un cable, que realmente me resulta un poco inútil. No tiene mucho sentido, pero quizás a alguien le da seguridad.


Fajeta de Carriata (I)


Fajeta de Carriata (II)


Fajeta de Carriata (III)


Fajeta de Carriata (IV)

Tras pasar el tramo de la fajeta ya solo nos quedaba bajar hasta la Pradera de Ordesa. Este tramo es infernal. La bajada tiene una pendiente de la reostia y es larguísima. parece que no termina nunca. Menos mal que no hacía mucho calor, sino hubiera sido la muerte. Nos lo tomamos con calma. Finalmente llegamos a la carretera y tras recorrer un kilómetro llegamos a la Pradera de Ordesa, justo a tiempo para coger el autobús que nos llevó de vuelta a Torla.


Bajamos a la Pradera de Ordesa (I)


Bajamos a la Pradera de Ordesa (II)


Bajamos a la Pradera de Ordesa (III)


Bajamos a la Pradera de Ordesa (IV)


Bajamos a la Pradera de Ordesa (V)


Bajamos a la Pradera de Ordesa (VI)


Impresionante pared del Tozal de Mallo


Bajamos a la Pradera de Ordesa (VII)


Bajamos a la Pradera de Ordesa (VIII)


Bajamos a la Pradera de Ordesa (IX)


De ahí arriba venimos (I)


De ahí arriba venimos (II)

Bajamos a Torla, metimos todos los cacharros al coche y nos fuimos a dar una vuelta por Torla para hacer algo de compra. paseando por el pueblo vimos que había un albergue, que estaba tirado de precio, así que en vez de ir a dormir a alguna iglesia o descampado, decidimos quedarnos en Torla. Nos dimos una ducha, lavamos la ropa y nos fuimos de birras a celebrar los tres primeros días de las vacaciones. No habíamos hecho más que empezar y ya habíamos triunfado. Tres días brutales, totalmente tranquilos y casi en soledad. El albergue tenía cocina libre y todo y estaba casi vacío. Al día siguiente tocaba descansar y visitar pueblitos...

(Alguna de las fotos son de Mireia)


Celebrándolo



Etiquetas: , ,

1 Tus Comentarios:

At 17/1/13 11:45 p. m., Anonymous JonyMao said...

Genial cierre de la vuelta.
Un auténtico placer debe ser anochecer y despertar en ese entorno, y encima marcarse esa ruta.
Saludos

 

Publicar un comentario

<< Home

Posts más recientes                              Posts anteriores