free hit counter script

viernes, enero 11, 2013

Cresta de Troumouse, todos los tresmiles



Agosto 2012

Nos despertamos prontísimo, con las estrellas aún brillando con todas sus fuerzas. Desayunamos, preparamos las mochilas y escondimos todo lo que no íbamos a usar. Lo primero que hicimos fue subir al Col de Sede. Fue una putada tener que volver a subirlo después de haberlo sufrido de bajada el día anterior, peor era lo que habíamos previsto y es lo que hicimos. Prácticamente lo subimos en total oscuridad, poco a poco y cada uno a su ritmo. Poco a poco fuimos dejando atrás y muy al fondo el circo de Troumouse.


Nos despertamos (I)


Nos despertamos (II)


Hacia el Col de la Sede (I)


Hacia el Col de la Sede (II)


Hacia el Col de la Sede (III)


Hacia el Col de la Sede (IV)


Troumouse (I)


Troumouse (II)

Llegamos al col de la Sede justo a tiempo para ver amanecer. Subiendo habíamos pasado algo de frío y los iniciales tímidos rayos de sol nos ayudaron a entrar en calor. Las luces, las sombras y los bordes de las montañas nos eran conocidos, muy conocidos, pero no por ello nos dejó de sorprender. Fue maravilloso.


Amanece (I)


Amanece (II)


Amanece (III)


Amanece (IV)


Amanece (V)


Amanece (VI)


Amanece (VII)


Amanece (VIII)


Amanece (IX)


Amanece (X)


Amanece (XI)


Amanece (XII)


Amanece (XIII)

Mientras amanecía y las luces comenzaban a adueñarse de las penumbras, nos fuimos acercando a la entrada de los famosos tubos o embudos del Pic Gerbats. Un gran hito marca la entrada.


Pic de Gerbats


Hacia los embudos (I)


Hacia los embudos (II)


Hacia los embudos (III)


Hacia los embudos (IV)


Hacia los embudos (V)


Hacia los embudos (VI)


Hacia los embudos (VII)


Vistas antes de empezar


Vignemale

Este tramo a mi personalmente me pilló frío, muy frío. Dan bastante miedo. En general hay sendero, pequeño, estrecho, expuesto... pero a ratos ese sendero no es tan claro, y se las trae. Hay una caída de mil demonios, la roca no es muy buena y yo pasé algo de estrés. Puede que me pillara frío como decía, pero no me gustó nada de nada. Eso si, es espectacular de narices.


Por los tubos (I)


Por los tubos (II)


Por los tubos (III)


Por los tubos (IV)


Por los tubos (V)


Por los tubos (VI)


Por los tubos (VII)


Por los tubos (VIII)


Por los tubos (IX)


Por los tubos (X)


Por los tubos (XI)


Por los tubos (XII)


Por los tubos (XIII)


Por los tubos (XIV)


Por los tubos (XV)


Por los tubos (XVI)

Superados los tubos, continuamos en diagonal por la ladera pedregosa en dirección a la parte superior del cordal. Una vez alcanzado, continuamos al principio por la cresta siguiendo un marcado senderito que a ratos volvía a faldear, pasando por varias antecimas. El sendero desciende un poco y vuelve a ascender hasta alcanzar el Petit Pic Blanc (2957 m).


Hacia el Petit Pic Blanc (I)


Hacia el Petit Pic Blanc (II)


Hacia el Petit Pic Blanc (III)


Vista atrás al Pic de Gerbats (I)


Hacia el Petit Pic Blanc (IV)


Hacia el Petit Pic Blanc (V)


Vista atrás al Pic de Gerbats (II)


Hacia el Petit Pic Blanc (VI)


Vista atrás al Pic de Gerbats (III)


Hacia el Petit Pic Blanc (VII)


Hacia el Petit Pic Blanc (VIII)


Hacia el Petit Pic Blanc (IX)


Hacia el Petit Pic Blanc (X)


Hacia el Petit Pic Blanc (XI)


Hacia el Petit Pic Blanc (XII)


Ibones de Barroude


Hacia el Petit Pic Blanc (XIII)


Foto en la cresta


Hacia el Petit Pic Blanc (XIV)


Hacia el Petit Pic Blanc (XV)


Hacia el Petit Pic Blanc (XVI)


Cima del Petit Pic Blanc


Vistas desde la cima


Troumouse y Sierra Morena


Ibones de Barroude desde la cima


Camino recorrido

Las vistas eran brutales, con el circo de Barroude a nuestros pies y la larga, larguísima cresta que teníamos por delante. Nos pusimos de nuevo en marcha en dirección el primer tresmil de la jornada, el Pic Heid. Aquí ya comenzaba la cresta como tal, afiladita a ratos aunque en general era ancha. La roca malísima, deleznable, mediocre. Mano, pie, mano, pie, subir, bajar...y finalmente llegamos al Pic Heid (3022 m).


Hacia el Pic Heid (I)


Hacia el Pic Heid (II)


Hacia el Pic Heid (III)


Hacia el Pic Heid (IV)


Hacia el Pic Heid (V)


Hacia el Pic Heid (VI)


Hacia el Pic Heid (VII)


Hacia el Pic Heid (VIII)


Hacia el Pic Heid (IX)


Hacia el Pic Heid (X)


Hacia el Pic Heid (XI)


Pic Heid

Continuamos por la cresta, que se volvió a complicar un poco más, afilándose a ratos y dificultando la progresión. Aquí también hubo que echar las manos en múltiples ocasiones. Poco a poco nos fuimos acercando hasta llegar al Pico Troumouse (3089 m), con su conocido trozo de metal en la cima. ¿Que narices es eso?. Es igualito al que hay en el Balaitus.

Aquí aprovechamos para descansar un poco, por que habíamos ido a piñón desde que habíamos salido del refugio. Comimos y bebimos un poco antes de enfrentarnos al hueso duro del día, la ascensión a Sierra Morena. Había que ir con fuerzas y ánimos renovados.


Hacia Troumouse (I)


Hacia Troumouse (II)


Hacia Troumouse (III)


Hacia Troumouse (IV)


Hacia Troumouse (V)


Hacia Troumouse (VI)


Hacia Troumouse (VII)


Hacia Troumouse (VIII)


Hacia Troumouse (IX)


Hacia Troumouse (X)


Hacia Troumouse (XI)


Hacia Troumouse (XII)


Hacia Troumouse (XIII)


Hacia Troumouse (XIV)


Hacia Troumouse (XV)


Hacia Troumouse (XVI)


Hacia Troumouse XVII)


Cima de Troumouse (I)


Cima de Troumouse (II)

Tras el descanso, descendimos hacia el amplio collado que separa Sierra Morena del Pico Troumouse, y ahí nos encontramos el percal. Menudo pilar. En las fotos no parece tan bestia, pero en vivo y en directo te cagas lorito.


Bajamos al collado de Sierra Morena (I)


Bajamos al collado de Sierra Morena (II)


Bajamos al collado de Sierra Morena (III)


Bajamos al collado de Sierra Morena (IV)


Nos preparamos

Bueno, nos pusimos los arneses, sacamos la cuerda, y Pedro se puso a la faena. Él subiría de primero y Luis y yo iríamos detrás. Para aligerar peso habíamos traído cuerdas ligeramente más cortas de las necesarias, así que teníamos que hacer un pequeño largo para luego poder llegar hasta el famoso clavo en el que hacer una buena reunión.

Pedro le dio al primer larguito hasta encontrar un lugar donde poder hacer una reunión más o menos en condiciones. Que esa es otra, la roca de esta zona era malísima. Pedro hizo lo que pudo y luego fuimos Luis y yo detrás de él. El amago de reunión era relativamente cómodo, con una buena repisa.

A continuación Pedro hizo el siguiente largo con idea de alcanzar el clavo donde montar la reunión. Pero el clavo no aparecía por ningún lado. Lo buscó, miro, remiró y no aparecía. Nos entraron dudas, claro está. No sabíamos si habíamos llegado el clavo, si nos lo habíamos dejado atrás... menudo marrón. Total, que finalmente Pedro montó una reunión como mejor pudo, que finalmente fue muy precaria. Menos mal que el pilar es sencillo y está muy tumbado, que si no hubiéramos dejado todo aquello de marrón caca de culo. Tras Pedro, subió Luis y luego yo.

Ahora ya solo quedaba un pequeño larguito para salir de donde estábamos y alcanzar la cima del Sierra Morena. Llegamos a la conclusión que el clavo había desaparecido, y leyendo en internet otras ascensiones definitivamente el clavo ya no está. Si te pilla de subida ni tan mal, aprietas dientes, te jodes y tiras para arriba. Pero si te pilla en sentido contrario la cagas y bien cagada, por que a ver como rapelas o te bajas de ahí arriba.


Trepando (I)


Trepando (II)


Trepando (III)


Trepando (IV)


Trepando (V)


Trepando (VI)


Trepando (VII)


Trepando (VIII)


Trepando (IX)


Trepando (X)


Trepando (XI)


Trepando (XII)


Trepando (XIII)


Trepando (XIV)


Trepando (XV)


Trepando (XVI)


Trepando (XVII)


Trepando (XVIII)


Trepando (XIX)


Trepando (XX)


Vista atrás al collado


Trepando (XXI)


Trepando (XXII)


Trepando (XXIII)


Trepando (XXIV)


Trepando (XXV)


Recogemos la cuerda


Recogemos todo

Tras pasar el mal trago de la ascensión al Sierra Morena, recogimos la cuerda y ascendimos y trepamos los metros finales hasta la cima del Sierra Morena (3093 m).


Hacia Sierra Morena (I)


Hacia Sierra Morena (II)


Hacia Sierra Morena (III)


Cima de Sierra Morena


Munia y Pequeña Munia

Lo peor ya había pasado. Descendimos por la inmensa loma del Sierra Morena hasta el fondo del collado que separa Sierra Morena de la Pequeña Munia, donde hay unos vivacs. En ese punto aprovechamos para volver a hacer una pequeña paradita para beber y descansar.

Luego continuamos ascendiendo poco a poco hasta llegar a la Pequeña Munia (3096 m), momento en el que vimos a un fulano que venía a toda ostia del Pico Troumouse después de haberlo subido desde Barrosa. Ahora venía corriendo hacia el Sierra Morena, que lo ascendió a pelo y a toda ostia y finalmente nos alcanzó en la Pequeña Munia. El tio iba en zapatillas.


Nos bajamos de Sierra Morena (I)


Nos bajamos de Sierra Morena (II)


Nos bajamos de Sierra Morena (III)


Nos bajamos de Sierra Morena (IV)


Nos bajamos de Sierra Morena (V)


Hacia la Pequeña Munia (I)


Hacia la Pequeña Munia (II)


Hacia la Pequeña Munia (III)


Hacia la Pequeña Munia (IV)


Hacia la Pequeña Munia (V)


Hacia la Pequeña Munia (VI)


Vista atrás a Sierra Morena


Hacia la Pequeña Munia (VII)


Robiñera


La Munia desde la Pequeña Munia


Las Tras Marías


Cima de la Pequeña Munia

Superada la Pequeña Munia ya solo nos quedaba alcanzar el último monte de la jornada, la Munia (3133 m). Aquí aprovechamos para charlar con el fulano korrikalari, que resultó ser un gipuzkoano. Le contamos de donde veníamos y nos llamó locos por haber pasado por los embudos, que él lo había hecho en su día y que no les gustaron nada de nada y que no iba a volver a pasar por ahí ni loco. Y nos lo decía él, que había subido corriendo, en zapatillas y sin cuerda al Sierra Morena...


Hacia la Munia (I)


Hacia la Munia (II)


Hacia la Munia (III)


Hacia la Munia (IV)


Hacia la Munia (V)


Cima de la Munia


Vista atrás desde la Munia

No nos entretuvimos demasiado en la cima de la Munia. Era tardísimo y aún teníamos que volver al refugio, ahí abajo del todo. El descenso de la Munia por el famoso paso del Gato, que nosotros rapelamos, hasta el collado de la Munia es infernal. O a mi se me hizo infernal. El cansancio nos empezó a hacer mella. Nos había atizado el sol a base de bien y ya empezaban a pesar los días y el desnivel. La bajada fue cansina.


Bajamos de la Munia (I)


Robiñera e ibones de la Munia


Bajamos de la Munia (II)


Bajamos de la Munia (III)


Bajamos de la Munia (IV)


Bajamos de la Munia (V)


Bajamos de la Munia (VI)


Bajamos de la Munia (VII)


Bajamos de la Munia (VIII)


Vista atrás mientras bajamos


Bajamos de la Munia (IX)


Bajamos de la Munia (X)


Bajamos de la Munia (XI)


Bajamos de la Munia (XII)


Bajamos de la Munia (XIII)

El paso del Gato está equipado y con un cordino corto se puede superar sin problema. Pasado el paso del Gato ya solo nos quedaba llegar al collado de la Munia.


Paso del Gato (I)


Paso del Gato (II)


Paso del Gato (III)


Paso del Gato (IV)


Paso del Gato (V)

Fuimos bajando poco a poco, pero en un momento dado yo ya no me pude aguantar. Me quité la mochila, la mandé a freír puñetas y me metí debajo de una exigua sombra. Estuvimos ahí un buen rato para descansar y comer. Beber algo también, aunque poco, ya que había que racionar el agua que nos quedaba. Pero había que ponerse en marcha otra vez y comenzamos a descender hasta el conocido como paso de Le Passet. Donde hay que hacer un pequeño rapel para superarlo.


Hacia Le Passet (I)


Hacia Le Passet (II)


Hacia Le Passet (III)


A la sombra


Hacia Le Passet (IV)


Hacia Le Passet (V)


Hacia Le Passet (VI)


Hacia Le Passet (VII)


Hacia Le Passet (VIII)


Hacia Le Passet (IX)


Hacia Le Passet (X)


Hacia Le Passet (XI)


Hacia Le Passet (XII)

No tiene el mayor misterio. Le Passet se puede destrepar con cuidado incluso. Nosotros preferimos rapelar con cuidado. Yo estaba muy cansado y no estaba en el mejor momento. Con ese cansancio, un destrepe era más peligroso que un rapel, y eso que todo el mundo sabe que odio rapelar.


Le Passet (I)


Le Passet (II)


Le Passet (III)

Ya solo nos quedaba llegar al refugio. Se me hizo largo. Corrijo. Mucho más que largo. Hubo que bajar hasta el fondo del circo por un pedregal que te cagas, y luego recorrer campas interminables en casi su totalidad hasta llegar al refugio. Llegamos hechos mierda.


Hacia el refugio (I)


Hacia el refugio (II)


Hacia el refugio (III)


Hacia el refugio (IV)


Hacia el refugio (V)


Hacia el refugio (VI)


Hacia el refugio (VII)


Hacia el refugio (VIII)


Hacia el refugio (IX)


Hacia el refugio (X)


En el refugio

Pudimos descansar parte de la tarde a la sombra del refugio, moviéndonos a la vez que el sol y buscando la sombra todo el rato. Pudimos ver todo lo que habíamos hecho unas horas antes...


Troumouse y Sierra Morena


La Munia


Los Tubos


Pic Heid

Por supuesto también pudimos disfrutar de un bonito y tranquilo atardecer, justo antes de cenar. Cenamos de la reostia para poder reponer fuerzas. Si me hubieran puesto una vaca delante me la hubiera comido y hubiera pedido otra ración...


Atardecer (I)


Atardecer (II)


Atardecer (III)


Fotografiando


Atardecer (IV)


Atardecer (V)


Atardecer (VI)


Atardecer (VII)


Atardecer (VIII)


Atardecer (IX)


Atardecer (X)


Atardecer (XI)


Atardecer (XII)

Nos metimos pronto a dormir. Había que descansar. Al día siguiente teníamos que salir del circo de Troumouse y llegar hasta Pineta, donde estaba mi coche y el final de la aventura de 4 días.

(Alguna de las fotos son de Luis y Pedro)


A dormir (I)


A dormir (II)




Etiquetas: , ,

2 Tus Comentarios:

At 11/1/13 1:04 p. m., Blogger pmmp said...

Jornada brutal.

Eso sí el tramo final iba grogui, sobretoto por el calor que nos atizó a base de bien desde La Munia, y encima con el "problemilla" de la barriga que llevaba arrastrando desde el segundo día. Como ya os dije me sentía com Perico Delgado en el Tour del 90. Pero nada me para, disfruté como un enano de la cresta y eso que la roca no es de las mejores pero ya sabes en los "merders" que nos metemos los mallorquines jeje.

 
At 11/1/13 4:23 p. m., Anonymous JonyMao said...

Ya te he felicitado en el foro de Mendiak, pero te lo repito por aquí.
Pedazo de travesía la vuestra. Rutón potente y con agallas.
Saludos

 

Publicar un comentario

<< Home

Posts más recientes                              Posts anteriores