free hit counter script

lunes, enero 14, 2013

Troumouse - Mont Arrouy (2888 m) - Pineta



Agosto 2012

Tras la paliza del día anterior tocaba reponerse de las heridas y terminar la travesía con ganas y aplomo. Nos despertamos pronto, muy pronto. Luis había decidido dormir fuera de la cabaña, y a Pedro un zorro le había robado los calcetines por la noche. Le costó pero terminó encontrándolos jejejeje. Desayunamos tranquilamente y recogimos todo. Dejamos la cabaña tan limpia como la encontramos o incluso más.

Nos pusimos las mochila a la espalda y nos dirigimos, en completa oscuridad hacia el inicio de la subida al collado de la Munia. Primero cruzamos toda la planicie del circo de Troumouse y comenzamos a ascender por todo el pedregal que da acceso a una canal aún más pedregosa.


Buenos días


Nos marchamos


Aún en la oscuridad


Troumouse queda abajo (I)


La luna

Cuando bajamos el día anterior por esa misma canal sufrimos al pensar que al día siguiente tendríamos que subirla cargados con los mochilones. Es una canal muy descompuesta y con mucha piedra suelta. La verdad es que no fue para tanto, y pudimos pasar la canal bastante rápidamente y cómodamente.


Por la canal (I)


Por la canal (II)


Por la canal (III)


Por la canal (IV)


Por la canal (V)


Por la canal (III)


Troumouse queda abajo (II)


Por la canal (VI)


Por la canal (VII)


Por la canal (VIII)


Por la canal (IX)


Por la canal (X)


Salimos de la canal

Tras pasar la canal, llegamos en unos metros a Le Passet. El día anterior lo habíamos rapelado, y ahora tocaba treparlo con los mochilones. Yo tiré de primero. Con calma y con mucho cuidado pudimos pasar con éxito Le Passet. Finalmente no era para tanto, pero fuimos con muchísimo cuidado. Ya había amanecido por completo.


Le Passet (I)


Le Passet (II)


Le Passet (III)


Le Passet (IV)


Le Passet (V)


Le Passet (VI)


Le Passet (VII)


Le Passet (VIII)


Le Passet (IX)


Le Passet (X)


Le Passet (XI)


Le Passet (XII)

Superado Le Passet, continuamos ascendiendo hacia el collado de la Munia. No tiene misterio, basta con seguir los hitos y el marcado sendero sobre los esquistos. Finalmente llegamos al collado de la Munia, mucho más rápido de lo que hubiéramos pensado en la más optimista de nuestras predicciones.


Hacia el collado de la Munia (I)


Hacia el collado de la Munia (II)


Hacia el collado de la Munia (III)


Hacia el collado de la Munia (IV)


Hacia el collado de la Munia (V)


Hacia el collado de la Munia (VI)


Hacia el collado de la Munia (VII)


Hacia el collado de la Munia (VIII)


Hacia el collado de la Munia (IX)


Hacia el collado de la Munia (X)


Hacia el collado de la Munia (XI)


Hacia el collado de la Munia (XII)


Hacia el collado de la Munia (XIII)


Hacia el collado de la Munia (XIV)


Hacia el collado de la Munia (XV)


Hacia el collado de la Munia (XVI)


Collado de la Munia (I)


Collado de la Munia (II)


Munia desde el Collado de la Munia

Ya que estábamos en el collado de la Munia aprovechamos para acercarnos hasta la modesta cima del Mont Arrouy (2888 m), que quedaba a nuestra derecha según nuestro sentido de marcha. Ya teníamos nuestra cima del día. Del collado a la cima es una tramo corto de cordal de esquistos sencillo y sin peligro.

Disfrutamos de las vistas desde la cima, que son impresionantes a pesar de lo modesta que es la cima comparado con los gigantes de alrededor. Justo al llegar a la cima comenzó a darnos el sol, así que disfrutamos de lo lindo.


Hacia Mont Arrouy (I)


Hacia Mont Arrouy (II)


Hacia Mont Arrouy (III)


Hacia Mont Arrouy (IV)


Hacia Mont Arrouy (V)


Hacia Mont Arrouy (VI)


Foto de cima


Panorámica desde la cima


La Suca y las Tres Marias


Cilindro y Monte Perdido


Añisclo, Punta de las Olas, Baudrimones


Troumouse desde la cima

Como aún nos quedaba una larga caminata, volvimos al collado de la Munia y comenzamos a descender hacia los ibones de la Munia. Este tramo es un poco peñazo la verdad y el sendero no es muy cómodo. Cuando llegamos al fondo del vallecito hicimos una paradita para descansar, comer y beber algo.


Bajamos a los ibones de la Munia (I)


Bajamos a los ibones de la Munia (II)


Bajamos a los ibones de la Munia (III)


Bajamos a los ibones de la Munia (IV)


Bajamos a los ibones de la Munia (V)


Bajamos a los ibones de la Munia (VI)


Bajamos a los ibones de la Munia (VII)


Bajamos a los ibones de la Munia (VIII)


Robiñera


Bajamos a los ibones de la Munia (IX)


Descanso

Nos pusimos de nuevo en marcha bordeando por la izquierda el último de los ibones. En este tramo pudimos captar bonitas instantáneas con las cámaras. Aquí fue donde nos planteamos el subir al Robiñera, pero finalmente desistimos, y menos mal que desistimos de hacerlo, ya que hubiéramos reventado en el intento. Aún nos quedaba mucho por recorrer hasta Pineta.


Bordeando los Ibones de la Munia (I)


Bordeando los Ibones de la Munia (II)


Bordeando los Ibones de la Munia (III)


Bordeando los Ibones de la Munia (IV)


Bordeando los Ibones de la Munia (V)


Bordeando los Ibones de la Munia (VI)


Bordeando los Ibones de la Munia (VII)


Bordeando los Ibones de la Munia (VIII)


Bordeando los Ibones de la Munia (IX)


Cilindro y Monte Perdido desde los ibones (I)


Bordeando los Ibones de la Munia (X)


Bordeando los Ibones de la Munia (XI)


Bordeando los Ibones de la Munia (XII)

Dejamos los ibones atrás y continuamos por los desagües de los mismos. En una charca me encontré una rana con la que me entretuve un buen rato sacándole fotos.


Dejamos los ibones (I)


Dejamos los ibones (II)


Dejamos los ibones (III)


Dejamos los ibones (IV)


Dejamos los ibones (V)


Dejamos los ibones (VI)


Dejamos los ibones (VII)


Dejamos los ibones (VIII)

Dejados los desagües de los ibones detrás comenzamos a caminar por unas enormes y largas campas verdes en dirección a Lalarri. Este tramo me pareció muy bonito e idílico. De hecho es impresionante. Llegamos a una especie de balcón desde el que se veían los llanos de Lalarri. Joder, aún estaban lejos, ahí abajo del todo.

Nos lanzamos ladera abajo por un vertiginoso sendero que nos machacaron las rodillas. El calor empezaba a apretar de lo lindo y las mochilas cada vez pesaban más y más y más. A ratos el sendero es complicadillo, pero sin peligro.


Bajamos a Lalarri (I)


Bajamos a Lalarri (II)


Bajamos a Lalarri (III)


Bajamos a Lalarri (IV)


Bajamos a Lalarri (V)


Bajamos a Lalarri (VI)


Bajamos a Lalarri (VII)


Bajamos a Lalarri (VIII)


Bajamos a Lalarri (IX)


Bajamos a Lalarri (X)


Norte del Perdido


Bajamos a Lalarri (XI)


Bajamos a Lalarri (XII)


Pic Blanc (I)


Bajamos a Lalarri (XIII)


Bajamos a Lalarri (XIV)


Bajamos a Lalarri (XV)


Bajamos a Lalarri (XVI)


Lalarri ante nosotros


Collado de Añisclo


Bajamos a Lalarri (XVII)


Bajamos a Lalarri (XVIII)


Bajamos a Lalarri (XIX)


Bajamos a Lalarri (XX)


Bajamos a Lalarri (XXI)


Bajamos a Lalarri (XXII)


Pic Blanc (II)


Pic Blanc (III)


Bajamos a Lalarri (XXIII)


Bajamos a Lalarri (XXIV)


Bajamos a Lalarri (XXV)


La Suca y las Tres Marias junto al collado de Añisclo


Araña


Bajamos a Lalarri (XXVI)


Bajamos a Lalarri (XXVII)

Antes de llegar a Lalarri, yo me desvié a la derecha para ir a visitar una gran cascada. No me pude resistir, y me di un bañito en una pocita que tenía unas vistas brutales. Además me sirvió para relajarme un poco y quitarme el calorazo que tenía en el cuerpo. Fue brutal.


Cascada (I)


Cascada (II)


Cascada (III)


Vista desde la cascada


Cascada (IV)


Cascada (V)


Cascada (VI)

Recorrimos los interminables llanos de Lalarri, que empezaban a llenarse de gente y aquello cada vez se parecía más a un circo romano. Estaban un poco secos, pero aún así es un lugar con mucho encanto y con unas vistas soberbias. Yo le eché el ojo a la Suca y las Tres Marías, montes que ascendería unos días después con Mireia.

Tras dejar Lalarri a nuestra espalda, comenzamos a bajar a Pineta por un bonito sendero que se adentraba en el hayedo. Al menos estábamos a la sombra. Lo que son las cosas, en mitad del hayedo nos encontramos con unos japoneses... nunca me los había encontrado en el monte.

Y por fin llegamos a Pineta. Yo llegué machacado vivo. Habían sido cuatro días brutales de montaña a piñón. Para celebrarlo nos fuimos al río Cinca a darnos un chapuzón y quitarnos la mugre del cuerpo. Fue fantástico, relajante y orgásmico.

Tras el baño nos fuimos hasta Bielsa en mi coche para coger el coche de Luis. La verdad es que tras los cuatro días y después de haber hecho la ruta, no me arrepiento de haberla planteado tal y como la planteé. Quedó rara, diferente, pero acojonantemente bella y espectacular. Ya estoy deseando que llegue el año que viene para poder plantear alguna otra loca travesía...


Por Lalarri (I)


Por Lalarri (II)


Por Lalarri (III)


Vista atrás a Lalarri


Cascadas del Cinca


Por el bosque (I)


Por el bosque (II)


Por el bosque (III)


Por el bosque (IV)


Ermita de Pineta


Llegamos al parking


Tras el baño en el río

Y para rematar el día, nos fuimos a comer un bocata a Ainsa y a tomar unas birras. Había que celebrarlo joder!!!

(alguna de las fotos son de Pedro y Luis)


Celebración (I)


Celebración (II)



Etiquetas: , , ,

Posts más recientes                              Posts anteriores