free hit counter script

martes, enero 22, 2013

La suca (2802 m) y las Tres Marías (II)



Agosto 2012

Tras el calorazo sufrido el día anterior, y tras una noche muy plácida, nos despertamos muy muy pronto. Serían las 5 de la mañana y la temperatura era muy agradables, es decir, que hoy también pasaríamos calor. Desayunamos a la carrera, muy frugalmente, recogimos los bártulos y escondimos lo que no íbamos a necesitar durante la travesía de la Suca y las Tres Marías.

En completa oscuridad, y ayudándonos con los frontales, fuimos ascendiendo los 400 metros que nos separaban de desnivel de la cumbre de la Suca, también conocida como Pico Inferior de Añisclo. El camino es sencillo, aunque de noche todos los gatos son pardos. Hay más o menos un sendero, aunque como en este tipo de terrenos, siempre surgen alternativas, más o menos cómodas. Alguna que otra trepadita sencilla ya tuvimos que hacer, pero nada del otro mundo, fácil y sencilla.

Según ascendíamos el día comenzaba a clarear. Apagamos los frontales y continuamos ascendiendo. Las vistas empezaban a ser ya fantásticas, sobre todo por que veíamos todo el cañón de Añisclo, que estaba bajo nuestros pies. En 1 hora poco más o menos llegamos a la cima, donde por supuesto, no había absolutamente nadie.


Desayunamos


Subimos a la Suca (I)


Subimos a la Suca (II)


Subimos a la Suca (III)


Punta de las Olas y Añisclo


Subimos a la Suca (IV)


Cañón de Añisclo y Sestrales


Subimos a la Suca (V)


Las Tres Marías


Subimos a la Suca (VI)


Subimos a la Suca (VII)


Subimos a la Suca (VIII)


Subimos a la Suca (IX)


Subimos a la Suca (X)


Subimos a la Suca (XI)


Subimos a la Suca (XII)


Llegamos a la cima

La mañana estaba algo brumosa, y creíamos que ya había salido el sol. Miramos hacia el este y no vimos, pero como había nubes y aún era muy pronto, creímos que estaría ahí, escondido tras alguna nube. ¡Qué ostias!. Al de 10 minutos de haber llegado a la cima, de repente empezamos a ver como el sol empezaba a salir de detrás de una montaña en el horizonte. ¡Joder que boleto!. Encima de estar en un sitio brutal, íbamos a ver como amanecía. Estábamos en la confluencia de tres de los grandes cañones de Ordesa: Escuaín, Añisclo y Pineta. Es un lugar muy especia. No se podía pedir más...


Amanece (I)


Amanece (II)


Amanece (III)


Amanece (IV)


Amanece (V)


Amanece (VI)


Amanece (VII)


Amanece (VIII)


Amanece (IX)


Amanece (X)

Miento. Si que se podía pedir más: un zumito de naranja recién exprimido. Así que saqué el exprimidor, unas naranjas e hice el zumo. De orgasmo. Estaba de orgasmo. Y ahí estábamos, los dos solos, en un lugar increíble, con unas vistas brutales, viendo amanecer en lo alto de la montaña y tomándonos un zumo de naranja recién exprimido. Ya se que algunos al leer esto estáis pasando una envidia brutal...


Cañón de Añisclo desde la cima de la Suca (I)


Cañón de Añisclo desde la cima de la Suca (II)


Foto de cima en la Suca


Lalarri


Punta de las Olas y Añisclo desde la Suca


Zumito (I)


Zumito (II)


Zumito (III)


Zumito (IV)


Zumito (V)




Pero había que continuar. Aún teníamos un larga caminata por delante, bajar de la Suca, hacer las Tres Marías y volver a Escuaín. Nos pusimos las mochilas a la espalda, y con pena, dejamos la Suca para ir a la siguiente cima, la Zuca Punchada, la primera de las Tres Marías. Hay que ir en todo momento por la cresta/cordal, que es muy sencilla. Tras descender al collado, ascendimos a la Zuca Punchada, también por la cresta/cordal, e igualmente sencilla.


Hacia la Zuca Punchada (I)


Hacia la Zuca Punchada (II)


Hacia la Zuca Punchada (III)


Hacia la Zuca Punchada (IV)


Hacia la Zuca Punchada (V)


Hacia la Zuca Punchada (VI)


Hacia la Zuca Punchada (VII)


Hacia la Zuca Punchada (VIII)


Hacia la Zuca Punchada (IX)


Hacia la Zuca Punchada (X)


Hacia la Zuca Punchada (XI)


Hacia la Zuca Punchada (XII)


Hacia la Zuca Punchada (XIII)


Milagro entre las rocas


Cima de la Zuca Punchada (I)


Cima de la Zuca Punchada (II)

Tras las fotos de cima de rigor, continuamos hacia la segunda de las Marías, la Zuca Roncha. Aquí la bajada fue un poquito más complicada por que había un par de destrepes, sencillos y nada expuestos, pero destrepes al fin y al cabo. Si se está acostumbrado a este tipo de terrenos no hay problema. Descendimos al collado que separa estas dos Marías y ascendimos a la Zuca Roncha. A mitad de camino vimos una especie de cueva, y ahí que nos fuimos, a explorar. No es obligatorio ir para ascender la Zuca Roncha, y además el terreno es un poco descompuesto y expuesto. La curiosidad mató al gato, dicen...


Hacia la Zuca Roncha (I)


Hacia la Zuca Roncha (II)


Hacia la Zuca Roncha (III)


Hacia la Zuca Roncha (IV)


Hacia la Zuca Roncha (V)


Hacia la Zuca Roncha (VI)


Hacia la Zuca Roncha (VII)


Hacia la Zuca Roncha (VIII)


Hacia la Zuca Roncha (IX)


Hacia la Zuca Roncha (X)


Hacia la Zuca Roncha (XI)


Hacia la Zuca Roncha (XII)


Cueva (I)


Cueva (II)


Cueva (III)


Cueva (IV)


Cueva (V)


Hacia la Zuca Roncha (XIII)


Hacia la Zuca Roncha (XIV)


Hacia la Zuca Roncha (XV)


Cima de la Zuca Roncha (I)


Cima de la Zuca Roncha (II)


Vista atrás desde la Zuca Roncha


Cañón de Añisclo desde la Zuca Roncha

Tras las fotos de rigor en la Zuca Roncha, continuamos, siempre por el cordal/cresta hacia la tercera y última de las Tres Marías, la Zuca Plana. La bajada desde la Zuca Roncha, vista a medida que se va descendiendo, parece en todo momento que se va a llegar a un cortado del cual no se puede bajar. Es un efecto óptico, por que el hecho es que no hay ningún problema para descender hasta el collado que la separa de la Zuca Plana. Mireia antes de ir a esa zona iba con algo de miedo ya que no estaba muy acostumbrada a trotar por terrenos así, y la verdad es que no tuvo ningún problema. Ninguno en absoluto.

AL llegar al collado, comenzamos a ascender hacia la última cima del día. la subida no tiene ningún misterio, salvo el tramo final, que hay que hacer una trepadita fácil, pero quizás algo expuesta por un terreno un poco raro.

Ya habíamos hecho lo más difícil, recorrer toda la cresta y pisar la Suca y las Tres Marías, disfrutando de las vistas y de una completa soledad. Es un sitio increíble.


Hacia la Zuca Plana (I)


Hacia la Zuca Plana (II)


Hacia la Zuca Plana (III)


Hacia la Zuca Plana (IV)


Hacia la Zuca Plana (V)


Hacia la Zuca Plana (VI)


Hacia la Zuca Plana (VII)


Hacia la Zuca Plana (VIII)


Hacia la Zuca Plana (IX)


Vista atrás a la Zuca Roncha


Hacia la Zuca Plana (X)


Hacia la Zuca Plana (XI)


Hacia la Zuca Plana (XII)


Hacia la Zuca Plana (XIII)


Hacia la Zuca Plana (XIV)


Hacia la Zuca Plana (XV)


Hacia la Zuca Plana (XVI)


Hacia la Zuca Plana (XVII)


Hacia la Zuca Plana (XVIII)


Hacia la Zuca Plana (XIX)


Hacia la Zuca Plana (XX)


Cima de la Zuca Plana (I)


Cima de la Zuca Plana (II)

Teníamos que bajar. Retrocedimos hasta el collado que hay entre las dos últimas Marías, destrepando el primer tramo con cuidado. Desde el collado bajamos a saco por un pedrera, con tendencia hacia la derecha, bordeando la Zuca Roncha, y en dirección hacia donde teníamos las cosas escondidas. Fue un tramo un poco raro, por terreno algo incómodo, pero fue rápido, y en seguida llegamos a donde teníamos los sacos, etc.


Bajamos de la Zuca Plana (I)


Bajamos de la Zuca Plana (II)


Bajamos de la Zuca Plana (III)


Bajamos de la Zuca Plana (IV)


Bajamos de la Zuca Plana (V)


Bajamos de la Zuca Plana (VI)


Bajamos de la Zuca Plana (VII)


Bajamos de la Zuca Plana (VIII)


Bajamos de la Zuca Plana (IX)


Bajamos de la Zuca Plana (X)

Recogimos todo y aprovechamos para descansar un poco, beber y comer algo. El día había avanzado bastante y ya hacía bastante calor. Encima, teníamos que continuar bajando, es decir, hacia el fondo del valle, donde aún haría más calor. Lo primero que hicimos fue bajar hacia el Cuello Viceto, pero sin pasar por el Pinaré. Bajamos directamente pasando el Tozal de Sarronal que habíamos ascendido, por decirlo de alguna manera, la tarde anterior. Bajamos a saco por terreno un poco incómodo pero sencillo.


Bajamos a Cuello Viceto (I)


Bajamos a Cuello Viceto (II)


Puntas de las Olas y Añisclo a lo lejos


Panorámica de la Suca y las Tres Marias


Bajamos a Cuello Viceto (IV)


Bajamos a Cuello Viceto (V)


Bajamos a Cuello Viceto (VI)


Bajamos a Cuello Viceto (VII)


Bajamos a Cuello Viceto (VIII)


Bajamos a Cuello Viceto (IX)


Añisclo desde Cuello Viceto (I)


Añisclo desde Cuello Viceto (II)

Una vez en Cuello Viceto, volvimos a comprobar que la fuente seguía seca. las pobres vacas que había por el lugar se acercaron hacia la fuente. Yo creo que pensaban que les daríamos agua o que pondríamos en marcha la fuente o algo, por que nos dio la impresión que estaban terriblemente sedientas.

Bajamos hacia Escuaín por el camino de subida del día anterior. Es un tramo poco agradecido la verdad, y al estar todo tan árido y hacer tanto calor se nos hizo eterno, y duro. El tramo final de pista fue especialmente jodido. La fuente que había a mitad de camino nos ayudó para refrescarnos y poder descansar algo a la sombra. hacía un calor infernal. Cuando llegamos al coche, el termómetro marcaba unos 32 grados, y eso que estábamos muy altos, por que Escuaín está alto y recóndito de narices.


Bajamos a Escuaín (I)


Bajamos a Escuaín (II)


Bajamos a Escuaín (III)


Bajamos a Escuaín (IV)


Bajamos a Escuaín (V)


Bajamos a Escuaín (VI)


Bajamos a Escuaín (VII)


Bajamos a Escuaín (VIII)


Bajamos a Escuaín (IX)


Bajamos a Escuaín (X)


Bajamos a Escuaín (XI)


Bajamos a Escuaín (XII)


Bajamos a Escuaín (XIII)

Para estirar un poco las piernas y no meternos de la misma al coche, tras recoger todo y cambiarnos de ropa, dimos una vuelta por el pueblo de Esciaín, que grande, lo que se dice grande no es...


Escuaín (I)


Escuaín (II)


Escuaín (III)

Y como no se podía hacer otra cosa, nos bajamos al río Cinca a darnos un chapuzón y tratar de mitigar el calorazo que había. Empezaba a estar hasta los huevos de la ola de calor. Y lo peor de todo es que anunciaban que continuaría unos días más y que incluso podría ir a peor. A la tarde, ya bastante avanzada, nos acercamos hasta el monasterio de San Victorian, y más concretamente, a la pequeña ermita de la Virgen del Pilar que hay unos 500 metros antes. Ahí dormiríamos. Al día siguiente queríamos subir a Peña Montañesa. Tras cenar, nos metimos a los sacos a dormir al raso. Puñetera casualidad, en el pueblo que hay al lado de San Victorian, había un bodorrio de la reostia, con carpa, banda de música y el recopón. Total, que aquello retumbaba por todos lados. Esto solo me pasa a mi... Por suerte, estábamos tan reventados que nos quedamos sopa en cerocomasegundos.

Este verano de 2012 hice muchas cosas, y me sería difícil elegir que fue lo mejor, pero sin duda lo de la Suca y las Tres Marías fue sin duda de lo mejor de todo el 2012.

(Alguna de las fotos son de Mireia)

Etiquetas: , ,

1 Tus Comentarios:

At 26/1/13 5:27 p. m., Blogger pmmp said...

Brutal ese amanecer. Ojalà hubiera estado allí con el 600mm :-P

 

Publicar un comentario

<< Home

Posts más recientes                              Posts anteriores