free hit counter script

miércoles, septiembre 10, 2008

Espolón de Ziordia (6a/A0): Mi escalada más grotesca



Paso a relataros lo que aconteció el domingo pasado. Ya hacía tiempo que le había echado el ojo al espolón de Ziordia. Había oído hablar mucho de él, me habían comentado que era una vía muy bonita, etc., y como era de varios largos y relativamente larga (unos 230 metros), pues se me había antojado. El sorpresón fue cuando Tuvatu me pegó un toque entre semana para decirme si quería hacerlo, y yo por supuesto le dije que si sin pensármelo, y lo que es peor sin ver la reseña...


Croquis Espolón de Ziordia (gentileza de Josu-Cuarte)


El domingo pillamos la autopista y nos acercamos hasta Ziordia, que sin saberlo estaba en fiestas. Eran las 9:30 de la mañana y había un montón de borrachos desayunando cubatas y kalimotxo, y que nos miraban con cara de "¿de donde han salido estos?". Eso parecía la Tercera Juerga Mundial.

Tras dar varias vueltas por las pistas forestales llegamos a la cantera que hay al lado del espolón y que es donde hay que dejar el coche para desde ahí hacer la aproximación, corta y sin apenas desnivel, como gusta a los escaladores. Cogimos los bártulos y nos encaminamos hacia la base de la vía. A medida que te vas acercando al espolón cada vez te atrae más, es una vía que vista desde fuera es simplemente acojonante.



Espolón de Ziordia (I)


Espolón de Ziordia (II)


Primer tramo del espolón


Espolón de Ziordia (III)


Espolón de Ziordia (IV)


Llegamos a la base de la vía y casualidad había una pareja que empezaba a hacerla. Bueno, el primero ya había llegado a la primera reunión. Mientras van avanzando, nosotros esperamos mientras nos ponemos los gatos, arneses, cascos, etc, y repartimos la ferretería. Tuvatu tirará de primero, en principio y salvo que yo me animara, toda la vía.

La vía empieza con un 6b/A0 que Tuvatu pasa muy bien y luego tumba para acabar en III justo a la altura de la reunión. Es un largo corto, que yo por supuesto aceré hasta el infinito. Se me hizo duro, escalé fatal, nervioso, con ansia.... vamos, como nunca hay que escalar, sin fijarme en donde ponía los pies. Mal mal mal.



Primer largo (I)


Tuvatu en la primera reunión


Primer largo (II)


Sobre el papel, ahora tocaba una incógnita, hacer lo que faltaba en dos largos, o empalmar los dos largos sin saber si llegaría la cuerda, y sabiendo que muy posiblemente yo tendría que salir antes de que Tuvatu llegara a la reunión. Este segundo largo empieza con pasos de IV y acaba arriba picando en V/V+.

Efectivamente, tuve que salir antes de que Tuvatu llegara a la reunión. Fue el momento donde pasé algo de miedo, ya que sabía que si yo me caía tiraría a Tuvatu y nos quedaríamos colgando los dos como dos chorizos. Arriba en la reunión, me enteré que Tuvatu se había quedado pillado justo en el techito, en el peor de todos los sitios. Este segundo largo lo hice mucho mejor, más acorde a mis posibilidades y mi grado. Eso si, resultó ser un tramo algo "alpino" y arbóreo...



Segundo largo (I)


Vista atrás


Segundo largo (II)


Ya solo quedaba una pequeña trepada algo expuesta para llegar a la cima de este primer espolón y poder rapelar hasta la horcada. En la horcada, a la sombra, repusimos líquido y comimos algo, y cuando digo algo me refiero a que comimos menos que un gorrión anoréxico. Según estábamos descansando, la cordada que iba por delante de nosotros estaba negociando el largo más duro de la vía, un 7a/A0 muy bonito, aéreo y espectacular, con un ambientazo de quitar el hipo.

Sin mucha demora Tuvatu le dio al tercer largo, que sin ser difícil en su totalidad (IV+), tiene una entrada (6b/A0), un solo paso, que es para cagarse. Total, que Tuvatu se comió con patatas el largo este casi sin enterarse, llegó a la reunión y me tocó mi turno. Como ya iba prevenido, Tuvatu me dejó un estribo y le di a la vía. Dios como sufrí para encaramarme a ese jodido parabolt, que encima estaba alto el muy cabrón. Durante interminables minutos me encaramaba al parabolt pero era incapaz de superarlo. Me subía y me bajaba, incapaz de recoger el material, las cintas, etc. No bastaba con subirse al parabolt, había que sobrepasarlo y el siguiente parabolt estaba altito también. Se me ocurrió hacerme un par de pedales con unas cintas planas para complementar el estribo para el otro pie. Buena idea que no conseguí que funcionara al principio y durante minutos eternos me vi colgado de las maneras más grotescas e inimaginables tratando de superar ese maldito paso.

El momento de mayor angustia y desasosiego fue cuando, sin saber como, mi pinzé los huevos con la cuerda, el estribo y un pedal, quedando medio boca abajo colgado de un pie y el otro enredado en no se donde. Había dejado de ser escalador para convertirme en mandril. Era todo muy grotesco. Menos mal que no había nadie.

Por un momento pensé en abandonar. Me jodía por Tuvatu, pero es que era incapaz de superar ese maldito y único paso. Tuvatu me daba ánimos y finalmente montó un polipasto con el fin de que yo pudiera salir. En ese momento saqué un poco de orgullo, las pocas fuerzas que me quedaban y sobre todo pensar que, si me bajaba de la vía, Josu se estaría descojonando de mí durante meses. No lo podía permitir. Entonces recordé una cosa que el propio Josu me dijo "el segundo siempre sale por arriba, más tarde o más temprano, pero siempre por arriba". También me vino a la cabeza esa frase celebre suya "el primero escala, tu no, tu hace gimnasia".

Tras una eternidad (que creo que fueron unos 20 minutos, y no exagero) de pelear el paso de las narices, con pedales, estribos y agarrándome hasta con los dientes conseguí superar el paso. De ahí a la reunión fue fácil, aunque estaba machacado y llegar a la reunión no fue sencillo. Mi moral estaba por los suelos.

Tal es así que el solo hecho de tener que afrontar ahora unos pasos de 7a/A0, que yo por supuesto tendría que superar en A0, me producía un miedo escénico difícil de soportar. Tuvatu le dio al largo duro. Es una bestia parda este chaval. Se lo sacó casi en libre, acerando muy muy poquito. Dios que envidia. Yo también quiero ser así. Lo disfrutó un montón, y yo viéndole a él.

Ahora era mi turno. Comencé bien, en libre hasta llegar al paso clave, el más bonito, aéreo y con ambientazo del flipar. Metí el estribo y por arte de magia, todo fue como las seda. Con el estribo y el pedal, poco a poco, sin prisa, pensando los movimientos, acerando bien. Paradójicamente fue el largo que mejor hice, más disfruté y menos miedo pasé. Yo creo que hasta Tuvatu alucinó.

Ya solo faltaba el último largo, un 6a que Tuvatu se lo hizo en un suspiro y que yo, muy cansado, aunque ahora con la moral más alta, hice con estribos para no perder demasiado tiempo y no volver a pasar una escena tanto o más grotesca que la vivida un poco más abajo. Se nos había hecho muy tarde por mi culpa y tenía que apurar...

Pero finalmente salí de la vía con un alegrón y un subidón de la leche. Había superado una vía que estaba muy por encima de mi grado, eso si, a costa de la paciencia del pobre Tuvatu, lo cual hizo que se me bajara el subidón enseguida. Ahora reconozco que no tenía que haber ido a esa vía, no estaba preparado, aunque finalmente saliera por arriba, hice mal en ir (que cada uno juzgue, yo ya he emitido mi propio veredicto).



Segunda parte


Cordada en el cuarto largo


Antes de negociar el cuarto largo


Desde la reunión


Cordada en el tercer largo


Quinto largo


Salimos de la vía


Piedra y árboles


Desde nuestra privilegiada atalaya, me dediqué a sacarles fotos a una cordada que venía por detrás nuestro. Habían dejado el coche detrás del nuestro (les habíamos visto desde la pared) y pensé que sería un bonito detalle el dejarles una nota con mi dirección email para enviarles las fotos. Ya me han contestado y les he enviado todas las fotos.



Vista lateral de la segunda parte (I)


Asegurando al compañero


En el tercer largo


Vista lateral de la segunda parte (II)


Bajando por las canteras fui rumiando mi victoria pírrica mientras no podía dejar de mirar y fotografiar a tan esplendido espolón.

Tras dejar Ziordia, nos acercamos hasta Atxarte a saludar s los foreros de mendiak.net que habían quedado para escalar ese día. Llegamos tarde, ya se habían ido casi todos, aunque alguno aún quedaba, eso si, ya tomando unas birras. Siempre lo he dicho, nosotros somos seres racionales, de los que toman las raciones en los bares (Siniestro Total dixit)….



Espolón de Ziordia (V)


Espolón de Ziordia (VI)


En el quinto largo



Etiquetas: , , ,

7 Tus Comentarios:

At 10/9/08 8:28 a. m., Blogger Zieft said...

Y no hay videos?¿?¿ Lo que pagaria yo por verte metido en ese berenjenal...

;)

 
At 10/9/08 8:55 a. m., Blogger Borja said...

Sí hombre o una foto dado la vuelta y con los huevos enredaos...
lo que yo digo, de paparazzi, poco...
XD

 
At 10/9/08 11:26 a. m., Blogger Fran said...

Y con los sustos nos cargamos de adrenalina. Qué excitante.
Lo cierto es que impresiona ver los cuerpos diminutos pegados a la mole de piedra. Muy bien documentado todo.

 
At 10/9/08 4:52 p. m., Anonymous Raul said...

Que via mas wapa, parece que se las trae ;)

Salu2

 
At 10/9/08 6:56 p. m., Anonymous Josu said...

"El momento de mayor angustia y desasosiego fue cuando, sin saber como, me pinzé los huevos con la cuerda, el estribo y un pedal, quedando medio boca abajo colgado de un pie y el otro enredado en no se donde. Había dejado de ser escalador para convertirme en mandril."
JAJAJAJAJA. Hubiera dado dinero por estar ahí con la cámara de vídeo.
Kepa, un mandril sale de ahí sin cuerda. Te convertiste en un chorizo curando al sol.
Y seguro que la próxima vez sale mejor. Es más fácil que Herri Baten Sustraiak... así que.. tuviste mal día, sin más.

 
At 11/9/08 9:30 p. m., Blogger Joan González said...

Joder Kepa....lo tuyo no es ser"lagartija", te pesa el culooooo...jeje.

Viva el "treking"...

salut y cuidate...
joan

 
At 17/9/08 5:13 p. m., Blogger ldiegoes said...

JAjajajaj ERES UN MURCIEGALO!!!!

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home

Posts más recientes                              Posts anteriores