free hit counter script

domingo, agosto 21, 2005

Miedo, inseguridad, noche, frio, lluvia....

Mi madre hace mucho que opina que me he debido de dar un golpe en la cabeza y que por eso hago cosas que no son normales...igual le tengo que acabar de dar la razón. Esta noche he hecho mi primera marcha nocturna. Cuando todo el mundo estaba de fiesta (son las fiestas de Bilbao) nosotros hemos salido de la estación de tren de Abando a las 12 de la noche con la intención de ascender al monte Ganekogorta (998 metros) y 6 cimas más. Digo "nosotros" por que aunque estoy un poco loco jamas se me ocurriría haberlo hecho solo, al menos de momento...

Pero antes, he quedado con dos amigos más para darnos una vuelta por las fiestas, cenar algo y ver los fuegos artificiales que han sido un poco aburridos. Durante esas tres horas me he dedicado a observar a la gente. Me he sentido como si estuviera en un zoo, en un zoo humano, observando seres que me son ajenos. Es increible lo futil y estrambótico del comportamiento humano cuando está de "fiesta". El festival de los excesos. El campeonato de la vanalidad. A pesar de que llovía y hacía fresquito no era raro ver "especies" de lo más variopintas: "niñas jugando a ser mayores", "chicos haciendose los duros", "el canto de los babosos de berbena", "chicas monas exhibiendose mirando con cara de desden a cuantos se les acercaban"... Por no decir que es posible concentrar todo lo peor del panorama musical mundial presente y pasado en menos de 100 metros cuadrados.

La marcha ha sido larga (27 km), dura (he llegado a casa a las 12 del mediodía), pero, antes de ir a casa aun hemos tenido moral y hemos parado a desayunar en un conocido y céntrico bar de Bilbao aprovechando que teniamos que cambiar el tren por el metro. En ese momento nos hemos convertido en los observados. Tendríais que haber visto la cara de camareros, madrugadores y últimos borrachos cuando hemos entrado con nuestros bastones, mochilas y botas embarradas. En concreto un trio de "marchosos" (dos chicos y una chica) que se estaban tomando la última caña a las 10:30 de la mañana. Me imagino que a más de alguno de ese grupo se le habrá pasado por la cabeza eso de "no puede ser, tengo que estar borracho, es una alucinación provocada por el delirium tremens. No vuelvo a beber nunca más". Nos han preguntado de donde saliamos. Deberiamos de paracerles fantasmas, cuando los zombies eran ellos...

Durante la marcha, nos ha llovido, hemos tenido niebla y la luna llena apenas la hemos visto. Eso significa oscuridad, desorientación, frio, humedad...miedo. Durante el día, en la montaña uno se siente insignificante, pero durante la noche en esas condiciones meteorologicas uno se siente vulnerable. A pesar de que llevabamos GPS ha habido una zona en la que he tenido que guiar yo a pelo, haciendo uso de mi memoria para no perdernos por un laberinto de pistas forestales, cruces y arboles. Ha habido suerte y he encontardo el camino a la primera. Menos mal.

No quiero repetirme, por que esto ya lo he comentado alguna otra vez, pero las ciudades nos han deshumanizado, nos han despojado de nuestros miedos naturales y nos han inoculado otros artificiales, mucho más nocivos. Nos han colmado de comodidades, nos ha convertido en inutiles. Nos han cortado el hilo que nos mantenía unidos a nuestra naturaleza. A la naturaleza. Nos han proporcionado una falsa sensación de inmunidad, de seguridad. ES FALSO. Ahí fuera, solo eres una mota insignificante a merced de los elementos. Mis tobillos no han aguantado. Hoy he sufrido muchísimo, pero he llegado vivo.

(Las fotos son muy malas y no son muchas, pero dadas las circunstancias....)


Fuego

Zombies

Observado

Luna roja

Oscuridad

Astro

Luciernagas

Amistad

Etiquetas: ,

3 Tus Comentarios:

At 22/8/05 12:25 a. m., Blogger Alice said...

Me siento como tú, pero aquí, en mi habitación. Vulnerable en la oscuridad. Hoy no es un buen día.

Tienes razón , los zombies son ellos. Aunque cada uno vive como quiere y puede, y como le dejan.

Me ha gustado mucho tu post de hoy. Me ha llegado, y pienso igual que tú en lo de los miedos. Que absurdo es todo.

Un abrazo.

 
At 22/8/05 8:31 p. m., Anonymous Anónimo said...

Que pasa Sandman! Soy Rota de mendiak,(o Ivan,jej). Menuda calada pillaríais en la marcha no? Yo estuve de fiesta y llegué a casa empapao. Bueno,a ver si visitas tu mi blog e!http://spaces.msn.com/members/rotaweb

 
At 22/8/05 8:36 p. m., Blogger felipe samper said...

mira tú, entre que los "urbanitas" son agresivos, y los "naturales" sois unas bestias trepacerros, ¿qué coño hago yo deshabitante de la ciudad y con demasiadas pocas fuerzas y mucha pereza para andar más de un kilómetro?, pues nada, ni con unos ni con otros, a esperar que pueda comprar casa en el campo y coche y así ni estoy encerrado en la ciudad ni me canso para respirar soledad.
(qué envidia que os tengo a los que sois capaces de subir un monte, y a pie)

 

Publicar un comentario

<< Home

Posts más recientes                              Posts anteriores