free hit counter script

miércoles, febrero 04, 2015

Escocia: Bidean nam Bian (1150m) y Stob Coire nan Lochan (1115m)


Al día siguiente nos despertamos pronto para poder ir a buscar el taller mecánico y arreglar el pinchazo. Desayunamos, metimos todo al coche y nos llevamos un cabreo de mil pares de narices. Resulta que un gilipollas de la Gran Bretaña había dejado su coche delante del nuestro obstaculizando, no solo la salida del nuestro, sino la salida de otros muchos más. Otro montañero, inglés, flipó al ver el tema y se ofreció a ayudarnos. Justo detrás, había un pequeño seto que aplastamos sin compasión. Había un piedro y justo justo no rozamos los bajos del coche. Yo apreté el acelerador y Mireia y el inglés empujaron para poder superar el obstáculo. Empezábamos bien el día...

Nos fuimos con el coche hasta el pueblo de al lado, que estaba desierto, e intentamos buscar el garaje. No lo encontrábamos. Preguntamos a una viejilla, que con un acento complicado, nos explicó donde estaba. Llegamos al lugar, pero nos pareció que estaba cerrado y que ese no era. Volvimos a meternos en el pueblo y preguntamos a un chico joven. Esta vez si, nos explicó que donde habíamos estado era el sitio, peor que había que meterse hasta la cocina. Resulta que había dos talleres mecánicos, el que vimos nosotros era el que se veía desde la carretera y estaba cerrado, pero detrás de ese había un segundo, que estaba abierto. Un chavalito nos atendió, le explicamos el problema y nos dijo que en 20 minutos teníamos el arreglo hecho, que le metía caucho al agujero y que no había que cambiar el neumático. Y lo más importante, que no tendríamos ningún problema. El arreglo fueron 22 libras.

Nos pusieron la rueda arreglada y nos fuimos más contentos que unas castañuelas hacia las Three Sisters, donde empezaríamos la ruta de ascensión al Bidean nam Bian. Lo mejor de todo es que solo habíamos perdido 1 hora con respecto al horario inicial que habíamos previsto. El Bidean nam Bian es un munro. Un munro es una montaña escocesa con una altura por encima de los 3000 pies (910m). Reciben este nombre por Sir Hugh Munro (1856–1919), quien elaboró la primera compilación de un catálogo de tales colinas, conocidas como las Munro's Tables (Tablas de Munro), en 1891.

El caso es que llegamos al aparcamiento, donde aún había pocos coches. EL día era perfecto. Ni una puñetera nube. ¿Donde estaban las nubes y la lluvia escocesa?. Cogimos las mochilas, cogimos el material, encendimos el GPS y comenzamos a andar hacia el fondo del valle. Había nieve y las Three Sisters estaban espectaculares, contra un cielo azul y una luz impagable. Antes de poder ascender, había que bajar hasta el río por un sendero, cruzar un puente de madera y empezar nuestra primera aventura escocesa.


Three Sisters (I)


Three Sisters (II)


Three Sisters (III)


Hacia Coire nan Lochan (I)


Hacia Coire nan Lochan (II)


Hacia Coire nan Lochan (III)


Hacia Coire nan Lochan (IV)


Río Coe (I)


Río Coe (II)


Cruzamos el puente sobre el Coe (I)


Cruzamos el puente sobre el Coe (II)


Hacia Coire nan Lochan (V)

Cruzamos el río Coe y comenzamos a ascender hacia el Coire nan Lochan, un valle escondido y colgado en mitad de las montañas y que antecede a la ascensión a los picos de la jornada. El sendero se fue encajonando en una torrentera que bajaba cargada de agua debido al deshielo. El lugar empezaba a estar animado, y había unos cuantos montañeros. En cuanto cogimos altura y salimos de la torrentera, llegamos a Coire nan Lochan y a la nieve.


Por Coire nan Lochan (I)


Por Coire nan Lochan (II)


Por Coire nan Lochan (III)


Por Coire nan Lochan (IV)


Por Coire nan Lochan (V)


Vista atrás al Am Bodach


Por Coire nan Lochan (VI)


Por Coire nan Lochan (VII)


Por Coire nan Lochan (VIII)


Por Coire nan Lochan (IX)


Por Coire nan Lochan (X)


Por Coire nan Lochan (XI)


Por Coire nan Lochan (XII)


Por Coire nan Lochan (XIII)


Por Coire nan Lochan (XIV)


Por Coire nan Lochan (XV)

Como estaba durita, decidimos ponernos los crampones y tirar para arriba. Antes de llegar al Bidean nam Bian teníamos que pasar por el Stob Coire nan Lochan, así que continuamos caminando y ascendiendo hasta llegar primero a un "plateau", desde el que ya vimos los impresionantes paredones del Stob Coire nan Lochan. Vimos una especie de corredor por el que se podría ascender, pero al no tener referencias, decidimos girar a la derecha para buscar un collado desde el que recorrer la loma del Stob Coire nan Lochan hasta su cima.

Las vistas desde este collado eran impresionantes. El día era perfecto, ni una sola nube y una visibilidad kilométrica. Muy cerca de donde estábamos nosotros pudimos ver nuestro objetivo del día siguiente, el Ben Nevis, el monte más alto de las Islas Británicas. Una vez en el collado, giramos a la izqueirda para buscar la loma que nos llevaría, sin ninguna dificultad hasta la cima del Stob Coire nan Lochan. Mientras ascendíamos pudimos ver el Bidean nam Bian y la arista de nieve que tendríamos que recorrer y superar para alcanzar su cima. Se veían fiordos y lochs por todos lados.

Mientras nosotros subíamos, nos cruzamos con un grupo de escoceses que se habían dado la vuelta ya que no se esperaban tanta nieve. No habían cogido material y no se atrevieron a pasar la arista de nieve. Nosotros por suerte, y gracias a Mireia, habíamos alquilado crampones y piolet en Glasgow.


Hacia el Stob Coire nan Lochan (I)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (II)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (III)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (IV)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (V)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (VI)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (VII)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (VIII)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (IX)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (X)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (XI)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (XII)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (XIII)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (XIV)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (XV)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (XVI)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (XVII)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (XVIII)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (XIX)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (XX)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (XXI)


Ben Nevis a lo lejos


Hacia el Stob Coire nan Lochan (XXII)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (XXIII)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (XXIV)


Vistas desde el cordal (I)


Vistas desde el cordal (II)


Vistas desde el cordal (III)


Vistas desde el cordal (IV)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (XXV)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (XXVI)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (XXVII)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (XXVIII)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (XXIX)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (XXX)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (XXXI)


Hacia el Stob Coire nan Lochan (XXXII)


Bidean nam Biam desde el cordal


Llegamos al Stob Coire nan Lochan (I)


Llegamos al Stob Coire nan Lochan (II)

Tras alcanzar la cima y disfrutar de las vistas, decidimos continuar hacia al Bidean nam Bian, sobre todo por que estaba subiendo la temperatura y la nieve cada vez estaba peor, y teníamos que superar una arista de nieve, no muy complicada pero si con caída sobre todo hacia uno de los lados. Descendimos del Stob Coire nan Lochan hasta el fondo del collado y comenzamos a darle a la arista. Era ancha, pero daba un poco de yuyu. En algunos tramos cogía verticalidad y la nieve no estaba para muchas alegría. Había alguna que otra cornisa, de las cuales nos alejamos para evitar a toda costa pasar por encima y tener un accidente que hubiera sido mortal.

Sudando la gota gorda por culpa del calor que hacía, llegamos a la cima del Bidean nam Bian. Estábamos super contentos y con un subidón impresionante. Nuestra primera cima escocesa en un paraje increíble y encima estábamos solos. Al de poco llegaron, por el otro lado a la ruta usada por nosotros, dos escoceses, padre e hijo, con los que estuvimos hablando un rato en la cima y a los que pedimos que nos sacaran unas fotos.


Hacia el Bidean nam Bian (I)


Hacia el Bidean nam Bian (II)


Hacia el Bidean nam Bian (III)


Hacia el Bidean nam Bian (IV)


Hacia el Bidean nam Bian (V)


Hacia el Bidean nam Bian (VI)


Hacia el Bidean nam Bian (VII)


Hacia el Bidean nam Bian (VIII)


Hacia el Bidean nam Bian (IX)


Hacia el Bidean nam Bian (X)


Hacia el Bidean nam Bian (XI)


Hacia el Bidean nam Bian (XII)


Hacia el Bidean nam Bian (XIII)


Hacia el Bidean nam Bian (XIV)


Hacia el Bidean nam Bian (XV)


Llegamos a la cima (I)


Llegamos a la cima (II)


Foto de cima (I)


Foto de cima (II)

A pesar del viento que hacía en la cima no se estaba demasiado mal, aunque tampoco podíamos pararnos demasiado. Disfrutamos de las vistas. Es un sitio muy salvaje, sin apenas civilización, con esa mezcla de grandes lagos y fiordos, que uno no sabe si es agua dulce o son entrantes del mar, con las montañas precipitándose hasta el agua, escarpadas y majestuosas a pesar de no tener mucha altura. La sensación es extraña, es alpina a pesar de estar a apenas 1000 metros sobre el nivel del mar.


Vistas desde la cima (I)


Vistas desde la cima (II)


Vistas desde la cima (III)


Vistas desde la cima (IV)


Vistas desde la cima (V)

Para el descenso, decidimos tomar otra ruta. Haríamos una vuelta circular descendiendo por el Coire Gabhail o Lost Valley, otro valle colgado y escondido en mitad de la montaña. Descendimos ligeramente hasta un colladito y nos lanzamos ladera abajo con los crampones aprovechando la nieve. Arriba del todo estaba durita, pero al ir bajando se fue ablandando y nos hundíamos bastante. Fuimos bajando a toda pastilla hasta dejar la nieve atrás.


Bajamos al Valle Escondido (I)


Bajamos al Valle Escondido (II)


Bajamos al Valle Escondido (III)


Bajamos al Valle Escondido (IV)


Bajamos al Valle Escondido (V)


Bajamos al Valle Escondido (VI)


Bajamos al Valle Escondido (VII)


Bajamos al Valle Escondido (VIII)


Bajamos al Valle Escondido (IX)


Bajamos al Valle Escondido (X)


Bajamos al Valle Escondido (XI)


Bajamos al Valle Escondido (XII)


Bajamos al Valle Escondido (XIII)


Bajamos al Valle Escondido (XIV)


Bajamos al Valle Escondido (XV)e


Bajamos al Valle Escondido (XVI)

Recogimos el material y nos dispusimos a recorrer, ya por sendero, el Coire Gabhail, un lugar muy bonito. Fuimos descendiendo hasta llegar a un llano, que realmente era la morrena del antiguo glaciar que esculpió ese valle.


Por el Valle Escondido (I)


Por el Valle Escondido (II)


Por el Valle Escondido (III)


Por el Valle Escondido (IV)


Por el Valle Escondido (V)


Por el Valle Escondido (VI)


Por el Valle Escondido (VII)


Por el Valle Escondido (VIII)


Por el Valle Escondido (IX)


Por el Valle Escondido (X)


Por el Valle Escondido (XI)


Por el Valle Escondido (XII)


Por el Valle Escondido (XIII)


Por el Valle Escondido (XIV)


Por el Valle Escondido (XV)


Por el Valle Escondido (XVI)


Vista atrás al valle

Tras recorrer el llano y dejarlo atrás, comenzamos a descender de nuevo hacia el río Coe. El descenso se realiza por un sendero que va serpenteando una enorme regata y que obliga a cruzar un riachuelo varias veces. Como había deshielo, las aguas bajaban embravecidas, y el crecido caudal del río nos obligó buscar pasos imaginativos. De hecho, llegamos a ver a una escocesa cruzar el río metiéndose hasta las rodillas, con las botas puestas y todo (sale en una de las fotos). Son unos brutos. Por suerte no tuvimos que hacer tal cosa y cruzamos el río tantas veces como fue necesario, sin problemas.


Descendemos al río Coe (I)


Descendemos al río Coe (II)


Descendemos al río Coe (III)


Descendemos al río Coe (IV)


Descendemos al río Coe (V)


Descendemos al río Coe (VI)


Descendemos al río Coe (VII)


Descendemos al río Coe (VIII)


Descendemos al río Coe (IX)


Descendemos al río Coe (X)


Descendemos al río Coe (XI)


Descendemos al río Coe (XII)


Descendemos al río Coe (XIII)


Descendemos al río Coe (XIV)


Descendemos al río Coe (XV)

Llegamos al fondo del valle, donde un puente nos ayudó a cruzar de nuevo el río Coe. Ya solo nos quedaba recorrer los últimos metros y remontar hasta el aparcamiento, que estaba lleno de turistas sacando fotos a las Three Sisters. Lo mejor de todo fue que, según nos acercábamos al aparcamiento, comenzamos a escuchar las notas de una gaita. Nieve, buen tiempo, lugar salvaje y música de gaita ¿acaso se puede pedir algo más?. Nos montamos en el coche y nos fuimos al Youth Hostel de Glen Coe a descansar y pasar la tarde. Al día siguiente nos esperaba el Glen Nevis...


Cruzamos el río Coe


Llegamos al coche


Último vistazo a las Three Sisters



Etiquetas: , ,

1 Tus Comentarios:

At 6/2/15 8:39 p. m., Blogger MARC said...

Brutal. Me ha encantado. Qué recuerdos de nuestra ascensión al Ben Nevis

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home

Posts más recientes                              Posts anteriores