free hit counter script

miércoles, mayo 07, 2008

Frias

Existen pueblos que parece que siguen intactos e inmutables desde tiempo inmemorial. Frías es uno de ellos. Situado a las orillas del Ebro, a su paso por la provincia de Burgos, es sin duda uno de los reclamos más atractivos de esta zona.

Antes de llegar a su casco antiguo, ya nos sorprenderá un imponente puente de piedra, con su torre de defensa, del que se atisba la existencia pasada de un rastrillo que sin duda hacía las labores de aduana y defensa, paso clave para cruzar un río que vertebra una gran extensión de la península.

Desde lo alto de la torre, se ve a lo lejos los muros, las torres y el castillo que preside la loma sobre la que se asienta el pueblo de Frías.



Riu Ebre


Puente medieval (I)


Puente medieval (II)


Ferreteando (I)


Ferreteando (II)


Frías al fondo


Castillo de Frías


Iglesia de Frías



Ventanuco


Puente medieval (III)


Puente medieval (IV)


Dejamos el puente para acercarnos al pueblo, al que accederemos por la empedrada calle principal, camino de la plaza de la iglesia, singular atalaya desde la que ver los cercanos montes Obarenes (Umión, etc.). Desde aquí también podremos observar las antiguas casas que se desprenden ladera abajo, y veremos también un cuco balcón, del que sin dudaos enamorareis, por su situación y sencillez, y con unas vistas impagables.

Visitaremos la plaza de la iglesia y las puertas secundarios, vestigios de las antiguas murallas de las que se conservan una buena parte de ellas.



Callejeando (I)


Torre del Homenaje (I)


Callejeando (II)


Monte Umión al fondo


El balcón de nuestros sueños


Portón


Iglesia


No se puede desligar Frías de su castillo y su altiva torre del homenaje. La visita es obligada, aunque no apta para quienes padecen de vértigo. Pasaremos por el portón, por la puerta de defensa donde hubo en días un rastrillo, caminaremos por las rondas de los muros y subiremos a sus torres, pero por encima de todo, no nos podremos resistir a subir a la torre del homenaje.

Recuerdo que cuando era un chaval, un mocoso, la subida a la torre era bastante peligrosa, por peldaños desgastados tallados en la roca viva. Ahora el acceso está remodelado, con una buena sirga para que nadie tropiece. Está claro que la modernidad también ha llegado a este vetusto castillo.

Desde lo alto de la torre, los hombres parecen hormigas, las coches de juguete y las casas, casitas de muñecas. Las vistas impagables.



Entrada al castillo


Castillo (I)


Tejados (I)


Torre del Homenaje (II)


Por las alturas


Castillo (II)


Tejados (II)


Tejados (III)


Torre del Homenaje (III)


Foso


Terminaremos la visita admirando las imposibles casas colgadas de las laderas, la torre presidiéndolo todo, y las murallas recordándonos que antes, como ahora, vivíamos con miedo...

(Alguna de las fotos son de Alba)



Torre del Homenaje (IV)


Frías


Torre del Homenaje (V)


Murallas



Etiquetas: ,

8 Tus Comentarios:

At 8/5/08 10:28 a. m., Blogger Joana said...

Menudas fotos, son preciosas!!!! Bonito paseo, si señor.

 
At 8/5/08 12:15 p. m., Blogger Lucio G.T. said...

Yo conocí Frías hace ya seis años, por casualidad, volvíamos desde Reinosa a Bilbao y nos confundimos de carretera, cogimos la que lleva a Burgos por el desfiladero del “riu Ebre” y nos gustó tanto el paisaje que seguimos carretera adelante para, no sé como, acabar en Frías. El castillo es alucinante y las vistas desde arriba son de infarto. Ah, nosotros sí comimos cordero.

 
At 8/5/08 11:27 p. m., Blogger Joan González said...

Pueblos con encanto...si señor.

salut
joan

 
At 9/5/08 8:21 a. m., Blogger george said...

Si señor precioso reportage fotográfico, me ha recordado mi época de estudiante (tenia un profesor que era de Frías).
Me ha encantado tu blog, volvere a visitarte.
Saludos.

 
At 10/5/08 5:12 p. m., Anonymous Anónimo said...

Gracias Kepa; por las fotos y experiencias que compartes.

con afecto .

DRC

oye Kepa, puedo escribirte a tu mail?

 
At 12/5/08 7:48 p. m., Blogger Baba said...

Que bueno el reportaje que de Frias nos ofreces. Yo lo recuerdo con un día de sol espectacular, con el calor veraniego a tope, pero al mismo tiempo con el encanto de encontrar un remanso medieval, que descansa el alma!
Veniamos de hacer tres o cuatro días de romànico cantabro-palentino y nos dirigíamos hacia Oña, con la parada de Frías y la de la ermita románica, en el recorrido previamente preparado.

Joan Gonzalez me ha dado la pista de tu blog y pienso enlazarte, porque ha disfrutado viendo tus recorridos.
Un saludo.

 
At 20/5/08 12:25 a. m., Anonymous Lluís said...

Muy guapas las fotos, realmente no sabía ni que existía Frías i en este momento me muero de ganas de visitar-lo

Trencapins

 
At 25/5/08 11:05 p. m., Blogger ldiegoes said...

Me gusta cuando me enseñas ciudades y pueblos...

 

Publicar un comentario

<< Home

Posts más recientes                              Posts anteriores