free hit counter script

viernes, febrero 24, 2012

El circo del Vesubio



Estando en Pompeya trabajando, uno de los días que estaba cerrada la ciudad arqueológica, nos acercamos hasta el Vesubio, el principal responsable de que estuviéramos ahí trabajando. Es un volcán que impone, ya que tiene mucha presencia. Por no olvidar que es uno de los volcanes más peligrosos del mundo: viven 1 millón de personas alrededor de un volcán con altas probabilidades de sufrir una erupción explosiva.


Vesubio desde la autopista (I)


Vesubio desde la autopista (II)

Tomamos la carretera que sube hasta lo que podríamos llamar como la estación inferior, y que está realmente alta. Ahí se deja el coche, previo pago por supuesto a un "gorrilla". Para acceder al cono del volcán también hay que pagar, nada más y nada menos que 8,50 euros, con derecho a vulcanólogo.

Comenzamos a andar por la trillada y preparadísima pista. A de unos metros, nos cruzamos con el "tío de la vara", un muchacho que te deja una vara a modo de bastón para que puedas subir sin sufrir. La vara es gratis y cuando bajas, se supone que le das una "propinilla". Pasé del tío de la vara. La subida no tiene ningún misterio montañero, basta con seguir a la marabunta de gente. Lo espectacular son las vistas, de toda la bahía de Nápoles. Espectacular es el monte Somma, que no es ni más ni menos que las antiguas paredes del volcán. El aspecto actual es muy diferente al que tenía cuando reventó y destruyó Pompeya y Hrculano. Se supone que era mucho más grandes, con un cono mucho más amplio, y una altura de unos 2000 metros. Actualmente el monte no supera los 1300 metros. Da que pensar...


Comienzo


El tío de la vara


Hacia la cima (I)


Río de lava


Hacia la caldera (II)


Montes Somma (I)


Hacia la caldera (III)


Hacia la caldera (IV)


Montes Somma (II)


Hacia la caldera (V)


Bahía de Nápoles (I)


Bahía de Nápoles (II)


Bahía de Nápoles (III)

Llegamos al borde de la caldera, que ya estaba atestada de gente y eso que madrugamos bastante. Un vulcanólogo nos dio una interesante charla de 5 minutos y después nos pidió propina, a pesar de que en la entrada el vulcanólogo estaba incluido. Yo pensaba que nos dejarían subir hasta la cima. Ni de coña. Bueno, ni de coña pero negociable. Según pregunté a los vulcanólogos, ellos estaban muy dispuestos a llevarme hasta el vértice geodésico de la cima, por un módico "extra money". Se supone que hay una red de senderos para acceder a la cima, que yo ya me fijé que estaban cerrados y vallados (valla metálica de 2 metros de altura), y que me imagino que para usarlos tendrás que contratar a un "sacacuartos" que encima te pedirá propina.

Un circo, un circo saca dinero es lo que es el Vesubio. No se si merece la pena, al menos desde el punto de vista montañero.


Caldera (I)


Cima


Caldera (II)


Caldera (III)


Monitorización


Caldera (IV)


Caldera (V)


Caldera (VI)


Caldera (VII)


Caldera (VIII)


Pompeya a lo lejos


Lava (I)


Lava (II)

Etiquetas: ,

1 Tus Comentarios:

At 1/3/12 12:57 p. m., Blogger MARC said...

Nosotros tenemos la foto de cima en un vértice geodésico. La verdad es que sigue siendo el circo del año 2002 cuando subimos, pero os tocó mejor meteo que a nosotros.
Lo tengo pendiente en las revisiones del pasado del blog.

 

Publicar un comentario

<< Home

Posts más recientes                              Posts anteriores