free hit counter script

martes, enero 22, 2008

Nevero del Polluelo (1508 m)

Aprovechando la poca nieve que cayó hace tres semanas nos decidimos (Dani y yo) a ir al Nevero del Polluelo. Lo tenía pendiente pues no hace mucho me tuve que retirar ante el mal estado de la nieve. Lo que prometía ser un paseo un tranquilo día de invierno se convirtió en un autentico infierno.

Comenzamos cerca del puerto de Estacas de Trueba, camino que me se ya de memoria, y poco a poco fuimos ascendiendo por la pista que nos llegaría al collado desde el que se asciende el Nevero del Polluelo. La pista estaba completamente helada y había que andarse con mucho ojo. Lo cierto es que lo único destacable hasta entonces era el viento que aunque fuerte tampoco era impresionante. Eso fue así hasta que llegamos al collado, donde un huracanado viento nos esperaba. Tanto es así que en varias ocasiones me arrancó de la cabeza el gorro de lana.



Amanecer púrpura


Amanecer


Hacia las majadas de pastores


Vista atrás hacia Valnera


Hacia el Nevero del Polluelo


Vista atrás


Decidimos tirar adelante a pesar del viento que nos impedía avanzar con normalidad. Apenas nos oíamos, el viento nos tiraba casi al suelo e incluso teníamos que andar medio agachados al doblar algunos colladitos para poder continuar. La asccensión se hizo pesada, lenta, agobiante, pero por lo menos no era peligrosa en el sentido de que se camina por rampas llanas y sin peligro.

Llegó un momento en el que nos planteamos darnos la vuelta, pero la cercanía de la cima nos hizo continuar. Las curiosas vistas de los Picos de Europa al menos nos animaban a continuar.

Para que os hagáis a la idea del viento que hacía, cuando llegamos a la cima y Dani quiso hacer una foto, se dio cuenta de que el viento le había arrancado la cámara de donde la tenía enganchada y hubo que ir a por ella, con la ayuda del GPS cuando descendimos. Las fotos de cumbre las sacamos con mi cámara.

Habíamos salido a caminar con 3ºC (lo que marcaba el coche), pero las rachas de viento, que según me contaron habían llegado a los 100 km/h hacían que la sensación térmica fuera de -10ºC y -15ºC. Tanto era así que nos empezó a doler la cabeza del frío a pesar de que íbamos bien pertrechados.



Picos de Europa al fondo (I)


Nevero del Polluelo


Dani en la cima


Yo en la cima


Picos de Europa al fondo (II)


Descendemos (I)


Descendemos (II)


Descendemos (III)


Sin tiempo para muchas florituras, descendimos tan rápido como pudimos bajo un viento huracanado y la sensación de ser auténticos peleles a merced del viento. Cuando estábamos llegando a la zona baja, donde en teoría hacía menos viento, una ráfaga de viento nos desplazó de repente unos dos metros, fue una cosa alucinante. Casi nos levantó del suelo (exagerando), pero a Dani casi le tira al suelo si no llega a ser por que le paró un terraplén de tierra.

Cuando llegamos al coche, marcaba 2ºC. Un día para recordar u olvidar, según se mire...



Picos de Europa al fondo (III)


Picos de Europa al fondo (IV)


Ruinas


Castro los Hornos (I)


Castro los Hornos (II)



Etiquetas: , ,

5 Tus Comentarios:

At 21/1/08 10:43 p. m., Blogger Raul said...

Jue, que fuerte lo del viento que comentas, me recuerda a hace poco por sierra nevada...

La fotos wapas y una suerte que no estén movidas por ese viento ;)

Saludos!

 
At 22/1/08 6:01 p. m., Blogger Fab said...

Muy buenos paisajes!!! "amanecer púrpura" y "picos de Europa al fondo IV" son mis favoritos. Parecen cuadros pintados.

Buena aventura y buenas fotos!!!

Saludos

 
At 22/1/08 10:49 p. m., Blogger Joan González said...

Para recordar diria yo, bonita pista para hacer con el todocamino...jeje........

GÉLIDAS IMÁGENES...buenas si señor

joan

 
At 23/1/08 7:19 p. m., Blogger rosa said...

Que colorido en las fotos...estas en el momento justo y en el lugar adecuado...

 
At 3/1/12 6:52 p. m., Blogger Pablo San Juan said...

Hola.
A mi me paso algo parecido. Mientras ascendía hacia la cima el tiempo estaba genial. incluso juraba en hebreo por presentir que no iba a catar la nieve. Pero cuando llegué al último collado, oculto tras una montaña,flipé. Aquello parecía el infierno. Aparte de un montón de nieve increíble, hacía un viento aterrador. Tuve que ponerme los crampones para poderme agarrar al suelo, y con las rachas fuertes de viento acuclillarme con el piolet clavado en el suelo para no salir volando. Pero como buen alpinista, llegué a la cima.


abrazoss

 

Publicar un comentario

<< Home

Posts más recientes                              Posts anteriores