free hit counter script

lunes, enero 09, 2017

Desfiladero de las Xanas

Nos habían regalado uno de esas cajas vacacionales donde eliges tu donde ir. Nos fuimos hasta un hotelito con jacuzzi, en plan relax. Pero como no sabemos estar tranquilos, nos llevamos las botas de monte a pesar de que la meteorología no iba a ser demasiado buena. Para el primer día elegimos hacer la ruta del Desfiladero de las Xanas.

Está ubicada en el Concejo de Santo Adriano, y fue tallada en la roca, en un antiguo proyecto para conectar los pueblos de Pedroveya, Rebollada y Dosango con el valle del Trubia. Para acceder al sendero hay que subir por la cuneta de la carretera que lleva a Tenebro durante unos 200m, hasta el acceso al margen derecho a una senda bien marcada y señalizada con una losa de piedra que indica el comienzo del desfiladero. El nombre del desfiladero hace honor a las hadas de la mitología astur, Las Xanas, hadas que habitan en los ríos y las fuentes de esta hermosa región.

En nuestro caminar hacia Pedroveya, iremos atravesando varios túneles esculpidos en la piedra. El sendero va serpenteando y ascendiendo por la roca, pasando túneles y tramos de sendero suspendidos en el aire. Es muy bonito y muy solitario, al menos cuando estuvimos nosotros, claro que el cielo estaba plomizo.


Por la carretera (I)


Por la carretera (II)


Inicio del sendero


Hacia Pedroveya (I)


Vista atrás


Hacia Pedroveya (II)


Hacia Pedroveya (III)


Hacia Pedroveya (IV)


Hacia Pedroveya (V)


Hacia Pedroveya (VI)


Hacia Pedroveya (VII)


Hacia Pedroveya (VIII)


Hacia Pedroveya (IX)


Hacia Pedroveya (X)


Hacia Pedroveya (XI)


Hacia Pedroveya (XII)


Hacia Pedroveya (XIII)


Hacia Pedroveya (XIV)


Hacia Pedroveya (XV)


Hacia Pedroveya (XVI)


Hacia Pedroveya (XVII)


Hacia Pedroveya (XVIII)


Hacia Pedroveya (XIX)


Hacia Pedroveya (XX)


Hacia Pedroveya (XXI)


Hacia Pedroveya (XXII)


Hacia Pedroveya (XXIII)


Hacia Pedroveya (XXIV)


Hacia Pedroveya (XXV)


Hacia Pedroveya (XXVI)


Hacia Pedroveya (XXVII)

El camino asciende hasta alcanzar una zona de bosque a la que se llega tras pasar el último túnel de la ruta. En esta zona la pendiente suaviza bastante y comenzamos a ver restos de civilización, como las ruinas de un viejo molino en ruinas. También se pasan varios puentes de madera que ayudan a cruzar las torrenteras.


Hacia Pedroveya (XXVIII)


Hacia Pedroveya (XXIX)


Hacia Pedroveya (XXX)


Hacia Pedroveya (XXXI)


Hacia Pedroveya (XXXII)


Hacia Pedroveya (XXXIII)


Hacia Pedroveya (XXXIV)


Hacia Pedroveya (XXXV)


Viejo molino (I)


Viejo molino (II)


Hacia Pedroveya (XXXVI)


Hacia Pedroveya (XXXVII)


Hacia Pedroveya (XXXVIII)


Hacia Pedroveya (XXXIX)


Hacia Pedroveya (XL)


Hacia Pedroveya (XLI)


Hacia Pedroveya (XLII)

El camino termina abriéndose a los prados al llegar a Pedroveya, en concreto a su iglesia parroquial de San Antonio. Bajamos por carretera hasta el pueblecito, una pequeña pedanía escondida en mitad de la montaña.


Llegamos a Pedroveya (I)


Llegamos a Pedroveya (II)


Dosango a la vista


Iglesia de San Antonio (I)


La Rebollá (I)


La Rebollá (II)


Iglesia de San Antonio (II)


Pedroveya (I)


Pedroveya (II)


Pedroveya (III)


Pedroveya (IV)


Pedroveya (V)


Pedroveya (VI)

Continuamos por carretera hasta tomar el camino vecinal que une Pedroveya con Dosango. Hoy en día el camino está cementado. Dosango es aún más pequeño que Pedroveya. Cruzamos el pequeño núcleo vecinal y continuamos por carretera un tramo hasta encontrar el desvío para tomar el camino que nos devolvería a Villanueva y al coche en el fondo del valle. Este camino es en realidad una pista forestal bastante ancha y cómoda.

Al no ser una ruta ni muy larga ni muy exigente (el trayecto de ida y vuelta se hace en unas 3 o 4 horas) con un recorrido de 8 km y unos 500m de desnivel, es ideal para hacer en cualquier época del año y para todas las edades. A nosotros nos gustó muchíismo.


Hacia Dosango (I)


Hacia Dosango (II)


Hacia Dosango (III)


Pedroveya desde Dosango


Hacia Dosango (IV)


Por Dosango


Bajamos a Villanueva (I)


Bajamos a Villanueva (II)


Bajamos a Villanueva (III)


Bajamos a Villanueva (IV)


Bajamos a Villanueva (V)


Bajamos a Villanueva (VI)

Como era pronto y teníamos tiempo, nos acercamos hasta el Parque de la prehistoria de Teverga (https://es.wikipedia.org/wiki/Parque_de_la_prehistoria_de_Teverga), donde tienen varias réplicas de cuevas Asturianas donde hay pinturas rupestres. Están bastante bien hechas y merece la pena la visita y la explicación. En el propio parque tienen además animales hoy casi extintos en Europa, como el Equus ferus przewalskii o el Bison bonasus

El caballo de Przewalski, caballo salvaje mongol o takhi (Equus ferus przewalskii) es la única subespecie salvaje de caballo (no asilvestrada a partir de animales domésticos, como los mustangs) que existe en la actualidad. Casi se extinguió a mediados del siglo XX, pero por suerte fue salvado de la desaparición por algunos naturalistas. Su estado actual es crítico.

El bisonte europeo (Bison bonasus) es una especie de mamífero artiodáctilo de la familia Bovidae. Es el mamífero de mayor tamaño de Europa y uno de los más amenazados, por lo que es objeto de varios programas de reproducción en cautividad llevados a cabo en parques zoológicos.

Tras la visita al parque, no fuimos a reponer fuerzas a Samartín, y luego al Jacuzzi del hotel...


Equus ferus przewalskii (I)


Equus ferus przewalskii (II)


Bison bonasus (I)


Bison bonasus (II)


Bison bonasus (III)


Bison bonasus (IV)


Bison bonasus (V)


Bison bonasus (VI)


Bison bonasus (VII)


Bison bonasus (VIII)


Reponiendo fuerzas


Etiquetas: ,

0 Tus Comentarios:

Publicar un comentario

<< Home

Posts más recientes                              Posts anteriores