free hit counter script

lunes, enero 05, 2015

Sierra de Cebollera

Tras los baños en Arnedillo cogimos el coche y nos acercamos hasta el recóndito monasterio de Lomos de Orios, muy cerquita de Villoslada de Cameros. Dormimos plácidamente en las campas del monasterio. A la noche tuvimos varias visitas, primero unos ciervos, luego un zorro que curioseaba cerca de nosotros en busca de comida.

Nos despertamos muy pronto, y con la luna como testigo comenzamos a andar en dirección al Alto del Achicharre, que con semejante nombre mejor madrugar. Tomamos un sendero que atraviesa un pequeño bosque de pinos y que en poco tiempo nos llevó a la pelada y modesta cima del Alto del Achicharre. Comenzaba a salir el sol.


Lomos de Orios (I)


Lomos de Orios (II)


Fuente


Cartel


Lomos de Orios (III)


Hacia el Alto del Achicharre (I)


Luna (I)


Luna (II)


Hacia el Alto del Achicharre (II)


Hacia el Alto del Achicharre (III)


Hacia el Alto del Achicharre (IV)


Alto del Achicharre

Teníamos ante nosotros todo el cordal que nos tenía que llevar hasta la Mesa de Cebollera. El sendero es claro y al principio tiene más bien pinta de pista forestal. Fuimos ascendiendo poco a poco atravesando un pinar, hasta que alcanzamos una altura tal que los pinos quedaron abajo y las campas dieron paso a un roquedo. Pasamos por varios altos intermedios para finalmente llegar a la Mesa de Cebollera.


Hacia La Mesa de Cebollera (I)


Hacia La Mesa de Cebollera (II)


Hacia La Mesa de Cebollera (III)


Hacia La Mesa de Cebollera (IV)


Hacia La Mesa de Cebollera (V)


Hacia La Mesa de Cebollera (VI)


Hacia La Mesa de Cebollera (VII)


Hacia La Mesa de Cebollera (VIII)


Hacia La Mesa de Cebollera (IX)


Hacia La Mesa de Cebollera (X)


Hacia La Mesa de Cebollera (XI)


Hacia La Mesa de Cebollera (XII)


Hacia La Mesa de Cebollera (XIII)


Hacia La Mesa de Cebollera (XIV)


Hacia La Mesa de Cebollera (XV)


Hacia La Mesa de Cebollera (XVI)


Hacia La Mesa de Cebollera (XVII)


Hacia La Mesa de Cebollera (XVIII)


Hacia La Mesa de Cebollera (XIX)


Hacia La Mesa de Cebollera (XX)


Hacia La Mesa de Cebollera (XXI)


Llegamos a La Mesa de Cebollera


La Mesa de Cebollera (I)


La Mesa de Cebollera (II)


La Mesa de Cebollera (III)

Aquello es un páramo. Son montes viejos, muy pelados y muy desgastados, pero aún así merecen una visita. Continuamos recorriendo el cordal ahora en dirección al monte Cebollera. Solo hay que atravesar el páramo y superar todas las cimas intermedias.


Hacia Cebollera (I)


Hacia Cebollera (II)


Hacia Cebollera (III)


Hacia Cebollera (IV)


Hacia Cebollera (V)


Hacia Cebollera (VI)


Hacia Cebollera (VII)


Hacia Cebollera (VIII)


Hacia Cebollera (IX)


Hacia Cebollera (X)


Hacia Cebollera (XI)


Hacia Cebollera (XII)


Hacia Cebollera (XIII)


Hacia Cebollera (XIV)


Llegamos a Cebollera


Cebollera (I)


Cebollera (II)


Muela de Urbión desde la cima

Tras las fotos de rigor continuamos caminando, esta vez hacia el Santosonario. Descendimos ligeramente, llegamos a un amplio collado y ascendimos los últimos metros hasta la rocosa cima del Santosonario. Aquí aprovechamos a hacer la parada larga para comer y descansar.


Hacia Santosonario (I)


Hacia Santosonario (II)


Hacia Santosonario (III)


Hacia Santosonario (IV)


Hacia Santosonario (V)


Hacia Santosonario (VI)


Santosonario más cerca (I)


Santosonario más cerca (II)


Hacia Santosonario (VII)


Hacia Santosonario (VIII)


De ahí venimos


Hacia Santosonario (IX)


Hacia Santosonario (X)


Hacia Santosonario (XI)


Santosonario (I)


Santosonario (II)


Santosonario (III)

Ahora nos tocaba una larga bajada desde lo alto del Santosonario. La idea era bajar hasta las cascadas de Puente Ra. Tomamos un sendero que luego se convirtió en cortafuegos. Este cortafuegos fue terrorífico, no al principio, pero si al final, ya que era empinadísimo, y con la paliza que ya llevábamos encima se hizo duro.


Flora


Bajando a las cascadas de Puente Ra (I)


Bajando a las cascadas de Puente Ra (II)


Bajando a las cascadas de Puente Ra (III)


Lomos de Orios a lo lejos


Bajando a las cascadas de Puente Ra (IV)


Vista atrás


Bajando a las cascadas de Puente Ra (V)


Bajando a las cascadas de Puente Ra (VI)


Bajando a las cascadas de Puente Ra (VII)


Bajando a las cascadas de Puente Ra (VIII)


Bajando a las cascadas de Puente Ra (IX)

Finalmente alcanzamos el fondo del barranco y pudimos disfrutar de las cascadas, que a pesar de la época del año traían bastante agua. Por suerte para nosotros había sombra, y la necesitábamos porque empezaba a hacer calor, mucho calor.


Cascadas de Puente Ra (I)


Cascadas de Puente Ra (II)


Cascadas de Puente Ra (III)


Cascadas de Puente Ra (IV)


Cascadas de Puente Ra (V)


Cascadas de Puente Ra (VI)


Cascadas de Puente Ra (VII)


Cascadas de Puente Ra (VIII)


Cascadas de Puente Ra (IX)


Cascadas de Puente Ra (X)


Cascadas de Puente Ra (XI)

Dejamos las cascadas atrás y comenzamos a subir hacia Lomos de Orios. Habíamos bajado tanto para ver las cascadas, que nos quedamos por debajo de la cota del monasterio. Sudamos de lo lindo, pero finalmente llegamos al monasterio.


Volvemos a Lomos de Orios (I)


Volvemos a Lomos de Orios (II)


Volvemos a Lomos de Orios (III)


Volvemos a Lomos de Orios (IV)


Volvemos a Lomos de Orios (V)


Volvemos a Lomos de Orios (VI)

Como teníamos tiempo, antes de irnos para casa hicimos una parada técnica en Villoslada de Cameros. Nos tomamos un café y recorrimos las calles del pueblo, muy bonito por cierto, con muchas casonas antiguas y un curioso puente.

Villoslada de Cameros













































Etiquetas: ,

Posts más recientes                              Posts anteriores