free hit counter script

lunes, diciembre 22, 2014

La cresta del Pan Perdido



Tardé tiempo en preparar la salida a uno de los montes más curiosos de Burgos, el Pan Perdido. Curioso por el nombre, que es toda una declaración de intenciones. El caso es que a mi me gusta mucho el pan, y por supuesto tenía que ascenderlo.

Nos acercamos Mireia y yo hasta La Aldea del Portillo de Busto, una pequeña pedanía situada entre Frías y Oña. Aparcamos el coche donde no molestara y comenzamos a ascender hasta el Portillo del Busto. Este tramo es más bien soso, por pistas y algo de campo a través. Es el peaje que tuvimos que pagar por hacer la aproximación al Pan Perdido. En el portillo hay un pequeño mirador de la zona de la Bureba.


Salimos del pueblo


Hacia el Portillo del Busto (I)


Hacia el Portillo del Busto (II)


Hacia el Portillo del Busto (III)


Vista atrás al pueblo (I)


Vista atrás al pueblo (II)


Hacia el Portillo del Busto (IV)


Hacia el Portillo del Busto (V)


Hacia el Portillo del Busto (VI)


Hacia el Portillo del Busto (VII)


Vistas del valle


Hacia el Portillo del Busto (VIII)


Llegamos al portillo


Mirador


Panorámica desde el portillo

Ahora tocaba lo divertido, la larga e interminable cresta del Pan Perdido. Recorrimos un largo collado hasta empezar a trepar un poco. El inicio es solo para asustar, es fácil. Superado este tramo continuamos por la cresta, ancha y sencilla y con un marcado sendero. En un momento dado llegamos a un tramo de cresta de los que da miedo y de los que no se puede hacer. Roca muy mala, mucha pendiente y un patio muy chungo. Tocaba hacer una vira por la derecha. La vira se las pelaba. Con mucho patio, por hierba resbaladiza y andando con mucho tiento superamos este tramo. Nos volvimos a encaramar a la cresta y continuamos. En algunos tramos había que trepar, subir,bajar, etc, pero siempre por tramo fáciles. Aunque yo no lo hice, algunos tramos más técnicos se puede esquivar, pero entonces deja de ser divertido.

Llegamos a un tramo un poco más complicado y que no se puede esquivar. El tramo es muy fino y hay que pasarlo en babaresa. Algunos tramos también eran delicados para destrepar, con mucho patio. Al final de este tramo llegamos al Pico Custodio, uno de los picos con buzón que hay en toda la cresta.


Por la cresta (I)


Por la cresta (II)


Por la cresta (III)


Por la cresta (IV)


Por la cresta (V)


Por la cresta (VI)


Por la cresta (VII)


Por la cresta (VIII)


Por la cresta (IX)


Por la cresta (X)


Por la cresta (XI)


Por la cresta (XII)


Por la cresta (XIII)


Por la cresta (XIV)


Por la cresta (XV)


Por la cresta (XVI)


Por la cresta (XVII)


Por la cresta (XVIII)


Por la cresta (XIX)


Por la cresta (X)


Por la cresta (XXI)


Por la cresta (XXII)


Por la cresta (XXIII)


Por la cresta (XXIV)


Por la cresta (XXV)


Por la cresta (XXVI)


Por la cresta (XXVII)


Por la cresta (XXVIII)


Por la cresta (XXIX)


Por la cresta (XXX)


Por la cresta (XXXI)


Por la cresta (XXXII)


Por la cresta (XXXIII)


Por la cresta (XXXIV)


Por la cresta (XXXV)


Por la cresta (XXXVI)


Por la cresta (XXXVII)


Por la cresta (XXXVIII)


Por la cresta (XXXIX)


Por la cresta (XL)


Por la cresta (XLI)


Por la cresta (XLII)


Por la cresta (XLIII)


Por la cresta (XLIV)


Por la cresta (XLV)


Pico Custodio (I)


Pico Custodio (II)


El pueblo queda lejos


Panorámica desde el Pico Custodio

Continuamos por la cresta pasando inicialmente por una zona de ojos naturales que tuvimos que atravesar literalmente. Aquí nuevamente tuvimos que ladear por una zona de hierba un poco resbaladiza. Tras pasar este zona y volver a encaramarnos en la cresta, llegamos al Castillo de Petralata, el segundo de los picos que hicimos.


Por la cresta (XLVI)


Por la cresta (XLVII)


Frías y su castillo


Por la cresta (XLVIII)


Por la cresta (XLIX)


Por la cresta (L)


Por la cresta (LI)


Castillo de Petralata (I)


Castillo de Petralata (II)


Castillo de Petralata (III)

Continuamos con cuidado, destrepando ligeramente el Castillo de Petralata. Un poco más adelante tuvimos que hacer el ostia más de la cuenta por que la cresta estaba impracticable y había un corte insalvable. Nuevamente tocaba ladeada, pero había que buscar como bajarse de ahí arriba. Encontramos una canalilla de hierba por la que pudimos bajarnos, con cuidado. Tras pasar un collado continuamos por la cresta ancha hasta llegar al Pan Perdido, la tercera de las cimas.


Por la cresta (LII)


Por la cresta (LIII)


Por la cresta (LIV)


Por la cresta (LV)


Por la cresta (LVI)


Por la cresta (LVII)


Por la cresta (LVIII)


Por la cresta (LIX)


Por la cresta (LX)


Nueva vista del valle (I)


Nueva vista del valle (II)


Por la cresta (LXI)


Por la cresta (LXII)


Por la cresta (LXIII)


Por la cresta (LXIV)


Por la cresta (LXV)


Por la cresta (LXVI)


Por la cresta (LXVII)


Por la cresta (LXVIII)


Por la cresta (LXIX)


Por la cresta (LXX)


Llegamos a Pan Perdido (I)


Llegamos a Pan Perdido (II)


Pan Perdido (I)


Pan Perdido (II)


Pan Perdido (III)


Panorámica desde Pan Perdido

Continuamos bajándonos del Pan Perdido, siempre por el ancho cordal. Continuamos y continuamos hasta llegar a una zona de piedra y trepadas, incluso con algún ojo natural de por medio. Por desgracia este último tramo estaba muy sucio por culpa de la maleza y los árboles, así que nos volvimos a bajar y nos metimos en el hayedo. Fuimos tanteando entre la maleza hasta encontrar el buzón de la cuarta cima, el Cachibirrios.


Por la cresta (LXXI)


Por la cresta (LXXII)


Por la cresta (LXXIII)


Por la cresta (LXXIV)


Curioso "churro"


Por la cresta (LXXV)


Por la cresta (LXXVI)


Panorámica desde la cresta


Por la cresta (LXXVII)


Por la cresta (LXXVIII)


Por la cresta (LXXIX)


Por la cresta (LXXX)


Por la cresta (LXXXI)


Por la cresta (LXXXII)


Por la cresta (LXXXIII)


Por la cresta (LXXXIV)


Por el bosque (I)


Por el bosque (II)


Volvemos a la cresta


Por la cresta (LXXXV)


Por la cresta (LXXXVI)


Por la cresta (LXXXVII)


Por la cresta (LXXXVIII)


Cima de Cachibirrios (I)


Cima de Cachibirrios (II)


Cima de Cachibirrios (III)


Vistas desde Cachibirrios (I)


Vistas desde Cachibirrios (II)


¿Es un gigante de piedra?

Nos bajamos del Cachibirrios y fuimos hacia las grandes campas de la Mesa de Oña. Se podría haber continuado,pero estábamos reventados y aún nos quedaba volver al coche. Tomamos una pista que nos bajó hasta Barcina de los Montes. Ahora nos quedaba el tramo más tedioso, volver al coche por la carretera. Se nos hizo largo. Fue una vuelta brutal.


Bajamos a Barcina de los Montes (I)


Bajamos a Barcina de los Montes (II)


Bajamos a Barcina de los Montes (III)


Bajamos a Barcina de los Montes (IV)


Bajamos a Barcina de los Montes (V)


Bajamos a Barcina de los Montes (VI)


Bajamos a Barcina de los Montes (VII)


De ahí venimos (I)


Bajamos a Barcina de los Montes (VIII)


Bajamos a Barcina de los Montes (IX)


Barcina de los Montes


De ahí venimos (II)


Hacia La Aldea del Portillo de Busto


De ahí venimos (III)


Llegamos a La Aldea del Portillo de Busto


Down Under

Para rematar la jornada nos acercamos hasta Tobera para ver las cascadas y dar una vuelta por el pueblo. Merece la pena la visita. Además el río venía cargadito, así que las cascadas estaban a tope.


Tobera (I)


Tobera (II)


Tobera (III)


Tobera (IV)


Tobera (V)


Tobera (VI)


Tobera (VII)


Tobera (VIII)


Tobera (IX)


Tobera (X)


Tobera (XI)


Tobera (XII)


Tobera (XIII)


Tobera (XIV)



Etiquetas: ,

Posts más recientes                              Posts anteriores