free hit counter script

miércoles, mayo 07, 2014

Punta Zarra (2947 m)



Hace un año más o menos quedé con Luis en Panticosa para ascender un monte que me rondaba desde hacía tiempo, Punta Zarra. Como es lógico madrugamos de lo lindo para no tener problemas con el calor, con enmarronamientos, etc. Primero ascendimos hasta el ibón de Bachimaña, ruta super trillada, pero que siempre me ha gustado mucho. Además, la cascada de desagüe del ibón estaba a tope de agua, tan a tope como los ibones.


Subimos a Bachimaña (I)


Subimos a Bachimaña (II)


Subimos a Bachimaña (III)


Cascada (I)


Cascada (II)


Cascada (III)


Vista atrás


Llegamos a Bachimaña (I)


Llegamos a Bachimaña (II)

Bordeamos los ibones de Bachimaña y enfilamos hacia los ibones Azules. Aún quedaban algunos neveros. Lo peor fue bordear los riachuelos y regatos por que bajaban muy cargados de agua y tuvimos que hacer malabarismos para poderlos cruzar sin mojarnos los pies.


Bordemos el ibón (I)


Bordemos el ibón (II)


Bordemos el ibón (III)


Bordemos el ibón (IV)


Bordemos el ibón (V)


Bordemos el ibón (VI)


Aparece Punta Zarra


Bordemos el ibón (VII)

Poco a poco fuimos acercándonos hacia los ibones Azules. Las nubes empezaron a aparecer y ya nos temíamos que se iba a cubrir y que o bien no podríamos subir o bien no íbamos a ver absolutamente nada en la cima, lo cual sería una cabronada.


Subimos a los Ibones Azules (I)


Subimos a los Ibones Azules (II)


Subimos a los Ibones Azules (III)


Ibones Azules (I)


Ibones Azules (II)


Ibones Azules (III)


Ibones Azules (IV)

Tras dejar los ibones Azules a nuestra espalda, comenzamos a ascender en dirección a la entrada de la chimenea que da acceso a las trepadas de ascenso a la cima de Punta Zarra. Este tramo de camino lo hicimos por donde mejor pudimos ya que no hay sendero ni camino definido. Usando un poco la intuición enseguida te das cuenta de por donde hay que ir ascendiendo. Pasamos una pedrera y varios neveros hasta alcanzar la entrada de la chimenea.


Hacia Punta Zarra (I)


Hacia Punta Zarra (II)


Hacia Punta Zarra (III)


Hacia Punta Zarra (IV)


Hacia Punta Zarra (V)


Hacia Punta Zarra (VI)


Hacia Punta Zarra (VII)


Hacia Punta Zarra (VIII)


Hacia Punta Zarra (IX)


Hacia Punta Zarra (X)


Hacia Punta Zarra (XI)

Descansamos un poco y nos pusimos los cascos. Ya habíamos leído que las trepadas en algunos tramos son delicadas, con la roca un poco rota. Luis empezó abriendo camino y tanteando el material. La chimenea es sencilla, protegida y no presenta muchos problemas. Hay que subir hasta una horcada pequeña. Una vez ahí hay que hacer una travesía diagonal por una regleta/fisura hacia la izquierda. Es fácil y en buena roca, aunque tiene patio.

Superado este tramo hay que estar atentos a los hitos y siempre buscando los lugares más sencillos y menos expuestos. A ratos la roca es mala, muy mala y a ratos es buena, muy buena. La trepada es larga y tediosa, pero las vistas son bestiales, hacia los ibones de Pecico y con la Gran Facha enfrente.

El tramo final,antes de llegar a la cima, es muy interesante. La arista se estrecha y se vuelve muy entretenida. Es fácil, pero hay patio, así que mucho ojo. Finalmente alcanzamos la cima, con las nubes amenazando y un viento y un frío bastante considerable.


Trepando (I)


Trepando (II)


Trepando (III)


Trepando (IV)


Ibones de Pecico y Gran Facha


Ibones Azules desde la trepada


Trepando (V)


Trepando (VI)


Trepando (VII)


Trepando (VIII)


Trepando (IX)


Trepando (X)


Trepando (XI)


Trepando (XII)


Trepando (XIII)


Trepando (XIV)


Trepando (XV)


Trepando (XVI)


Trepando (XVII)


Los Infiernos se cubren


Trepando (XVIII)


Trepando (XIX)


Trepando (XX)


Trepando (XXI)


Trepando (XXII)


Trepando (XXIII)


Trepando (XXIV)


Llegamos a la cima


Foto de cima

Pudimos disfrutar de las vistas, ya que las nubes nos respetaron. No así a los que andaban por los Infiernos, que se cubrieron y desaparecieron ante nosotros en cuestión de segundos.


Respomuso y Frondellas


Gran Facha (I)


Gran Facha (II)


Panorámica desde la cima


Frondellas


Bachimaña y Bramatuero

Aprovechamos a descansar un poco y a comer algo, pero como hacía bastante frío y no nos fiábamos de las nubes decidimos bajarnos de la cima lo antes posible. Evidentemente volvimos por donde habíamos subido. Si a la subida tuvimos cuidado, a la bajada aún tuvimos mucho más cuidado.


Destrepando (I)


Destrepando (II)


Destrepando (III)


Destrepando (IV)


Destrepando (V)


Destrepando (VI)


Destrepando (VII)


Destrepando (VIII)


Destrepando (IX)


Destrepando (X)


Destrepando (XI)


Destrepando (XII)


Destrepando (XIII)


Destrepando (XIV)


Destrepando (XV)


Destrepando (XVI)


Destrepando (XVII)


Destrepando (XVIII)


Destrepando (XIX)


Destrepando (XX)

Tras el destrepe continuamos descendiendo hasta los ibones Azules. Curiosamente, mientras descendíamos hacia los ibones Azules, la meteorología nos dio una tregua y comenzó a salir el sol. Como hacía calorcito, decidimos hacer una parada larga para comer junto a los ibones. Además nos echamos una siesta "corta" de solo 1 hora. Literalmente se nos fue el santo al cielo y nos pegamos una columpiada... que terminamos pagando caro. ¡Pero se estaba tan a gustito al sol!.


Bajamos a los Ibones Azules (I)


Bajamos a los Ibones Azules (II)


Bajamos a los Ibones Azules (III)


Bajamos a los Ibones Azules (IV)


Vista atrás a Punta Zarra


Bajamos a los Ibones Azules (V)


Panorámica de los Ibones Azules


Hielo

Tras la siesta, continuamos descendiendo hacia Panticosa, bordeando los ibones de Bachimaña primero, y bajando a saco por los penitentes después. A la altura de la cascada de los ibones de Bachimaña comenzó a tronar y frente a nosotros se acercaba un marrón muy muy muy muy negro. Al de poco comenzó a llover, por suerte para nosotros muy poco, ya que la tormenta giró y enfiló hacia el otro valle, el de Respomuso. La verdad es que nos mojamos más bien poco. Tuvimos mucha suerte.

Tras sortear, aparentemente la tormenta, continuamos bajando a buen ritmo para prevenir sustos posteriores. E hicimos bien, por que nada más llegar a la casa de Piedra cayó un tormentón de algo más de 1 hora. Cayeron chuzos de punta.


Regresando a Panticosa (I)


Regresando a Panticosa (II)


Vignemale a lo lejos


Regresando a Panticosa (III)


Regresando a Panticosa (IV)


Regresando a Panticosa (V)


Regresando a Panticosa (VI)


Regresando a Panticosa (VII)


Regresando a Panticosa (VIII)


Regresando a Panticosa (IX)


Regresando a Panticosa (X)


Regresando a Panticosa (XI)


Regresando a Panticosa (XII)


Regresando a Panticosa (XIII)


Regresando a Panticosa (XIV)


Regresando a Panticosa (XV)


Regresando a Panticosa (XVI)


Regresando a Panticosa (XVII)


Regresando a Panticosa (XVIII)


Regresando a Panticosa (XIX)


Regresando a Panticosa (XX)


Regresando a Panticosa (XXI)


Regresando a Panticosa (XXII)


Etiquetas: , ,

2 Tus Comentarios:

At 8/5/14 10:30 a. m., Blogger pmmp said...

Una pasada.

Le tengo ganas a Punta Zarra desde la última vez que estuvimos por allí ;-)

A ver si algun día cae.

Saludos.

 
At 23/5/14 7:15 a. m., Blogger MARC said...

¿¿Dónde metes al pobre Luis??
La ruta es muy chula, y ya conozco la mitad.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home

Posts más recientes                              Posts anteriores