free hit counter script

miércoles, octubre 31, 2012

Sierra Candina



Tenía pendiente una nueva visita a la Sierra Candina, así que me acerqué con Mireia hasta Sonabia a finales de septiembre. En vez de ir directamente a la Sierra Candina, primero nos dimos un paseo por el paraje conocido como la "Ballena", que es una especie de pequeña península.


Hacia la Ballena (I)


Hacia la Ballena (II)


Costa


Zona del Cerredo


Sierra Candina


Ojos del Diablo (I)


Hacia la Ballena (III)


Hacia la Ballena (IV)

No es fácil pasar a la Ballena, el terreno es abrupto, está muy erosionado ya filado, y el mar está cerca de narices, a merced de las mareas y las olas. Merece la pena la visita, ya que es un lugar muy especial, solitario y con unas vistas muy bonitas. Mireia no pasó, no lo vio claro, así que tras mi breve visita me volví de la misma para reunirme de nuevo con ella.


Por la Ballena (I)


Por la Ballena (II)


Por la Ballena (III)


Cerredo al fondo


Por la Ballena (IV)


Por la Ballena (V)


Sierra Candina desde la Ballena


Buciero a lo lejos (I)


Buciero a lo lejos (II)


Acantilados


Panorámica desde la Ballena (I)


Panorámica desde la Ballena (II)


Buciero a lo lejos (III)

Ahora si, tras estar en la ballena, nos acercamos a la playa de Sonabia bordeando por toda la costa y pequeños acantilados y comenzamos a ascender. La playa aún estaba desierta.


Dejamos la Ballena


Hacia la playa


Playa de Sonabia


Ojos del Diablo desde la playa

El inicio del camino es claro, y basta con seguir la marcada senda que va ladeando bajo la atenta mirada de los Ojos del Diablo. La senda sube y sube hasta llegar a un evidente collado.


Subimos a la Sierra Candina (I)


Subimos a la Sierra Candina (II)


Subimos a la Sierra Candina (III)


Subimos a la Sierra Candina (IV)


Subimos a la Sierra Candina (V)


Subimos a la Sierra Candina (VI)


Vista atrás


La Ballena a lo lejos (I)


La Ballena a lo lejos (II)


Subimos a la Sierra Candina (VII)


Vista desde el collado

Una vez en el collado ya solo nos quedaba ascender a la cima, casi nada. Existe una especie de camino pedregoso e incómodo, así que nosotros decidimos tirar a lo bestia, trepando por el filo de la especie de cresta que nace en el propio collado. Es fácil, muy molona y desde luego mucho más limpia y cómoda que el supuesto camino normal, aunque pueda parecer extraño.


Subimos a la Sierra Candina (VIII)


Trepando (I)


Trepando (II)


Trepando (III)


Trepando (IV)


Trepando (V)


Llegamos a la cima

La cima es modesta, pero son impresionante las vistas. Todo el mundo sabe que adoro las cimas que están junto al mar. En ese sentido Mallorca es el paraíso, pero esta cima y otras muchas de las península no tienen nada que envidiar a los montes de Mallorca.

En la Sierra Candina hay dos cimas principales, la que propiamente se llama Candina y el Salpico. No se cual es cual, ya que los buzones y la topografía oficial no coinciden. A mi me gusta llamarlas "la que tiene el geodésico" y la "que no tiene el geodésico". Que más dará.

Total, que nos fuimos hacia la cima donde está el geodésico. Solo hay que seguir el abrupto cordal entre piedras, lajas y trazas de sendero, siguiendo marcas de GR. No tiene pérdida alguna.


Hacia el geodésico (I)


Ojos del Diablo (II)


Hacia el geodésico (II)


Hacia el geodésico (III)


Ojos del Diablo (III)


Ojos del Diablo (IV)


Cima


Vistas desde el geodésico

Tras esta segunda cima, continuamos caminando, por abrupto terreno hacia los conocidos como Ojos del Diablo, dos enormes arcos naturales que son de quitar el hipo. Aquí cada uno baja por donde puede. Nosotros decidimos continuar cresteando, teniendo que realizar un par de destrepes entretenidos que para el que no esté acostumbrado pueden ser algo problemáticos.

Al llegar a los Ojos del Diablo nos introdujimos literalmente dentro de ellos para poder observar las privilegiadas vistas de toda la zona de Sonabia. Quí también aprovechamos para comer un poquito y terminar esos ricos frutos rojos hechos pasa que había comprado Mireia en Elorrio y que están de muerte. Por desgracia nos comimos los últimos...


Hacia los Ojos del Diablo (I)


Hacia los Ojos del Diablo (II)


Hacia los Ojos del Diablo (III)


En los ojos del Diablo (I)


En los ojos del Diablo (II)


En los ojos del Diablo (III)


En los ojos del Diablo (IV)


En los ojos del Diablo (V)


En los ojos del Diablo (VI)


Ballena desde los Ojos del Diablo (I)


Ballena desde los Ojos del Diablo (II)


Vistas desde los Ojos del Diablo

Ya solo quedaba volver a la playa. Reculamos un poco y volvimos a la cresta de subida. Esta vez para bajar, yo decidí bajar por el camino supuestamente normal, para comprobar que efectivamente es una mierda y es mejor usar la cresta. Mireia al llegar al collado me preguntó que por que narices había bajado por ahí, que menuda mierda y que hubiera preferido bajar por la cresta. En apenas unos meses Mireia se ha hecho muy recia.... lo cual mola que te cagas.

Por supuesto en la playa hicimos la parada larga, con bocata, siesta y el último baño de la temporada. Costó entrar un poquito, pero al final estuvimos media hora larga dentro del agua. Fue brutal y muy tonificador.

(Alguna de las fotos son de Mireia)


Destrepamos


Descenso


Regresamos a la playa


Etiquetas: ,

1 Tus Comentarios:

At 1/11/12 8:58 p. m., Blogger mario said...

ojos de diablo, cielos abiertos, un saludo

 

Publicar un comentario

<< Home

Posts más recientes                              Posts anteriores