free hit counter script

lunes, enero 24, 2011

Tusse de Remuñe (3041 m)



Agosto 2010

(NOTA: Mi cámara os recuerdo que se me había estropeado, así que pido disculpas por la mala calidad de las fotos)

Último día por Pirineos. Era tiempo de cambio de meteorología según las previsiones que habíamos leído, claro que eso había sido ya 5 días atrás, por lo que el día resultaría una completa incógnita.

Nos volvimos a levantar pronto, desayunamos, preparamos las mochilas y escondimos el resto de cosas. La idea era ascender al Tusse de Remuñe. Efectivamente, el tiempo estaba cambiando, había muchas más nubes que otros días y un fuerte viento.


Amanece


Crabioules al fondo


La luna


Ibón de Literola


Nubes

La subida es sencilla, solo hay que localizar el monte con el mapa, y desde la propia cabecera del ibón de Literola buscar la trazada más directa, siguiendo una especie de cordal. No tiene mucha pérdida, aunque el inicio es un poco perdedor y un auténtico caos de piedras. Llegamos a la cima sin grandes esfuerzos, disfrutando del ambiente y las vistas.


Hacia el Tusse de Remuñe (I)


Hacia el Tusse de Remuñe (II)


Vista atrás al vivac


Hacia el Tusse de Remuñe (III)


Hacia el Tusse de Remuñe (IV)


Hacia el Tusse de Remuñe (V)


Perdigueros al otro lado


Hacia el Tusse de Remuñe (VI)


Hacia el Tusse de Remuñe (VII)


Hacia el Tusse de Remuñe (VIII)


Hacia el Tusse de Remuñe (IX)


Hacia el Tusse de Remuñe (X)


Hacia el Tusse de Remuñe (XI)


Valle de Remuñe


Maupas y Boum


Perdigueros al fondo


Hacia el Tusse de Remuñe (XII)


Hacia el Tusse de Remuñe (XIII)


Hacia el Tusse de Remuñe (XIV)


Hacia el Tusse de Remuñe (XV)


En la cima

En la cima hacía muchísimo viento y casi ni se podía andar. Queríamos haber seguido un poquito la cresta hacia el Pico Rabada y el Pico Navarro, pero desistimos por que el viento te tiraba al suelo. Las nubes seguían entrando y no teníamos nada claro que aguantaría el tiempo.


Pico Rabada y Pico Navarro, Maupas y Boum


Pico Rabada y Pico Navarro y Maupas


Panorámica desde la cima (I)


Panorámica desde la cima (II)

Regresamos al vivac por el mismo camino de subida, sin prisa pero sin pausa. Descansamos un poquito, recogimos todo, volvimos a organizar las mochilas y nos pusimos en marcha de nuevo.


Circo de Literola


De regreso al vivac (I)


De regreso al vivac (II)

Para bajar, decidimos hacer uso del coche que habíamos dejado en la entrada del valle de Literola, así que bajamos por todo el valle de Literola. bajada larga, pero que merece la pena, salvando varias terrazas, cascadas y algún que otro ibón. A medida que bajábamos, el tiempo parecía mejorar por momentos, pero la suerte estaba ya echada.


Panorámica desde el vivac


Descenso por el valle de Literola (I)


Descenso por el valle de Literola (II)


Descenso por el valle de Literola (III)


Descenso por el valle de Literola (IV)


Descenso por el valle de Literola (V)


Descenso por el valle de Literola (VI)


Descenso por el valle de Literola (VII)


Descenso por el valle de Literola (VIII)


Descenso por el valle de Literola (IX)


Descenso por el valle de Literola (X)


Descenso por el valle de Literola (XI)


Descenso por el valle de Literola (XII)


Descenso por el valle de Literola (XIII)


Descenso por el valle de Literola (XIV)


Descenso por el valle de Literola (XV)

Continuamos descendiendo, ya por terreno mucho más abierto, con todo el macizo de las Maladetas en frente, destacando el valle de Cregüeña, donde pasé cinco días brutales justo el año anterior.


Continuamos el descenso (I)


Continuamos el descenso (II)


Valle de Cregueña al fondo


Vista atrás al Perdiguero


Continuamos el descenso (III)


Continuamos el descenso (IV)


Continuamos el descenso (V)

El sendero nos llevó hasta una poza. Que tentación. Yo llevaba 7 días sin ver el agua, con una peste horrenda, y esa poza era una bendición. No pude resistirme, ni yo, ni Karlos ni Luis. Los tres a la poza, que por cierto estaba congelada. Tardé 5 horas en volver a verme las pelotas, pero mereció la pena.


Poza (I)


Poza (II)


Poza (III)


Poza (IV)


Poza (V)


Poza (VI)

Tras el bañito y el descanso, continuamos el larguísimo descenso. A mi se me hizo pesadísimo, pero por fin llegamos al coche y pudimos cambiarnos de ropa, acicalarnos un poco...


Bajamos a Benasque (I)


Bajamos a Benasque (II)


Bajamos a Benasque (III)


Bajamos a Benasque (IV)


Bajamos a Benasque (V)


Bajamos a Benasque (VI)

y por supuesto, darnos un merecido festín. Joder que buena estaba la hamburguesa, y eso que no soy de pedirlas en los bares y restaurantes, pero joder que bien entró.

Tras celebrarlo, disfrutarlo, recordarlo y saborearlo, Karlos y yo nos despedimos de Luis y volvimos para Bilbao. Que 7 días más brutales de montaña.

(Alguna de las fotos son de Luis y de Karlos)


Pequeño homenaje (I)


Pequeño homenaje (II)


Pequeño homenaje (III)

Etiquetas: , ,

1 Tus Comentarios:

At 8/2/11 4:11 p. m., Anonymous Anónimo said...

como me gustaria, poder compartir este tipo caminatas... me gustaria ser amigo de usted.

 

Publicar un comentario

<< Home

Posts más recientes                              Posts anteriores