free hit counter script

lunes, octubre 15, 2012

Espelunciecha (2399 m) por la Canal Roya



Tenía ganas de hacer esta vuelta. Ya había hecho hace un par de años la subida al Anayet por la Canal de Izás, y ahora tocaba subir por la Canal Roya. La idea era pasar un par de días, durmiendo en los ibones de Anayet.

Partimos de Canfranc Estación por el GR11 en dirección a la entrada de la Canal Roya. Subimos al Col de Ladrones, dejamos a un lado la entrada a la Canal de Izás y continuamos por el GR11. Pasamos por al lado del antiguo camping y por fin llegamos a la entrada de la Canal Roya.


Salimos de Canfranc Estación


Hacia el Col de Ladrones (I)


Hacia el Col de Ladrones (II)


Cruzamos el río


Campanal de Izás (I)


Campanal de Izás (II)


Descanso


Hacia la Canal Roya (I)


Hacia la Canal Roya (II)


Hacia la Canal Roya (III)


Fuente


Hacia la Canal Roya (IV)

Comenzamos a recorrer la Canal Roya que aún estaba en penumbra. La meteorología no la teníamos asegurada y las nubes no nos daban ninguna seguridad. Decidimos darle duro y avanzar rápidamente hasta los Ibones de Anayet. La Canal Roya es sencilla de recorrer, el sendero es cómodo y el desnivel es muy asequible. En un par de horas estábamos al fondo de la canal.


Por la Canal Roya (I)


Desprendimiento


Por la Canal Roya (II)


Por la Canal Roya (III)


Por la Canal Roya (IV)


Por la Canal Roya (V)


Por la Canal Roya (VI)


Punta de las Negras


Por la Canal Roya (VII)

Por la Canal Roya (VIII)


Refugio


Por la Canal Roya (IX)


Por la Canal Roya (X)


Por la Canal Roya (XI)


Por la Canal Roya (XII)


Por la Canal Roya (XIII)


Por la Canal Roya (XIV)


Por la Canal Roya (XV)


Por la Canal Roya (XVI)


Anayet desde la Canal Roya


Por la Canal Roya (XVII)

Ya solo quedaba subir hasta los Ibones de Anayet. Nos tocaba sudar un poco. Aquí la pendiente si es fuerte y hay que remontar la cascada que sirve de desagüe a los ibones. El tiempo seguía amenazante. El sendero va describiendo "zetas" y va ascendiendo poco a poco. Era principio de la temporada de verano y yo estaba cansado. Además, como había riesgo de tormenta, llevamos la tienda de campaña, que pesaba lo suyo.


Subimos a los ibones (I)


Subimos a los ibones (II)


Subimos a los ibones (III)


Subimos a los ibones (IV)


Subimos a los ibones (V)


Subimos a los ibones (VI)


Subimos a los ibones (VII)


Subimos a los ibones (VIII)


Subimos a los ibones (IX)


Subimos a los ibones (X)


Subimos a los ibones (XI)


Espelunciecha a la vista (I)


Subimos a los ibones (XII)


Espelunciecha a la vista (II)

Por fin llegamos al final de la subida y aparecieron ante nosotros los Ibones de Anayet. Apenas había gente, lo cual me sorprendió incluso a pesar de la rara meteorología.


Ibones (I)


Ibones (II)


Anayet

Antes de nada, buscamos un lugar donde montar la tienda. No me fiaba ni un pelo del tiempo. había viento, las nubes pasaban a toda pastilla y la amenaza de lluvia era contante. Tras plantar la tienda, metimos todo dentro y nos decidimos a subir al cercano Espelunciecha. Apenas una tachuela desde los ibones, pero con una vistas muy bonitas.


Subimos a Espelunciecha (I)


Subimos a Espelunciecha (II)


Subimos a Espelunciecha (III)


Espelunciecha


Anayet desde Espelunciecha

Tras hacer cima y disfrutar de la cima, volvimos a la tienda y estuvimos "perreando" toda la tarde: una siesta, otra siesta, una vueltecita por los ibones, disfrutar del Midi, disfrutar de la fauna.... el tiempo parecía mejorar y el sol calentó el ambiente, ideal para una tercera siesta. Por cierto, cuidadito si os bañáis en los ibones, está lleno de sanguijuelas.


Midi (I)


Midi (II)


Midi (III)


En la tienda (I)


En la tienda (II)


Siesta (I)


Siesta (II)


Midi (IV)


Midi (V)


Paseando por los ibones (I)


Paseando por los ibones (II)


Paseando por los ibones (III)


Paseando por los ibones (IV)


Paseando por los ibones (V)


Paseando por los ibones (VI)


Ranita (I)


Ranita (II)


Ranita (III)


Sanguijuela

A eso de las 7 comenzaba a anochecer, parecía que nos libraríamos de las tormentas anunciadas, comenzó a refrescar y nos metimos a la tienda para preparar la cena, que entró de maravilla. Al de poco de terminar de cenar comenzó la mascletà. Primero tímidamente, y luego de forma impresionante. Primero pasó una tormenta, que no fue muy fuerte, pero luego vino otra, esta más potente y encima con granizo. Yo intentaba aparentar tranquilidad por que era la primera gran tormenta de Mireia en mitad de la montaña. No estaba nervioso por la tormenta, sino por que mi cutre tienda de campaña aguantara el agua y no se inundara. Aguantó, y se portó como una campeona, tanto la tienda como Mireia jejejejeje. Cuando pasó la segunda tormenta y ya respirábamos tranquilos, de desató el infierno. Una tercera tormenta monstruosa y con un aparato eléctrico de la reostia cayó sobre nosotros con la furia de los cuatro jinetes del apocalipsis. Pero a mi me dio igual. Yo ya estaba hasta la polla y cansado, y me quedé dormido en mitad de la mascletà. Y digo mascletà por que es que había más luz que durante el día. Madre mía. Menos mal que a última hora metí la tienda de campaña....


Atardecer (I)


Atardecer (II)


Atardecer (III)


Atardecer (IV)


Tormenta


Granizada

Etiquetas: , ,

2 Tus Comentarios:

At 19/10/12 12:25 p. m., Blogger Joan González said...

HOLA KEPA

NO SON SANGUIJUELAS... SON "CAP GROSOS"... O SEA

RENACUAJOS, RANAS A LA ESPERA DE SU METAMORFOSIS

SALUT
JOAN

 
At 19/10/12 1:58 p. m., Blogger Kepa said...

Aupa Joan,

lo que hay entre los dos renacuajos es una sanguijuela. Y había cientos de ellas jejejejeje

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home

Posts más recientes                              Posts anteriores