free hit counter script

martes, febrero 07, 2012

Tellakaskueta (1179 m)



Salida invernal/infernal en mitad de la ola de frío siberiana, que al final no ha sido para tanto. Como les gusta a los medios de comunicación alarmar y dramatizar...

Me acerqué con Mireia hasta Arantzazu el sábado con idea de ir hasta Urbia subiendo por la majada de Duru, ya que me imaginaba que la normal estaría petada de gente, y a mi la gente no me gusta. Partimos con peor tiempo del que estaba anunciado, forrados hasta los dientes y con muchas ganas. Nevaba sin parar y poco a poco nos acercamos hasta Duru, que a pesar de la niebla estaba precioso.


Salimos de parking


Hacia Duru (I)


Duru

Ahí nos juntamos con unos traveseros. Para no joderles la huella nos pusimos a su cola y les fuimos siguiendo. Dejamos Duru atrás y atravesamos el pequeño pinar. Tras pasar el pinar y salir a cielo abierto, ellos se fueron para la zona de Botreaitz y nosotros continuamos hacia Tellakaskueta. Nos pusimos las raquetas, que ya empezaba a haber un importante espesor de nieve. Llaneamos un rato hasta el siguiente pinar, que estaba precioso. Aquí la cosa se pone más pindia, y con las raquetas el caminar se hizo un poco pesado. Hacía frío pero aún se podía estar.

Tras dejar el pinar, salimos a las faldas del Tellakaskueta, donde nos recibió una fuerte ventisca. El viento había barrido gran parte de la nieve y una costra de hielo cubría la última cuesta antes de la cima. Pero llegamos. Un par de fotos y en marcha que la cosa no estaba para quedarse ahí quieto.


Hacia Tellakaskueta (I)


Hacia Tellakaskueta (II)


Hacia Tellakaskueta (III)


Hacia Tellakaskueta (IV)


Hacia Tellakaskueta (V)


Hacia Tellakaskueta (VI)

La idea era ahora llegar a Urbia. En esta zona la niebla lo cubría todo y el viento te iba quitando la vida poco a poco. Decidimos continuar hacia adelante, hacia Urbia. Conozco bastante bien la zona y me oriento bien, pero había un riesgo evidente, es una zona muy perdedora.

Bajamos de Tellakaskueta hacia el colladito y comenzamos a ascender hacia el collado del Enaitz. Es fácil de seguir el camino, pues la pista que normalmente se sigue en verano se veía bajo la pequeña capa de nieve. Cuando llegamos a la parte más alta, seguimos, con buena dirección, una serie de demarcaciones de terreno en forma de piedras. El viento era gélido, y la visibilidad de unos 20 metros. Tras una rato de caminar, de repente llegamos a una zona que no reconocía. Era una falda, de bastante pendiente y algo rocosa.

Era el momento de sacar el GPS. Tras encenderlo, me di cuenta que me había desviado unos 150 metros a la izquierda del collado del Enaitz, es decir, estaba en el vallecito que desciende a Urbía, pero en la ladera contraria. Reculamos esos 150 metros y llegamos al collado. Ya solo quedaba descender a Urbía. Tenía un dolor espantoso en la mano de tener y guiarme con el GPS (me había quitado el guante hasta llegar al collado). Por suerte, tras descender un poquito y ponerme el guante entré en calor.

En un momento dado, la niebla la dejamos atrás y pudimos ver el Enaitz y el Gorostiaran, y la senda de árboles que está junto a la fonda, a la que legamos en perfecto estado. Hicimos una paradita en la entrada de la fonda, que estaba abierta. Yo le había dicho a Mireia que preparara por favor un termo con colacao caliente. Estaba de puta madre y entró solito solito. Nos vino muy bien para calentarnos por dentro.


Llegando a Urbia (I)


Llegando a Urbia (II)


Urbia (I)


Urbia (II)


Fonda (I)


Fonda (II)


Fonda (III)


Fonda (IV)


Fonda (V)


Fonda (VI)

Como había que estar en casa a comer, nos pusimos de nuevo en marcha. El tiempo nos dio un pequeño respiro e incluso pudimos ver el resolillo por un momento. La senda de la fonda estaba preciosa, e igual de bonita la bajada a Arantzazu por la normal, donde pudimos sacar muchísimas fotos.


Bajamos a Arantzazu (I)


Bajamos a Arantzazu (II)


Bajamos a Arantzazu (III)


Bajamos a Arantzazu (IV)


Bajamos a Arantzazu (V)


Bajamos a Arantzazu (VI)


Bajamos a Arantzazu (VII)


Bajamos a Arantzazu (VIII)


Bajamos a Arantzazu (IX)


Bajamos a Arantzazu (X)


Bajamos a Arantzazu (XI)


Bajamos a Arantzazu (XII)


Bajamos a Arantzazu (XIII)


Bajamos a Arantzazu (XIV)


Bajamos a Arantzazu (XV)


Bajamos a Arantzazu (XVI)


Bajamos a Arantzazu (XVII)


Bajamos a Arantzazu (XVIII)


Bajamos a Arantzazu (XIX)


Bajamos a Arantzazu (XX)


Bajamos a Arantzazu (XXI)


Bajamos a Arantzazu (XXII)


Bajamos a Arantzazu (XXIII)


Bajamos a Arantzazu (XXIV)

Al llegar a la fuente que hay a medio camino, nos quedamos impresionados. La fuente parecía un surtidor, con un enorme chorro que disparaba agua hacia arriba. El agua se había quedado congelada en los árboles de alrededor y se habían formado unos carámbanos de hielo impresionantes.


Fuente congelada (I)


Fuente congelada (II)


Fuente congelada (III)


Fuente congelada (IV)


Fuente congelada (V)

Pero había que llegar a Arantzazu y sin perder tiempo, que para el mediodía decían que venían nevadas y había que salir de Arantzazu con el coche a tiempo. Buen estreno de Mireia con las raquetas, y buen entrenamiento de cuerpo y cabeza para futuras invernales.


Bajamos a Arantzazu (XXV)


Bajamos a Arantzazu (XXVI)

Etiquetas: , ,

1 Tus Comentarios:

At 7/2/12 6:32 p. m., Blogger pmmp said...

Veo que lo de los periodistas por todo igual. No se que dijeron por allí pero en Mallorca para los de IB3 parecía que venía el Apocalipsis (que nadie salga de casa, haced reserva de provisiones...) manda huevos.

Pues los locos de siempre para el monte jeje. Estos son los días "buenos" y sin domingueros.

 

Publicar un comentario

<< Home

Posts más recientes                              Posts anteriores